aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Francisco Ramírez Acuña

La inseguridad en caminos y carreteras



ARTÍCULOS ANTERIORES

01 de marzo de 2011


En la lucha contra el crimen organizado la seguridad en las carreteras constituye una de las piezas fundamentales por tratarse de la libertad de tránsito y de un derecho fundamental del ser humano moverse de un lado a otro sin que nadie se lo impida. A pesar de los muchos esfuerzos que se han hecho, la inseguridad se ha disparado y con ella el fuerte impacto que tiene en los ciudadanos, sus familias y, desde luego, en la inversión, el desplazamiento de las mercancías, la baja en el turismo, que lleva a buscar alternativas, muchas veces más costosas como el uso de otras alternativas de transporte.

Evidentemente la solución no es dejar solas las carreteras, sino encontrar fórmulas, estrategias, compromisos con organismos, organizaciones y particulares para aumentar la seguridad; en el Gobierno del Estado de Jalisco logramos un avance sustancial en la materia con acciones conjuntas, a la mayor vigilancia se agregaron acuerdos con empresas para articular estrategias de protección, por ejemplo en el transporte de la industria electrónica.

Sería irresponsable hacer oídos sordos a las cifras que señalan que anualmente el sector empresarial registra pérdidas a causa de asaltos en carreteras por 9 mil millones de dólares, según un informe publicado a finales del año pasado por la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada e Industrial Satelital.

Por esas fechas, la Oficina del Comisionado General de la Policía Federal reportó que la inseguridad en las carreteras del país aumentó 245 por ciento en los últimos cuatro años.

La delincuencia siempre busca diversificarse, cuando ve que sus ganancias merman a causa de las acciones de las corporaciones de seguridad, en caminos y carreteras se producen secuestros, robo de vehículos y mercancías, asalto contra turistas, empleados y trabajadores; entre otras prácticas de los delincuentes. A lo largo de los caminos es posible observar la venta ilegal de combustibles que son sustraídos de la red de Pemex, partes y vehículos de dudosa procedencia, animales, muchas veces especies en proceso de extinción, en las poblaciones se llega a saber de la compra-venta de productos a precios por debajo de mercado que son robados, el cobro de cuota de paso por parte de grupos delictivos que controlan algunas zonas, entre otros ilícitos.

Todos conocemos casos de personas atracadas en los caminos y deberemos reconocer que tampoco ayuda que aún se sufre la presencia de elementos policiacos y de aduanas corruptos.

En el pasado los asaltantes de los caminos fueron sometidos incluso a pena de muerte. En los archivos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se registra que en 1943 se presentó en el Distrito Federal el primer proceso de esta naturaleza cuando tres individuos fueron aprehendidos e identificados como los asaltantes de un matrimonio en la carretera México-Cuernavaca, fue entonces que se configuraron los delitos en la llamada Ley de Emergencia, que establecía pena de muerte contra salteadores de caminos en despoblado.

No se trata de regresar a esos extremos, pero sí establecer penas que realmente inhiban a quienes han hecho de caminos y carreteras zonas de temor y riesgo para la población.

De verdad nos da mucho gusto la rápida detención de los presuntos responsables de la muerte del agente del Servicio de Inmigración y Aduanas estadounidense, Jaime Zapata; pero ¿y todos los demás? Desde hace por lo menos dos años, se sabe que la ruta San Luís Potosí a cualquier lugar de frontera de nuestro país con Estados Unidos, es sumamente peligrosa, hay quienes aseguran que los que transitan por esas carreteras llevan un 40 por ciento de probabilidades de ser asaltados o asesinados.

Por ello es imprescindible reforzar las acciones de las corporaciones de seguridad, revisar a profundidad el marco jurídico para castigar de manera ejemplar a los delincuentes de caminos, el uso de herramientas y mecanismos tecnológicos y acciones conjuntas de la sociedad para dar golpes estratégicos. Esperemos que pronto se recupere la seguridad de todas las vías de comunicación de nuestro país.

Diputado federal por el X Distrito Electoral en Jalisco.



Editorial EL UNIVERSAL Los cárteles en el DF


PUBLICIDAD