Jóvenes oradores analizan encuentro

Los ganadores del Concurso Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL se dieron cita para analizar el último debate presidencial. Foto: YADIN XOLALPA. EL UNIVERSAL
13/06/2018
02:22
Alejandra Canchola
-A +A

[email protected]

Los ganadores del Concurso Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL se dieron cita anoche en las instalaciones de El Gran Diario de México para analizar el último debate entre candidatos a la Presidencia de la República.

Durante el ejercicio en el Salón Félix Fulgencio Palavicini de esta casa editorial hubo una coincidencia: ganó el candidato de Todos Por México, José Antonio Meade.

Los expertos en discurso analizaron lo dicho por Meade Kuribreña, Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón sobre economía y desarrollo. La mayoría lamentó que los candidatos buscaron “quedar bien con todos”, lejos de dar su postura real sobre los temas.

Enrique Bustamante Martínez, director de la Fundación Ealy Ortiz, A.C., dio inicio al análisis postdebate y destacó el ejercicio titulado Los candidatos presidenciales responden, que EL UNIVERSAL, en colaboración con otros medios de comunicación, hizo llegar a los aspirantes a la silla presidencial sobre sus propuestas de gobierno.

Iván Adelchi Peña Estrada lamentó que “el debate sigue siendo sumamente autoritario, no sabemos contrastar ideas, poner equilibrios en las propuestas y, lamentablemente, no están capacitados para contrastar argumentos”, precisó.

Agregó que el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, sólo lo hizo bien en el primer debate y de ahí en adelante “lo ha hecho terrible”. Anotó que el mejor preparado fue Meade, “pero para el formato, no para la estrategia argumentativa (...) Se veía como la discusión entre un sordo y un ciego, uno quiere ver y el otro quiere escuchar”, dijo.

Por su parte, Ana Quintero Avendaño criticó la participación del periodista Carlos Puig cuando no dejaba terminar a Anaya. “Puig se pasa un poco de la raya cuando ni siquiera lo deja hablar, ser concreto está lejos de esa actitud”, dijo.

Agregó que Meade se preparó bien para el debate, “pero eso no quiere decir que sea un buen candidato, como tampoco un buen candidato va a ser un buen Presidente”. Sobre Andrés Manuel López Obrador señaló que se equivocó al comparar los países nórdicos con la población que tiene México.

Daniela Pineda rescató que el candidato de Juntos Haremos Historia “ya no se enoja, hasta se ríe” cuando lo atacan. “Además, parece que Anaya escuchó las críticas de que sólo pegarle a López Obrador no era lo mejor para el debate, lo vimos con más propuestas y eso fue bueno”, dijo.

 

Bustamante Martínez convocó a los campeones de oratoria a discutir sobre el poder de convencimiento de los candidatos, oportunidad en la que José Luis Gallegos Quezada destacó que Meade tuvo mayor credibilidad por su preparación, pero, en general, a todos les falta civilidad, “sobre todo por la personalidad de quienes están debatiendo”.

Ana Quintero Avendaño agregó que “todos los candidatos querían forzosamente quedar bien, nadie quería ser un político real y, por ende, quedar mal con alguien”. A su comentario, Enrique Bustamante Martínez dijo que observó ese fenómeno con el “querer quedar bien con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación”.

En otro tema, Osiris Ramírez Prado dijo que las propuestas de Anaya, como la de repartir tabletas electrónicas a todos los alumnos de nivel superior, suenan desesperadas, mientras que López Obrador utiliza “enunciados riesgosos” y ningún candidato tiene la humildad de reconocer que sus partidos han hecho mal las cosas y pretenden cambiarlo.

En la asignatura de educación, Fernando Valenzuela, experto en el tema, acusó que poner a los maestros como “dueños de la educación” es grave. “Una idea que a mí me escandalizó y me dieron ganas de salir corriendo es que hablaran de que ‘vienen ideas del extranjero para privatizar la educación’”, apuntó.

Finalmente, subrayó la idea de José Antonio Meade sobre impulsar los estudios a nivel medio superior, “esa es una propuesta puntual y bien aterrizada. Hay que saber rescatar estas señales que sí se dan en los debates, y alguien que piensa así realmente puede transformar México, positiva o negativamente”, abundó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS