Se encuentra usted aquí

El sector intocado del crimen

19/07/2015
00:59
-A +A

El gran pendiente en el combate al crimen en México es la inteligencia financiera. Con frecuencia se escucha que capos fueron aprehendidos o que bandas fueron desarticuladas, pero pocas veces las noticias involucran al sistema financiero. Es así pese a que se sabe que los cárteles han logrado “lavar” millones de dólares en bancos internacionales con sede en México.

En un material publicado hoy por este diario, se da cuenta de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reveló que en las 32 entidades federativas se han suscitado 2 mil 816 operaciones preocupantes a lo largo de nueve años (2007-2015). Las operaciones “preocupantes” se dan cuando los directivos, funcionarios, empleados y apoderados de las instituciones financieras, sin justificación alguna, mantienen un nivel de vida notoriamente superior al de sus posibilidades, participan en la realización de procedimientos inusuales o cooperan en la ejecución de un delito.

Las entidades con el mayor número de operaciones preocupantes son el Distrito Federal, Sinaloa, Chihuahua, Sonora, Colima y Nuevo León.

No ha de ser casualidad que el año pasado la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) reportó que 464 centros cambiarios debían dejar de operar porque no cumplían con los controles mínimos para prevenir el lavado de dinero; y que la mayoría de esos centros estaban en el norte, es decir, Baja California (109), Sonora (66), Chihuahua (36) y Tamaulipas (32).

Hay una constante de falta de regulación y supervisión que se constata cuando las autoridades en Estados Unidos revelan casos como el de HSBC, que lavó millones de dólares al crimen organizado en México, sin que en este país se hiciera algo al respecto.

La falta de transparencia abona a la percepción de que en México no se persiguen los delitos financieros como debiera ser. A diferencia de las investigaciones sobre lavado de dinero en otros países, en México es imposible tener acceso a datos y documentos de las personas físicas o morales que cometieron el crimen.

Es hora de tomarse en serio el combate al crimen en México, no sólo el que se da en las calles, sino también el que se comete en las oficinas contables y en las —en apariencia pulcras— instituciones financieras.

 

COMENTARIOS