Meade, mejor opción para el PRI: expertos

Estrategia del Presidente puede vencer a AMLO, aseguran; afirman que su mayor ventaja es no militar en el tricolor
En la foto: José Antonio Meade, ex secretario de Hacienda y Crédito Público (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
29/11/2017
02:02
Francisco Reséndiz
-A +A

[email protected]

Analistas, académicos y politólogos advierten que la nominación de José Antonio Meade como candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue la mejor carta que pudo jugar el presidente Enrique Peña Nieto para enfrentar la contienda electoral de 2018.

José Antonio Crespo, Alberto Aziz, Rolando Cordera y Alfonso Zárate coinciden en que Meade es el único cuadro cercano al Presidente de la República que puede ser competitivo ante el movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador. El reto por delante: unir al PRI.

José Antonio Crespo advierte que Meade formalmente es un candidato ciudadano al no tener militancia partidista, lo que representa —dijo— una ventaja para él, pues habrá gente fuera, no priísta, que podrá aceptar más fácilmente votar por el PRI al tener a este abanderado.

“Habrá gente que pueda aceptar más fácil votar por el PRI con Meade, un no priísta, además cercano a lo que fue el PAN, que por un priísta tradicional como Miguel Ángel Osorio Chong [titular de Segob]. Entonces, tiene esa posibilidad [de ser competitivo] y por eso lo nombraron. Es el que mejor puede captar el voto de fuera del PRI”, dice el investigador del CIDE y de la Universidad de California, en San Diego.

Afirma que el ex titular de Hacienda es la mejor carta que pudo usar el presidente Peña Nieto para enfrentar la sucesión 2018 porque “puede captar el voto de no priístas y tiene menos vinculo con el PRI”.

Asegura: “Si bien una de sus ventajas hacia afuera es no ser priísta, hacia dentro del partido puede ser una desventaja que puede ser superable. En cambio, hacia afuera no es superable y es preferible a Osorio Chong para jalar voto útil de panistas, independientes y apartidistas. Fue la elección acertada”.

Alberto Aziz Nassif, profesor e investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), señala que Meade es el mejor para competir con López Obrador.

“Está pensado [Meade] como una estrategia para competirle a López Obrador y esa estrategia tiene varios componentes: el primero es tratar de bajar el nivel de antipriísmo en el país, de rechazo y mala evaluación que tiene el actual gobierno”, dice.

Aziz enfatiza que el Presidente y el PRI buscaron una candidatura atractiva para una parte del voto independiente, así como a priístas y panistas en una coincidencia de proyecto.

Considera que Meade es la mejor carta del presidente Peña Nieto, en un contexto de alta desaprobación del gobierno federal, de un fuerte antipriísmo y con una candidatura muy fuerte como la de López Obrador, pues mantiene un perfil ciudadano, sin mala imagen: “Esa condición nadie se la puede quitar”.

El economista Rolando Cordera Campos, maestro emérito de la UNAM, señala que la candidatura de Meade fue anunciada “durante un buen rato” y que muchos consideraban que eso era parte del juego heredado de los viejos tiempos del priísmo y “el tapado”.

“Va a competirle a López Obradores. Todas las campañas pretenden ser ganadoras lo que pasa es que el resultado se conoce al final, los votos van a decidir la elección, como se debe. Pero a él lo designó el Presidente porque lo ve como una carta que puede ganar, no creo que lo designaron para perder”, añade.

El politólogo Alfonso Zárate, académico y consultor privado, afirma que la designación de otro personaje, como Miguel Ángel Osorio Chong, hubiera llevado a la política mexicana a un retroceso de 50 años y al PRI a una inminente derrota, pues se hubiera presentado a las urnas con un político de perfil “provinciano”.

“Estamos en el Siglo XXI y Meade es el mejor aspirante que puede presentar el PRI en este proceso electoral. El candidato o los candidatos debieran ser jugadores de grandes ligas, gente que entienda bien la inserción de Mexico en el mundo, como es el caso de Meade”, comenta Zárate.

Dice que será un peleador técnico que en la contienda se enfrentará a un “peleador callejero”, en la figura de López Obrador. Meade tiene como principal fortaleza el hecho de no ser militante. “El gran elector, en este caso el presidente Peña Nieto, acertó al postularlo porque es un personaje que a diferencia de muchos otros, no ha estado envuelto en escándalos de corrupción, malas cuentas, tráfico de influencias... y en esa medida tiene mejores posibilidades de competir”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS