aviso-oportuno.com.mx

Suscr�base por internet o llame al 5237-0800




Andrés Lajous

Individualismo salvaje



ARTÍCULOS ANTERIORES

28 de octubre de 2011


http: //andreslajous.blogs.com http://twitter.com/andreslajous

Hace ya casi tres meses una bomba casera contenida en un paquete de mensajería explotó dentro del Tecnológico de Monterrey en el Estado de México. La bomba dejó heridas en dos profesores del plantel, y se sumó a la bomba casera que explotó unas semanas antes en la Universidad Politécnica del Valle de México, que también dejó heridas permanentes en uno de los veladores del campus.

Los dos intentos de asesinato (y un par más en el DF) fueron reivindicados en contra de académicos especializados en ingeniería, y en particular nanotecnología, por un grupo o persona llamado “Individualidades tendiendo a lo salvaje” (ITS). He leído con atención los cuatro comunicados que ha publicado ITS en distintas páginas de internet. Sus comunicados, en particular, el último (donde sostienen que no publicarán más comunicados) son sofisticados en sus argumentos y contienen referencias académicas e intelectuales que son difíciles de ignorar. Es decir, no son simplemente los balbuceos enloquecidos de una(s) persona(s) que desembocan en violencia, sino una argumentación lógica llevada a un extremo tan absurdo que justifican y defienden la violencia homicida. Es por esta razón que me parece que sus argumentos, consecuencias, y riesgos deben de ser tomadas con seriedad.

Lo primero que llama la atención, es que no usan ni reivindican el lenguaje ni las causas tradicionalmente asociadas con las izquierdas.

Por el contrario, si algo se puede decir, es que en sus argumentos critican duramente a las izquierdas y reivindican valores, objetivos, y referencias asociados a las derechas.

Lo segundo que llama la atención es que no defienden una idea de “revolución”, ni la creación de un mundo distinto (o mejor) al actual. No hay nostalgia por la vida rural, en el sentido tradicional, ni por las pequeñas comunidades. Lo que reivindican es una idea del humano fortalecido en las dificultades físicas y dolores de la vida salvaje la cual deriva en la dominación del más fuerte, mientras critican distintos aspectos de la vida moderna, entre ellos, “el aburrimiento” y las “desviaciones sexuales”. Esta crítica la hacen a partir de una distinción metafísica y moral de lo que consideran lo “real”: la naturaleza (el bien) y la civilización (el mal).

La tercera cosa que llama la atención, la más preocupante y reprobable, es la reivindicación de la violencia por sí misma, la justificación del asesinato, y el desprecio absoluto por el diálogo (en contraste con los zapatistas). Dicen que el conflicto violento es un valor intrínseco del ser humano y que “el sistema” usa el diálogo justamente para igualar a quienes no son iguales y evitar la violencia. Justifican el asesinato como una forma de crítica al “sistema”, no como una provocación, no como una chispa para convencer ni provocar un cambio cultural o de ideas, lo justifican como un acto de fuga individual del “sistema de dominación”.

Esta defensa de la fuerza, el sufrimiento, la muerte y la violencia cobra tintes fascistoides, cuando se lee a la luz de las referencias intelectuales más citadas: Nietszche, Ayn Rand, y Ted Kaczynski (el Unabomber). Se logra también reconocer preocupaciones y argumentos que podrían sonar a la novela El club de la pelea de Chuck Palahniuk. La combinación de estas referencias, y las pocas descripciones nostálgicas en sus textos, dan las sensación de leer una diatriba contra la civilización más parecida a las que se suelen hacer en Estados Unidos que en México.

Me pregunto, ¿qué contexto cultural y social produce tan aberrantes actos y justificaciones de la violencia? ¿Es lo que para muchos parece el fracaso de nuestras vidas asociadas, ya sea en nuestras familias, escuelas, trabajos, y comunidades? ¿Es la forma que ha tomado nuestra “civilización” en ciudades con formas que sobre todo están determinadas por intereses financieros? ¿Es la exaltación retórica del individuo, del egoísmo, y el desprecio por la idea de la sociedad?

Con los argumentos e ideas del grupo denominado ITS, se puede sin duda discutir, coincidir o estar en absoluto desacuerdo.

Lo que es inaceptable es el uso del asesinato como una forma de expresión. Ojalá pronto, sin duda con actos de civilización, detengan este ejemplo extremo de individualismo salvaje.



ARTÍCULO ANTERIOR Individualismo salvaje
Editorial EL UNIVERSAL Acteal, justicia pendiente


PUBLICIDAD