Extranjeros no dictarán agenda, dice AMLO

Al candidato promete acabar las masacres en Michoacán; plantea cambiar nombre a Los Pinos por "Lázaro Cárdenas del Río"
Andrés Manuel López Obrador, abanderado de Juntos Haremos Historia a la Presidencia de la República levanta el brazo de José Manuel Mireles en un mitin en Apatzingán, Michoacán, donde aseguró que el doctor llegará al Congreso local. Foto: VALENTE ROSAS
09/06/2018
01:58
Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Apatzingán, Mich.— Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de México por la coalición Juntos Haremos Historia, indicó que ningún gobierno extranjero le dictará agenda de ganar las elecciones del próximo 1 de julio.

De alzarse con el triunfo en las elecciones por la Presidencia de la República —dijo—, no habrá recetas que seguir desde otros países.

“Ya no le van a dictar a México recetas desde el extranjero, pues el próximo gobierno democrático tendrá su propia agenda”, afirmó.

Por segundo día consecutivo, Andrés Manuel López Obrador hizo campaña en municipios enclavados en Tierra Caliente de Michoacán.

En Apatzingán, uno de los municipios donde tuvieron su auge las autodefensas, José Manuel Mireles esperó al político tabasqueño.

La gente reconoció a Mireles, le gritó para tomarse una selfie o simplemente para saludarlo.

El doctor de profesión fue uno de los tantos que encabezó, en su momento, la defensa armada civil de las comunidades de Tierra Caliente.

López Obrador llegó en el momento en que la sensación térmica marca 40 grados Celsius.

Pasó por las vallas entre gritos desesperados de jóvenes que lo querían ver, subió al templete, saludó y le levantó la mano a Mireles Valverde. Los miles de simpatizantes estallaron con porras y gritos de apoyo.

El candidato presidencial por la coalición Juntos Haremos Historia le habló a la gente de inseguridad, de cómo en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa se le declaró la guerra al narco y se desató la violencia en su región. Mireles Valverde, con su acostumbrado sombrero negro, sólo lo miró atento.

“Se van a acabar las masacres, no vamos nosotros a actuar de esa manera. No es el diente por diente o el ojo por ojo”, afirmó.

López Obrador finalizó el mitin con un respaldo como candidato a diputado local para el doctor Mireles Valverde , y un fraterno abrazo. Le volvió a levantar la mano y sonrieron.

El ex líder de las autodefensas señaló que es una revancha de José Antonio Meade, candidato presidencial por el PRI, que el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán haya rechazado su candidatura a una diputación local por Morena, pero se mantuvo firme para llegar al Congreso local.

A López Obrador lo envalentonó está región. En el municipio de Lázaro Cárdenas, en el puerto de Michoacán, habló de su férrea defensa por el petróleo, evocó a Lázaro Cárdenas del Río en sus tierras. El simple nombre del ex presidente contagió un ánimo desbordado entre los miles de simpatizantes que respondieron con gritos y un escándalo incontrolable.

El abanderado morenista se contagió y lanzó una propuesta taquillera: cambiar el nombre de la Residencia Oficial de Los Pinos por el de Lázaro Cárdenas y de su esposa Amalia Solórzano de Cárdenas.

“Se va a convertir a Los Pinos en un espacio para las artes y la cultura del pueblo de México, todo ese espacio va a llevar el nombre del general Cárdenas y va a llevar el nombre de doña Amalia Solórzano de Cárdenas”, aseguró López Obrador.

También aprovechó para denunciar que sigue la estrategia en su contra con las llamadas telefónicas a millones de hogares en las que piden no votar por él en los comicios.

“Que se informe, no es difícil saber quién está pagando esa campaña, por qué la mayor compañía de telefonía la tiene Telcel”, acusó.

En el evento, sus dirigentes tuvieron que sentarse en las tarimas del templete. La gente sólo quería ver y escuchar al abanderado de Morena, PES y PT, quien celebró que Napoleón Gómez Urrutia haya sido avalado para ser candidato a la Cámara Alta y seguramente senador de la República. Los mineros que llegaron hasta el puerto con sus mantas y playeras rojas, se desfondaron entre gritos: “¡Napoleón, Napoleón!”.

“Napoleón [Gómez Urrutia] va a ser candidato y muy probable senador para defender a los trabajadores”, adelantó López Obrador.

El tabasqueño concluyó su día con una voz ronca y ante unas 10 mil personas que se dieron cita en el centro de Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS