Jóvenes analizan el debate presidencial en EL UNIVERSAL

Campeones y ex campeones de oratoria comparten opiniones del encuentro; destacan agilidad en el formato y la falta de un lenguaje que conecte con la sociedad
Una veintena de campeones y excampeones del Concurso Nacional de Oratoria de El Gran Diario de México se reunieron en el Salón Félix Fulgencio Palavicini de EL UNIVERSAL para analizar el debate. Foto: IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL
24/04/2018
02:40
Redacción
-A +A

Con el fin de fomentar una cultura del debate en la ciudadanía, así como puntos de encuentro y consensos, la Fundación Ealy Ortiz, A.C., convocó en el salón Félix Fulgencio Palavicini de EL UNIVERSAL a una veintena de campeones y ex campeones del Concurso Nacional de Oratoria de El Gran Diario de México para que la noche del domingo compartieran opiniones en torno al primer debate entre candidatos a la Presidencia de México.

La reunión de evaluación e intercambio de ideas se extendió hasta entrada la madrugada y hubo coincidencias, entre las que destacó el papel del Instituto Nacional Electoral (INE), que construyó un esquema ágil e innovador de diálogo que posibilitó interacciones entre candidatos. El principal triunfo se lo lleva la democracia por la legitimidad y transparencia con la que se organizó el debate, el cual tuvo un formato sin precedente, en el que tres líderes de opinión manifestaron dudas directas de la ciudadanía, coincidieron.

Expertos reunidos consideraron necesario sugerir a los organizadores de los próximos dos debates que los contadores de tiempo se muestren en todo momento en pantalla, así como los rótulos con los nombres de los candidatos y partidos políticos a los que representan en la parte frontal superior de las tribunas; asimismo, que los micrófonos permanezcan apagados al término de las intervenciones para evitar interrupciones que afecten la fluidez del debate.

Derivado del análisis se consideró necesario impulsar una adecuada cultura del debate para orientar a la ciudadanía sobre adquirir una correcta apreciación de las expresiones de los debatientes. La valoración hace posible que mediante un listado de verificación basado en diez preguntas se detone un sencillo análisis: ¿qué aspectos visuales no se deben ignorar?, ¿preparación previa al debate?, ¿congruencia en las propuestas?, ¿impacto de las críticas o defensa?, ¿la narrativa fue poderosa?, ¿el lenguaje fue efectivo?, ¿nivel de credibilidad y viabilidad de las propuestas?, ¿la estrategia fue correcta durante el debate?

Osiris Ramírez Prado, catedrático de Oratoria Forense en la UAEMEX, apuntó: “No es el que expresa ocurrencias del momento o promesas que son inviables de cumplir el que gana el debate, sino quienes con ejemplos, argumentaciones y análisis serios generan propuestas para solucionar problemas torales de la sociedad”.

En palabras de Sofía Gutiérrez Larios, actual Campeona Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL: “El debate permitió develar la congruencia y preparación de los candidatos”.

El coach de oratoria Carlos Arturo Martínez Pérez puntualizó: “AMLO, al tener las manos atrás o los brazos cruzados, mostró que no le importaba lo que expresaban sus adversarios”.

René Rodrigo Domínguez Castro, Campeón Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL 2010, apuntó: “El ganador mediático es Meade, el político es El Bronco y el retórico es Anaya”.

Para la Campeona Nacional de Debate Político del Imjuve Marianela Delgado Romero: “Si el debate entre candidatos fuese un concurso, el ganador de oratoria sería José Antonio Meade, por su argumentación, y el de debate, Anaya, por la limpieza de su retórica”.

David Alatorre López y Guillermo Tamayo Romero, integrantes de la Asociación Mexicana de Debate, pusieron de manifiesto la relación directa entre la preparación y el desempeño al debatir, en tanto que no es casual que los tres candidatos que no ofrecieron argumentos fueron los que obtuvieron los últimos lugares en las preferencias inmediatas a partir de las redes.

Enrique Alberto Mendoza Filidor, presidente de la Escuela Superior de Oratoria, A.C., destacó la importancia de este análisis como un reflejo del impulso de la Fundación Ealy Ortiz, A.C., como un movimiento cultural que consolida valores cívicos y la conciencia de la participación ciudadana.

Anotó también que el desempeño de cada uno de los debatientes mostró sus características y estilos personales, destacando Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, con expresiones controvertidas, como cortarles la mano a los ladrones, y Margarita Zavala, temerosa y titubeante, por sonreír frecuentemente ante cualquier dicho del candidato José Antonio Meade.

De manera general se coincidió en que hasta el momento ninguno de los candidatos ha logrado una narrativa poderosa que conecte y sea cercana a la gente.

Para Waldo Manuel Fabián González, consejero del Concurso Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL: “Todos los candidatos quedaron a deber, es necesario que salgan de lugares comunes”.

Diana Luz Vázquez Ruiz, ex campeona de oratoria en Oaxaca y ex presidenta municipal de Xoxocotlán, en ese mismo estado, compartió que la imagen es fundamental para el éxito de lo que se dice, mientras Margarita Zavala vistió algo que no es común en ella, en Ricardo Anaya se vio un color de traje y corbata oscura, dejando el azul panista de lado.

Ángel Daniel Torruco González, ganador de la categoría de Mejor Debatiente del Concurso de Oratoria de EL UNIVERSAL 2017, dijo que el debate fue positivo, por el ejercicio democrático que implica.

Para Iván Adelchi Peña Estrada, ganador de la categoría de Mejor Orador de este mismo certamen 2017: “Ningún candidato conecta realmente con el electorado, porque no se tocan los problemas de fondo con sensibilidad suficiente”.

Enrique Bustamante Martínez, director de la Fundación Ealy Ortiz, A.C., a nombre del Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, compartió un mensaje que estimula el estudio y práctica del debate en México.

“Es tiempo de ampliar la cultura del debate, donde todos los mexicanos promovamos la generación de ideas que, aunque contrarias, nos permitan identificar diferencias fundamentales en las propuestas; la coherencia entre el discurso y la actuación personal de los debatientes, la viabilidad de las propuestas y, sobre todo, poder construir acuerdos y consensos.

“Hagamos un llamado a evitar la violencia verbal, física o sicológica; esto sólo nos lleva a la discordia y a la división”, dijo. En cada Concurso Nacional de Oratoria que organiza el periódico EL UNIVERSAL, al final, los jóvenes campeones firman un Manifiesto por la Unidad Nacional, como un ejemplo en donde, a pesar de las diferencias y las propuestas encontradas, se busca fortalecer los valores de identidad nacional a través de la cultura del debate. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS