Debate de descalificación y promesas en la CDMX

Proponen 100 km de Metro, abatir corrupción, ecocreto y más cámaras; acusan a Sheinbaum de ser jefa de los “narcodelegados”; Barrales encabeza el “cártel inmobiliario”; Mikel es el rancio PRI, señalan
En el debate hablaron de urbanismo y sustentabilidad, en un primer bloque, y seguridad y justicia, en la segunda parte (ESPECIAL)
19/04/2018
01:07
Con información de Diana Villavicencio, Eduardo Hernández, Gerardo Suárez, Phenélope Aldaz y Sandra Hernández
-A +A

Sin sorpresas, con un caudal de propuestas (pero sin decir cómo) y con descalificaciones, los siete candidatos a la jefatura de Gobierno de la Ciudad se enfrentaron en el primer debate organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM).

Los temas a discutir fueron urbanismo y sustentabilidad, en un primer bloque, y seguridad y justicia, en la segunda parte; en ambos casos, con planteamientos que ya habían hecho durante sus actos de campaña.

El primero en tomar la palabra fue el abanderado del PRI, Mikel Arriola, quien desde el minuto uno marcó la línea respecto a su amenaza en contra del crimen organizado que opera en la capital del país, principalmente en Tláhuac, gobernada por Morena.

Calificó a Alejandra Barrales de ser “la líder del cártel inmobiliario”, en alusión a la supuesta propiedad del edificio ubicado en Calzada la Viga 1155 y de otro en Polanco; a Claudia Sheinbaum la llamó “líder de los narcodelegados”, refiriendo a las demarcaciones encabezadas por Morena.

“En 20 años de gobierno del PRD y Morena nuestras familias han visto cómo se deteriora la Ciudad por la corrupción. El narcotráfico está estacionado en la capital del país”, explicó.

Barrales Magdaleno reiteró que las acusaciones son “fantasías Mikel” y publicó a través de sus redes sociales tres documentos con los que da cuenta de su patrimonio y la legitimidad del mismo: su declaración 3de3, un documento emitido por la Secretaría de Hacienda en el que da cuenta de sus ingresos y egresos, además de una opinión técnica emitida por un despacho contable público.

“Mikel, como buen priísta, viene a calumniar. Subo a mis redes tres documentos que son importantes para responder una vez más a estas calumnias”, dijo la perredista.

Desde sus primeras intervenciones, la candidata del Frente dejó en claro que su estrategia era atacar a Sheinbaum, a quien reprobó como secretaria de Medio Ambiente por llenar de cemento a la Ciudad y acusó de ser la principal responsable de la tragedia del colegio Enrique Rébsamen, donde murieron 19 niños por el 19-S.

“No es ético y es vil utilizar una tragedia como centro de tu campaña”, le respondió la candidata de la coalición Juntos Haremos Historia.

De las acusaciones de que Morena le abrió la puerta al narcotráfico, Sheinbaum reviró a sus contrincantes del PRI y del Frente que ellos desconocen que el tema de seguridad es atribución de la jefatura de Gobierno.

“¿Cómo te atreves a decir que hay narcodelegados si tu partido tiene sumido al país en una crisis?”, reprochó a Arriola, y a Barrales le aseguró que en las delegaciones del PRD también hay narcomenudeo.

Insistió que contrario a las gestiones de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera descuidó la seguridad y llenó de “rufianes” a la administración pública.

La construcción de la nueva terminal aérea y el destino de los terrenos que dejará el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “unió” a Mikel Arriola y a Alejandra Barrales, quienes defendieron la obra y cuestionaron que Morena se oponga a ella, impidiendo la creación de nuevos empleos. Ambos propusieron que el predio se destine para espacios universitarios y parques públicos.

Con una declaración inesperada, el candidato del Partido Humanista, Marco Rascón, se lanzó contra Arriola: “Es un Duarte, es un chapulín; (…) Mikel es los 43, está inspirado en Díaz Ordaz, es Tlatelolco, es el pequeño Limantour que viene a gritar que la Ciudad vive en el pecado”.

Además, propuso una “pelea” entre Superbarrio, personaje que Rascón interpretaba en los 80, y Mikel Arriola, a quien bautizó como Batman.

Con evidente nerviosismo y falta de claridad en sus propuestas se presentó la candidata independiente, Lorena Osornio: “A lo mejor soy muy mala para hablar, para expresarme y decir mis propuestas, que son las que necesito decirle a la ciudadanía, es un problema que a lo mejor tengo, pero lo que sí sé es que como jefa de Gobierno haré acciones que realmente ayuden a los vecinos, no palabras que han llevado al caos”.

La candidata de Nueva Alianza, Purificación Carpinteyro, habló hacia la cámara y envió un mensaje a los espectadores diciendo: “Me indigna que en estas elecciones participen dos mujeres como Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales que ya gobernaron en la capital, deberían estar pidiendo perdón por sus acciones”.

Otra que se fue contra la morenista fue Mariana Boy, quien acusó que su trabajo como secretaria de Medio Ambiente no fue el mejor, al no pelear por el agua en la capital, así como la construcción del segundo piso que ha generado un incremento en la flota vehicular, calificando de irresponsable esta acción.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS