Siete ex rectores dejan academia por política

En Morelos y Puebla, tres aspiran a llegar a la gubernatura; en Jalisco, NL, Querétaro y Sinaloa buscan ser legisladores
(Izq. a Der.) Héctor Melesio Cuén Ojeda , ex rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Gilberto Herrera Ruiz ex rector de la Universidad Autónoma de Querétaro y Tonatiuh Bravo Padilla ex rector de la Universidad de Guadalajara (ARCHIVO. EL UNIV ERSAL)
21/03/2018
02:01
Miriam Domínguez
-A +A

[email protected]

Al menos dos rectores, con licencia, y cinco ex rectores de diversas universidades públicas y privadas del país participarán en el proceso electoral que se celebrará este año.

Los perfiles son variados, desde quienes poseen problemas con la justicia por presuntas irregularidades en su gestión, hasta aquellos con destacados logros profesionales.

Incluso, algunos cuentan con una trayectoria en el servicio público tras ocupar varios cargos de elección popular, dejando la academia por el ámbito político.

En este recuento, EL UNIVERSAL esboza a los académicos que pretenden llegar al Congreso de la Unión, al Poder Legislativo local o a la gubernatura de sus entidades.

Alejandro Vera Jímenez, ex rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), fue designado por el partido Nueva Alianza como abanderado a la gubernatura de la entidad, pese a que enfrenta procesos legales por supuesto enriquecimiento ilícito, peculado y abuso de confianza.

Otro personaje controvertido es Héctor Melesio Cuén Ojeda, ex rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (2005-2009), a quien a un año de concluir su periodo, un grupo de catedráticos lo denunció ante la Procuraduría de Justicia del Estado por enriquecimiento inexplicable, luego de adquirir 32 inmuebles con un valor superior a los 3 millones de pesos.
La querella no prosperó y hoy es candidato a senador de Movimiento Ciudadano. Antes también ocupó la alcaldía de Culiacán y en 2012 fundó el Partido Sinaloense.

A los personajes polémicos se suma Mario Zamarripa Rodríguez, de la Universidad Tecnológica de Linares, en Nuevo León, quien pidió licencia para buscar una diputación local independiente, presuntamente apadrinado por el gobernador, también con licencia, Jaime Rodríguez Calderón.

Otro rector que solicitó licencia para contender por un cargo es Tonatiuh Bravo Padilla, de la Universidad de Guadalajara. Está incluido en la lista de plurinominales de Movimiento Ciudadano para la Cámara Baja.

Aunque Bravo Padilla ha sido diputado federal en dos ocasiones por el PRD, la universidad aseguró que la invitación refleja la intención de integrar perfiles ciudadanos. 

En tanto, el queretano Gilberto Herrera Ruiz acaba de concluir su periodo en enero de este año y se prepara para llegar al Senado de la mano de Morena. En 2007 obtuvo el Premio de Investigación de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) en el área de Ingeniería y Tecnología.

En Puebla hay dos figuras que se disputan la gubernatura: Por el PRI, Enrique Doger, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (1997-2005), y el independiente Enrique Cárdenas, ex rector de la Universidad de las Américas Puebla.

Cárdenas es egresado del ITAM, tiene maestría y doctorado en finanzas por la Universidad de Yale y busca recabar 123 mil firmas para su registro.

Capital político. Gerson Hernández Mecalco, académico de la UNAM, señala que estar al frente de las instituciones de educación superior
conlleva prestigio, el cual intenta ser aprovechado por los partidos. “Se piensa que si eres académico y te cultivaste en las universidades puedes tener una relación más directa con la ética y hacer el bien común”, dice. Además, las autoridades universitarias poseen en muchos casos el apoyo de sus sindicatos, convitiéndose en un valioso capital político que se traduce en votos.

Hernández Mecalco señala que varios rectores ya formaban parte de algún grupo político, lo que pudo influir en que llegaran a encabezar la rectoría. Las universidades eligen por tres métodos a sus líderes: el voto universal, la votación del Consejo Universitario o por una Junta de Gobierno.

Instituciones se blindan. En contraste y desde una perspectiva de autonomía institucional, varios rectores como los de las universidades de Guerrero, Chihuahua, Hidalgo, San Luis Potosí y Sinaloa se han pronunciado por no intervenir en los comicios.

Javier Saldaña, quien lidera la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), instruyó a directores y funcionarios para mantenerse al margen del proceso electoral. Asimismo, el rector de la Universidad de Hidalgo, Adolfo Pontigo Loyola, realizó un llamado a sus trabajadores para que, de estar interesados en participar en los comicios, soliciten licencia antes de que inicien las campañas.

En la Universidad de Chihuahua, por ejemplo, se aprobó que el cambio de rector ocurra hasta agosto para no mezclarse con las elecciones.

Otra medida implementada por la Universidad de Sinaloa es no permitir que ésta sea escenario político de los candidatos a los diversos cargos públicos, por lo que determinó negar a Morena la realización de un acto proselitista en sus instalaciones.

Mientras que el rector de la Universidad Autonóma de Guanajuato, Luis Guerrero, desmintió que busque un cargo de elección popular.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS