aviso-oportuno.com.mx

Suscr�base por internet o llame al 5237-0800




Enriqueta Cabrera

Estado palestino



ARTÍCULOS ANTERIORES

17 de septiembre de 2011
Comenta la Nota

No habrá discurso mas importante en la Asamblea General de Naciones Unidas este año, que el que pronunciará Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina demandando el reconocimiento del Estado Palestino como miembro de pleno derecho en Naciones Unidas.

Al dar a conocer Abbas el contenido de la argumentación que presentará el 23 de septiembre, afirmó en Ramala que el Estado Palestino necesita ser aceptado como miembro de pleno derecho de la ONU para poder seguir adelante con las negociaciones de paz con los israelíes, “necesitamos tener membresía plena en Naciones Unidas con las frontera de 1967 para ir a las negociaciones para solucionar los asuntos…”

Afirmó que no pretende aislar a Israel o quitarle su estatus legal, pero sí quiere “aislar las políticas israelíes”, acabar con la ocupación y convertir la relación en una entre dos estados: “uno ocupado y otro ocupante.” ¿Qué pretende Abbas? Algo que es simple y forma parte del derecho internacional, acabar con la ocupación, “necesitamos un Estado y un asiento en Naciones Unidas.

Un intenso cabildeo internacional (sin éxito) ha tenido lugar en las últimas semanas para intentar que Abbas aceptara una membresía en la ONU como observador y sin derecho a voto. No será así, pero Washington ya advirtió que vetará en el Consejo de Seguridad el reconocimiento del Estado Palestino como miembro pleno de la ONU. Los costos que tendrá que pagar Obama serán elevados, en primer lugar por su falta de congruencia. Hace unos meses planteó a Israel reiniciar las negociaciones con las fronteras anteriores a la guerra de 1967 como punto de partida. El rechazo de Netanyahu fue absoluto.

Vale la pena recordar que la demanda palestina de membresía plena en Naciones Unidas se da en una coyuntura mucho muy complicada para Israel, por la pérdida de aliados incondicionales como es el caso de Egipto, por lo que significa la “primavera árabe”, por los problemas internos que llevaron a grandes movilizaciones de inconformidad en las últimas semanas, como nunca antes en la historia de Israel.

Hay un principio de las relaciones internacionales que es el reconocimiento y el respeto mutuo. Los Estados de Israel y Palestina pueden comenzar por ahí, como dos Estados con reconocimiento internacional y miembros de la ONU. El voto de México, que tiene relaciones y representación de la Autoridad Palestina desde la década de los setenta deberá ser favorable a la membresía plena planteada por Abbas.

Al referirse a las negociaciones con Israel —que no son negociaciones de Estado a Estado— señaló que los palestinos han respondido a los llamados de todos los negociadores internacionales, un actitud que “no ha servido más que para perder el tiempo y para que la ocupación israelí continúe imponiendo los hechos sobre el terreno.” Israel encabezado por Netanyahu continúa construyendo asentamientos ilegales en Cisjordania, que es territorio palestino, violando así el Derecho Internacional e innumerables resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que desde 1948 son letra muerta, entre ellas la Resolución 181 de 1947 que creaba el Estado de Israel y el de Palestina; la 242 de 1967 que seis meses después de la guerra de los seis días, en que Israel ocupó territorio palestino, exigía “la retirada del ejército israelí de los territorios ocupados durante el reciente conflicto” y el “respeto al reconocimiento de la soberanía y la integridad territorial y la independencia política de cada Estado de la región.”

También la resolución 446 del Consejo de Seguridad del 22 de marzo de 1979 en la que se establece que “la creación de asentamientos por parte de Israel en los territorios árabes ocupados desde 1967 no tiene validez legal y constituye un serio obstáculo para el logro de una paz completa, justa y duradera en Oriente Medio”. Siendo Israel miembro de pleno derecho de Naciones Unidas no ha acatado ni éstas ni muchas otras resoluciones que van en contra de la ocupación de territorios palestinos.

Internacionalista



ARTÍCULO ANTERIOR Estado palestino
Editorial EL UNIVERSAL Perfeccionar la democracia


PUBLICIDAD