“Desde lo alto va mi compromiso a ganar”

El panista realiza el ademán de Fox en señal de victoria
VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL
12/02/2018
01:37
Horacio Jiménez
Coatzacoalcos, Ver.
-A +A

[email protected]

“¿Se va a subir?”, preguntó una joven, que cargaba una bandera del PAN en la mano izquierda, y con la derecha señalaba al horizonte, pero no dejaba de ver cómo el aspirante presidencial, Ricardo Anaya corría del templete principal a una de las estructuras metálicas que sostenía el escenario del mitin.

De forma inesperada el precandidato subió la estructura de metal del templete. La gente ya no veía al frente, ahora sus ojos y celulares apuntaba arriba, a una distancia de ocho metros de altura.

Antes de subir, Anaya gritó que veía muchísima gente en su mitin, “nos quedó chiquita la plaza”. Por eso quería verificar hasta dónde había gente, y por eso subió. “Miren nada más cuantas personas nos acompañan, me voy a subir aquí porque quiero que desde las alturas hagamos un compromiso”, dijo.

Desde arriba continuó su discurso, y lo finalizó abrazado con su brazo izquierdo a un pilar de metal, y con la derecha sosteniendo el micrófono. Les dijo a los asistentes que van a lograr un cambio a nivel nacional. Les pidió levantar a dos dedos la “V” de la victoria, la misma que hizo famosa el entonces presidente electo del PAN en el 2000, Vicente Fox. Al fondo, un señor desde su balcón lo secundaba y hacía el famoso ademán.

El sol pegaba a plomo en el parque central de este municipio. El termómetro marcaba más de 30 grados. En el corazón del sur de Veracruz, en la frontera con Villahermosa, Tabasco, Anaya cerraba su precampaña después de 60 días de recorrer casi todo el país.

Al tomar la palabra corrió algunos metros en el escenario y bromeó con la gente.

Uno de los asistentes extendió su mano y le entregó un sombrero para atenuar los efectos del sol, pero el primero no le quedó. Alguien más le acercó un segundo, pero tampoco le quedó. “A ver sí me queda porque tengo la cabeza grande...”, le dijo a quien le acercó el primero.

Así concluyó los encuentros con la militancia. Abrazos, fotos, saludos, calor, frío, cercanía. Viene el tiempo de guardarse y planear la verdadera contienda.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS