Crónica. AMLOfest: un lleno total con tintes de espectáculo

Entre aclamaciones ensordecedoras, el tabasqueño expone su plan de gobierno
Vista panorámica del Estadio Azteca durante el AMLOfest, cierre de campaña de Andrés Manuel López Obrador
Según Morena, más de 100 mil personas acudieron al Estadio Azteca para aclamar a Andrés Manuel López Obrador durante su último evento como candidato presidencial (LUIS RAMÍREZ. EL UNIVERSAL)
28/06/2018
03:42
Juan Arvizu
-A +A

[email protected]

El AMLOFesha sido luminoso, pleno de versatilidad y las gradas del Estadio Azteca han cantado con placer. Cayendo la noche llega Andrés Manuel López Obrador y recibe aclamaciones ensordecedoras. 

Poco más tarde, dirige su mensaje, amplio, detallado, de lo que emprenderá su gobierno y más que discurso de cierre de campaña lleva contenidos de toma de posesión.

Las gradas se vacían en la oscuridad. La maldición del estadio, de gente que se va cuando el candidato habla, transcurre en la penumbra. Hasta las huestes de Iztapalapa se han disminuido. 

El óvalo de las gradas minuto a minuto pierde presencia de público brioso que ha aclamado a este político que ha llegado al cierre de su tercera campaña, tan distinta, que habla de Benito Juárez y Jesucristo, y que levanta las más sonoras aclamaciones cuando recuerda que va a eliminar las pensiones a ex presidentes. Dice que no va a haber represalias.
amlofest.jpg
(Valente Rosas / EL UNIVERSAL)
Lleva 50 minutos de mensaje. Cala el frío. Brizna. Dice que se va a respetar la diversidad, pero el estadio tiene una reacción confusa. Parece que suena una suave rechifla.
Ha dicho que dará de baja al Estado Mayor Presidencial, que no necesitará sus servicios. En tanto, un ejército de seguridad con playeras y chalecos de Morena ha sido “dueño” del estadio. Ha tenido el control de cada pulgada del recinto emblemático de Televisa.

Al llegar el candidato, encapsulan a los periodistas y le niegan el paso de retorno a camarógrafos, fotógrafos y reporteros. Pero esos guardianes de Morena son burlados, porque los camarógrafos se saltan vallas para ir a continuar su trabajo.

Eugenia León estrena una letra con la melodía de La Paloma, la que evoca a Juárez, pero con una narración de episodios espinosos de este sexenio, incluidos los de la Casa Blanca y Ayotzinapa.
amlofest1.jpg
(Valente Rosas / EL UNIVERSAL)
Con su interpretación, todo ha concluido. El político que ya terminó tres campañas presidenciales y ha dado a conocer hasta con detalles acciones de su gobierno, ha sido el primero en alejarse de la crema y nata que estuvo en el escenario.

Desde luego, sólo quedaron en la cancha periodistas a los que trabajadores del estadio corrían con imperativos dichos de que “el estadio va a cerrar”.

Y vuelve este lugar a su exclusividad para deportistas y cantantes, luego de que en ausencia de López Obrador, ocupado por simpatizantes como no hubo antes con otro candidato presidencial, en las gradas se hacían olas. Este movimiento del público genera una descarga de energía que toca hasta al más indiferente.

Ovaciones de: “¡Presidente! ¡Presidente!”, se escuchaban una y otra vez, se combinaban con la ya clásica de: “¡Es un honor estar con Obrador”, que es así como El Credo de los lopezobradoristas. 
amlofest2.jpg
Al entrar a la cancha con su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, la ovación de sus seguidores marcó el inicio de un clímax breve. 

Su paseo hacia el escenario no tuvo pausas y ya arriba pidió a la cantante Belinda que se quedara con los suyos en el escenario, donde ella había dado la parte estelar del AMLOFest, pletórico de artistas, calidad técnica de puesta en escena y efectos de espectáculo. Hasta animadores de la Ke Buena hubo.

La candidata a jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, dio un discurso, fue aplaudida y ovacionada con calor, por esas gradas ingratas que abuchearon en su día a Gustavo Díaz Ordaz y a Miguel de la Madrid, quienes no tuvieron de otra que presentarse a los dos Mundiales que ha organizado México.

Este es público, más que amigo, fan, y ya durante el mensaje de la científica —así suele citarse en este mundo político de licenciados e ingenieros— la gente empieza a irse. Ya es de noche y sólo hay luces encendidas en el escenario.
img-20180627-wa0036_62807583.jpg
Sheinbaum se estremece al decir que para ella “es un honor, un orgullo, presentar al próximo Presidente de México”.

Es el momento culminante de un festival nunca imaginado en el Estadio Azteca, la catedral de un espectáculo que repudió la izquierda cuando no ganaba elecciones.
Belinda, una cantante muy versátil, que se caracteriza muchas veces, con actos de magia verdadera, avisó que daría una sorpresa y presentó a un colega, el cantante Espinoza Paz. Sacudieron el lugar y lo dejarían a punto para que los lopezobradoristas recibieran a su candidato presidencial.

Los acordes de una de las canciones de Espinoza Paz —“prometo no llorar, para que pase desapercibida mi tristeza”—, unieron al público que ocupaba casi la totalidad de las gradas y gran parte de la cancha. 
amlofest3.jpg
Este virtual lleno total es una marca del AMLOFest, que también tuvo en su variedad de actos a la Banda Sinfónica de Tlaxiaco, Margarita La Diosa de la Cumbia, Susana Harp y Los Jaraneros. Mientras cantaban y tocaban, en grandes pantallas aparecían imágenes de López Obrador en campaña. Unos grandes retratos del candidato rejuvenecido con el toque de photoshop colgaban en el centro de la cancha de unas estructuras metálicas.

El clima fue benigno. Hasta que se iba el candidato una brizna avisó lo que venía, una intensa tormenta. Poca cosa al lado de lo que anuncia López Obrador.
Ha advertido que viene una transformación de México, radical, como lo fue la Revolución, ésta con métodos pacíficos. 

Aquí acabó el periplo de 18 años de un político que ha soñado ser Presidente de la República y el domingo verá su suerte. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS