Ante el proteccionismo, México debe profundizar su compromiso para diversificar relaciones comerciales

​Siendo una economía abierta, orientada a las exportaciones y con alta dependencia del mercado estadounidense, México necesita encontrar nuevos socios comerciales
Ante el proteccionismo, México debe profundizar su compromiso para diversificar relaciones comerciales
Pesos mexicanos entre dólares estadounidenses - Foto: REUTERS
15/06/2018
14:38
Gabriel Moyssen
Ciudad de México
-A +A

Read in English

Alguna vez considerado un símbolo del orden de posguerra y del papel guía de los países occidentales en los asuntos económicos y políticos internacionales, el Grupo de los Siete (G7) perdió influencia desde la caída del Muro de Berlín en 1989.

En este nuevo periodo de transformación global, la estrategia de México, una de las 20 mayores economías y una nación en desarrollo, debe enfocarse en el compromiso de profundizar su presencia en los organismos multilaterales y diversificar sus relaciones comerciales.

Establecido durante los años 70 en respuesta al colapso de las tasas de cambio debido a la cancelación unilateral estadounidense de la convertibilidad directa del dólar en oro, la crisis energética y la recesión que causó, el G7 (formado por Alemania Occidental, Canadá, Estados Unidos, Italia, Francia, Japón y Reino Unido) evolucionó al Grupo de los Ocho (G8) con la participación formal de Rusia en 1998, tras el fin de la Guerra Fría.

Apenas un año después, en 1999 el Grupo de los Veinte (G20, compuesto por Alemania, Argentina, Arabia Saudita, Australia, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea) fue fundado en Berlín como un foro informal para enfrentar los problemas masivos traídos por el rápido avance de la globalización y las economías interdependientes: la crisis del peso, la crisis financiera asiática, la crisis financiera rusa y la quiebra del fondo de cobertura de riesgos estadounidense Long-Term Capital Management (LTCM).

En términos generales, la membresía de México en el G20 es considerada estratégica, al reconocer su peso en la economía mundial. Mediante su participación, México es parte del proceso de toma de decisiones más importante respecto a la coordinación de políticas macroeconómicas y monetarias, encaminada a reducir riesgos y evitar nuevas crisis.

Al mismo tiempo, es un escenario de diálogo para la promoción de asuntos prioritarios para México, como el crecimiento económico, eficiencia energética, seguridad alimentaria, combate a la corrupción y mitigación de los efectos del cambio climático, según la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En 2012, México fue anfitrión de la cumbre del G20 en Los Cabos, Baja California, donde los líderes del grupo acordaron recapitalizar al Fondo Monetario Internacional (FMI) con más de USD $450 mil millones, a fin de apoyar a los países que enfrenten emergencias financieras.

Adicionalmente, se aprobó el Plan de Acción de Los Cabos, con varios convenios para la coordinación de políticas fiscales y monetarias.

“No tenemos miedo”

Este año, la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del G20 se realizó en Buenos Aires, Argentina—por primera vez en un país sudamericano—los días 20 y 21 de mayo.

El gobierno del presidente Mauricio Macri fijó tres prioridades: El futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sustentable, mientras que las negociaciones también llevaron a la condena de la elección presidencial en Venezuela.

No obstante, durante la Reunión de Ministros de Finanzas y Bancos Centrales del G20, efectuada previamente en marzo en la capital argentina, el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, enfatizó que la administración Trump no teme a la guerra comercial, días después de que la Casa Blanca anunciara la imposición de duros aranceles a las importaciones de acero y de aluminio procedentes de México, Canadá, China y la Unión Europea.

“Necesitamos estar preparados para actuar en el interés de Estados Unidos y defender un comercio recíproco libre y justo, y al hacerlo siempre existe el riesgo de que si colocamos aranceles a otros”, habrá represalias, declaró Mnuchin.

“No estamos buscando ser proteccionistas”, afirmó al reiterar que mientras “no tenemos miedo” de una guerra comercial, dado el poder económico de Estados Unidos y su déficit comercial, no es lo que Washington desea.

Los dirigentes del G20 y de naciones invitadas se reunirán en Buenos Aires a fines de noviembre. Si bien faltan meses para la cita y habría margen para lograr compromisos, funcionarios y expertos se muestran pesimistas.

“De todas las conversaciones, puede sacarse la conclusión de que la mayoría de la gente está muy preocupada porque haya una escalada y las guerras comerciales determinen el futuro”, dijo en Argentina el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz.

Por su lado, el canciller mexicano, Luis Videgaray, también participó en Buenos Aires en la 12 Reunión de Ministros de Exteriores del MIKTA, un grupo que incluye a México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia.

La SRE lo describe como un foro flexible para el diálogo que se creó en 2013 con el objetivo de fortalecer las relaciones bilaterales, promover la cooperación y contribuir a la gobernabilidad global.

Ese es precisamente el camino que México debe seguir, mientras varios análisis han pronosticado que hacia 2050 la nueva estructura del G7 sería encabezada por China, Estados Unidos, India, Brasil, Japón, Rusia y México, dado el creciente peso de las economías emergentes y la formación de bloques regionales, como la Alianza del Pacífico (México, Chile, Colombia y Perú), las actuales tendencias proteccionistas en Washington representan una seria amenaza para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuyo futuro es más incierto que nunca.

Siendo una economía abierta, orientada a las exportaciones y con alta dependencia del mercado estadounidense, México requiere urgentemente encontrar nuevos socios comerciales después de las elecciones del 1 de julio.
 

Artículo

Trump deja al G7 en desorden tras disputas comerciales mientras que Xi va por una economía global abierta

Mientras que Estados Unidos rechaza apoyar la declaración del G7, China defiende “el sistema comercial multilateral” en la 18 reunión cumbre de la Organización para la Cooperación de Shanghai
Trump deja al G7 en desorden tras disputas comerciales mientras que Xi va por una economía global abiertaTrump deja al G7 en desorden tras disputas comerciales mientras que Xi va por una economía global abierta

Editado por Sofía Danis
Más artículos de Gabriel Moyssen
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS