Reaparece en Oaxaca Santiago Nieto, ex fiscal electoral

Santiago Nieto Castillo ofrece abre ciclo de conferencias en Universidad
Fotografía Especial
15/12/2017
20:01
Juan Carlos Zavala
Oaxaca
-A +A

Esta ocasión no está el abultado público que asistió a escuchar su ponencia la vez que visitó Oaxaca, tras ser depuesto como Fiscal Especializado en Delitos Electorales por dar detalles de la investigación contra Emilio Lozoya, ex titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), sobre presuntos sobornos que recibió de la trasnacional Odebrecht para financiar la campaña de Enrique Peña Nieto.

Ahora, el número de personas es más reducido pero presta una atención inalterable e incluso se permite interrumpir para aclarar dudas.

Santiago Nieto Castillo habló sobre los fraudes a la ley electoral en la que incurren personajes y partidos políticos en el país. La manera en que los políticos cometen “ilícitos atípicos” o en otras palabras, como burlan la ley en total impunidad; ejemplos: la propaganda encubierta y precampañas de precandidatos únicos.

“El fraude a la ley por eso es tan complejo, porque implica una actividad que puede ser lícita pero que viola principios constitucionales y la relación de los principios constitucionales no se puede sancionar de forma tan fácil como se sanciona la violación a una regla. El principio constitucional es abstracto”, explicó.

Su ponencia: “Corrupción, transparencia e integridad electoral” abrió un ciclo de talleres en una universidad privada de Oaxaca.

El especialista en temas electorales y miembro del Sistema Nacional de Investigadores afirmó que en México tenemos elecciones inequitativas, desvío de recursos públicos desde las instituciones hacia un partido político o candidato, peculado electoral, condicionamiento de programas sociales, financiamiento ilícito de las campañas electorales, delincuencia organizada en los procesos electorales, discriminación, racismo, xenofobia, violencia política hacia las mujeres y turismo electoral. Por cerca de tres años, estuvo a cargo de la investigación de estos delitos.

La falta de cumplimiento de las reglas del Estado de Derecho por parte de los actores políticos y debilidad y órganos electorales sin autonomía en una elección cerrada como se vislumbra a presidencial en el 2018, advirtió, podría llegarse a una “polarización social” lo que es un riesgo para cualquier sistema democrático, “como en Honduras donde la polarización tiene que ver con crisis institucionales, y a nadie le convienen”.

“Entonces corremos el riesgo de que el proceso electoral”, agregó, “se deslegitime y de que las instituciones sobre todo las electorales y gubernamentales, salgan lastimadas respecto a la confianza ciudadana en ellas”.

El ex titular de la Fepade puntualizó que el tema central es cómo se previene la comisión de estos delitos desde la concientización ciudadana por un lado, y por otro, que las autoridades responsables electorales impidan estas conductas y las castiguen.

“Las elecciones o el sistema político es algo muy serio para dejárselo solamente a los políticos. Porque si no hacemos eso evidentemente toda nuestra tradición democrática, todos los surcos que aramos en la transición democrática, habrán sido arados en el mar”, dijo.

Ley inconstitucional 

Santiago Nieto abordó la discusión –y aprobación-- sobre la Ley de Seguridad Interior y sus posibles consecuencias para el desarrollo del proceso electoral. Dijo que no le gusta y que algunos de sus contenidos o elementos son “inconstitucionales” e “inconvencionales”, e incluso, contrapuestos a los tratados internacionales que ha firmado México.

Enlistó, por ejemplo, el que señale que toda la información relacionada con la seguridad interior debe ser confidencial; la permisión a las fuerzas armadas para realizar cateos sin el reconocimiento previo de la autoridad judicial que va contra lo que se establece en el Código Nacional de Procedimientos Penales y de una visión garantista del derecho.

“No me gusta tampoco la idea de que los gobernadores o los congresos puedan solicitar al Ejecutivo federal el hecho de que un grupo del ejército intervenga en una entidad federativa. ¿Qué sucede si el gobernador de un partido y en el Congreso es mayoritario de otro?, puede generar un problema de naturaleza política al interior de la propia entidad federativa”, mencionó, entre otros.

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS