Carlos Slim y AMLO quiebran lanzas por aeropuerto

Preocupa a empresario propuesta de López Obrador de cancelar megaproyecto; nueva obra será trascendente; en base militar habrá problemas técnicos, asegura
El presidente de Grupo Carso, Carlos Slim Helú (der.), dijo que se tendrían que expropiar terrenos para construir caminos a la base militar de Santa Lucía. Foto: IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL
17/04/2018
03:07
Carla Martínez
-A +A

[email protected]

Al empresario Carlos Slim Helú le generan preocupación y miedo las propuestas del candidato Andrés Manuel López Obrador, como la de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

“Temer, ¿temer qué?... Pues me preocuparía y me daría miedo por todo lo demás que siga, porque si ese va a ser el criterio, yo creo que van a ser criterios equivocados de inversión”, dijo Slim Helú en conferencia de prensa al ser cuestionado sobre si teme al proyecto del tabasqueño.

El presidente honorario del Grupo Carso convocó a los medios para hablar sobre el proyecto del nuevo aeropuerto, donde aseguró que suspender el plan actual de construcción en la obra significa clausurar el crecimiento del país.

“Soy optimista, veo tantas cosas buenas, cosas favorables, no se trata de ver si un coche es más barato que otro o comprar algo más barato, es un proyecto trascendente”, subrayó.

El empresario dijo que quienes plantean un proyecto alterno al actual deben analizarlo más a fondo, considerando sus consecuencias y efectos, haciendo referencia a la iniciativa de López Obrador, de cancelar la construcción del NAIM y ampliar el aeropuerto que se ubica en Santa Lucía.

“Los que hablan de trabajar los dos aeropuertos tiene problemas técnicos en la seguridad de los vuelos.

“Por lo que se tendrían que alargar los minutos entre un avión y otro al doble, de tres minutos para llevarlo a siete minutos o poner horarios alternos en cada aeropuerto, lo que resulta en una ‘solución parchada’”, detalló.

16abr2018-visiondelnuevoaeropuertointernacionaldemexico.gif
 

Recordó que hace varios años intentó hacer un negocio de producción de flores en la zona de Santa Lucía, llegar allá, comentó: “Llevaba un buen rato”, por lo que se necesitarían expropiaciones y derechos de vía para construir caminos y acceder al área.

Negó que esté buscando convencer a López Obrador, puesto que todavía es candidato. Al ser cuestionado sobre su relación con el político, confirmó que lo conoce, ya que le propuso invertir en el Centro Histórico y se conformó un comité ejecutivo a cuyas reuniones, el ahora candidato por Morena, no asistía, e incluso comentó que llegaron a tener diferencias y el trato fue lejano.

Sobre los actos de corrupción que se han relacionado con el proyecto del NAIM, dijo que si hay problemas de honestidad deben castigarse.

“Tenemos unos códigos de ética muy estrictos tanto en [la Comisión Federal de Comunicaciones] FCC como en [Carso Infraestructura y Construcción] CICSA y les puedo asegurar que nosotros no hemos incurrido en ningún momento y de ninguna clase en corrupción”, aseguró.

NAIM detonará desarrollo de zona marginada. Alrededor de 5 millones de personas viven en la zona donde se construye el NAIM y se verán beneficiadas por este proyecto, señaló el presidente honorario de Grupo Carso.

Además se verá impactada toda el área metropolitana que calificó como la “mas degradada de toda la Ciudad [de México]” y que puede ser la más moderna y boyante del país.

“Si se detona el desarrollo acelerado de esta zona, creo que en muy pocos años se pueden formar clases medias importantes”, expresó.

Por esa razón, dijo que la discusión no debe enfocarse en si costará más o menos el NAIM ni en la inversión que se hará sino en sus efectos.

Comparó dos propuestas: el planteamiento de llevar el NAIM a otro lado para desarrollar un nuevo foco poblacional y de crecimiento o atender al gran número de personas que viven en sus alrededores y se detona el desarrollo de la zona.

Destacó que se destinan 60 mil millones de pesos de salarios y sueldos, y alrededor de 120 mil millones se invierten en insumos nacionales.

Por el tamaño del área que ocupará el NAIM, “no cabe duda, en mi opinión, es un detonador, lo único que podría comparar de los efectos sobre esto, es el Canal de Panamá cuando se devuelve a Panamá”, ejemplificó.

Sobre el argumento de López Obrador de que no debe construirse el aeropuerto porque se hunde el terreno, Slim coincidió, pero precisó que sucede en toda la capital por la sobreexplotación de los mantos acuíferos.

Sin ninguna licencia. El NAIM debió ser una concesión para que se construyera con inversión privada y no tuvieran que destinarse recursos públicos, destacó Slim Helú.

“La obra pública siempre se tarda más que la concesionada o privada y al tardar más cuesta más”, expuso.

Subrayó que de su parte no hay ningún interés en la concesión ni en el desarrollo del terreno.

Frente a sus hijos Johanna, Vanessa, Marco Antonio y Carlos, así como algunos de sus nietos, el empresario dijo que la inversión directa de la familia Slim en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México fue cero.

Agregó, además, que en materia de seguros incluyó a sus familiares para cubrir a los pensionados.

Al ser cuestionado sobre el por qué otras Afores no invirtieron en este proyecto y sobre si tuvo información adicional para decidirse, Slim Helú explicó que fue porque sabe que da 10% y está garantizada la obra.

Slim Helú participó en este proyecto porque se lleva a través de un consorcio conformado por cinco empresas nacionales y tres españolas.

Grupo Carso participa con CICSA y con la española FCC, “esto significa, sumando los ingresos de FCC y CICSA, repartido en los años, como de 4% de los ingresos”. Sobre Trump, reiteró que sigue siendo negociador y lo demuestra con el TLCAN.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS