Se encuentra usted aquí

Lo que representa, define al candidato

18/05/2017
02:14
-A +A

El 4 de junio se elegirá gobernadora del Estado de México, madriguera del grupo político históricamente corrupto. Los candidatos denuncian el hartazgo por el desastre estatal: inseguridad, desempleo, pobreza, falta de oportunidades; Del Mazo y Josefina tratan la corrupción, de pasadita, siendo el problema que les atañe. Por encima de imágenes artificiosas y propaganda, es indispensable conocer qué representa en realidad cada candidato, porque eso es lo que son. Del Mazo: dinastía de gobernadores del Grupo Atlacomulco, que deja una estela de corrupción reconocida públicamente; calca de su primo Peña Nieto, repudiado nacionalmente. Reconoce el hartazgo ciudadano, que es producto de su propio grupo; promete combatir la inseguridad, producto de la estrategia fallida de Peña; representa la corrupción oligárquica, antinacional y antisocial —OHL, Grupo Higa—. Josefina: funcionaria foxista-calderonista, ex candidata presidencial de fachada contra López Obrador, traicionada, entonces, por Calderón “peñista”, anticipose a declarar “ganador” a un Peña cuestionado, agradecido, le entregó mil millones a su “fundación”; apoyada ahora por los Calderón —de mentirillas—, en realidad contratada por Peña a la candidatura, nuevamente de fachada, juego en favor de Del Mazo. Asumió la “guerra sucia” contra la candidata Delfina —de Morena—, tan burda que se desplomó hasta al cuarto lugar; para corregir, simula —en el último debate— ataques a Del Mazo. El ataque directo a Delfina lo retoma con virulencia “clasista”, la supuesta “independiente”, Castell, compañera de tertulias de Peña, Eruviel y Del Mazo. Zepeda aparece “mágicamente” en tercer lugar, cuando inició en un lejano cuarto, con su PRD desfondando desde 2015, con escasos “triunfos arrimados” al PAN, concedidos por el PRI. Despliega Zepeda propaganda espectacular por todo el estado, compartiendo espacios con Del Mazo, ¿dos anuncios al precio de uno? Lo acompañan en clara revelación: emisarios de Mancera, Ortega y Zambrano, Graco —gobernador aliado del PRI defensor de la militarización peñista—, Aureoles, operador de las “reformas estructurales” de Peña, como presidente de la Cámara de Diputados, gobernador de Michoacán “por consenso” priísta; el “Pacto por México” revivido. La función de Zepeda no es ganar, es quitar votos, representa este conciliábulo “peñista” que le acompaña. Qué decir del PT: sin posibilidades de ganar, hace campaña… ¿para quién? Delfina Gómez de Morena es la única candidata independiente del poder. Representa un movimiento en favor de la ciudadanía, de verdad contra las causas del hartazgo: abandono de la justicia social y corrupción.

En suma, apoya a Del Mazo una coalición formal: PRI, sus injertos Partido Verde y Nueva Alianza, Encuentro Social —de Osorio Chong—; pero la verdadera alianza, como hemos visto, es con PAN y PRD, coalición evidente contra Delfina-Morena. PRI, PAN y PRD representan la continuación del “Pacto por México”, que aprobó —con el voto de esos partidos— las reformas de Peña contra el interés nacional, en favor de extranjeros: educación, telecomunicaciones, energía, infraestructura, el territorio mismo. Contubernio electoral para mantener en el poder a esos intereses oligárquicos antinacionales y, fundamentalmente, la corrupción imperante desde la Presidencia. Pese a todo, Delfina, reconocido por los adversarios, está en primer lugar de las intenciones del voto, su ventaja crece. El ambiente que se palpa en todo el territorio del Estado de México llevará irreversiblemente a Delfina a la gubernatura. La recuperación de la moral pública, del desarrollo social, la soberanía, está a unos días de iniciarse.

Está probado, la inmensa mayoría de los mexiquenses rechaza la continuidad que representa Del Mazo, no puede ganar. Pese a la “guerra sucia”, diseños artificiosos, “izquierdas” falsas, “crecimientos mágicos”; por encima de partidos, personalidades “maquilladas”, el voto mexiquense busca el cambio genuino. Los ciudadanos saben qué representa cada candidato, el voto mayoritario será para Delfina.

Senador de la República

Manuel Bartlett Díaz nació el 23 de febrero de 1936, en la Ciudad de Puebla.

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN