aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Editorial EL UNIVERSAL

Los cárteles en el DF

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los de...

Más de Editorial EL UNIVERSAL



EDITORIALES ANTERIORES

Escucha al autor
02 de marzo de 2011


Para la Secretaría de Seguridad Pública federal la presencia de los cárteles de las drogas en la ciudad de México es un hecho. Si bien los niveles de violencia observados en nuestras calles no se comparan con lo que sucede en entidades como Nuevo León, Sinaloa o Guerrero, los capitalinos hemos presenciado detenciones de importantes capos que viven en zonas lujosas de la ciudad, fuertes disputas por el control del Aeropuerto Internacional y aun ejecuciones en lugares como Tepito o Iztapalapa.

También los recientes operativos militares desplegados en municipios del Estado de México como Nezahualcóyotl o Ecatepec ya daban cuenta de la cercanía de los cárteles a la capital de la república.

Ahora la Policía Federal asegura que siete grandes cárteles nacionales y una célula de los Mara Salvatrucha operan en las 16 delegaciones del DF, no sólo traficando droga, sino diversificando sus actividades con el secuestro, la extorsión, el cobro de derecho de piso, la trata de personas y el robo a transportistas.

Las autoridades capitalinas han negado la presencia de estas organizaciones criminales en la ciudad, la cual, si acaso, dicen, sería sólo punto de narcomenudeo, y se precian de que vivir en el DF es mucho más seguro que en otras ciudades del interior de la república, donde las disputas por la plaza tienen descontrolada la inseguridad pública.

En términos generales, así ha sido hasta ahora. Pero la experiencia muestra que negarse a reconocer la existencia del problema es el primer paso para permitirle crecer. Pretender que nada pasa y que la ciudad es inmune a los fenómenos criminales sería negligente y demagógico.

Que la delincuencia organizada opere sin más en la ciudad más importante del país, sede de los poderes federales y punto neurálgico del turismo, los negocios y las empresas de México es algo que no nos podemos permitir. Por eso es necesario que las autoridades de los tres niveles de gobierno le expliquen a los capitalinos las acciones para evitar que los criminales “tomen” la plaza o comiencen un baño de sangre inaceptable. También han de explicar las formas y plazos para conjurar tales peligros.

Dicha tarea, además, no podrá hacerse sin cooperación intergubernamental. Para ello, debe reinar un principio de cooperación entre el gobierno federal y el capitalino, antes que comenzar con reproches de carácter político o suspicacias partidistas. Está de por medio la seguridad de vidas y bienes de los capitalinos. En este tema no se puede mezclar lo electoral ni anteponer mezquindades de cálculo político.

 



EDITORIAL ANTERIOR Los cárteles en el DF
Editorial EL UNIVERSAL La tragicomedia de Mexicana


PUBLICIDAD