aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Macario Schettino

Empleos

Macario Schettino se dedica al análisis de la realidad, en particular la de México, desde una perspectiva multidisciplinaria: so...

Más de Macario Schettino



EDITORIALES ANTERIORES

05 de enero de 2011
4 comentarios | 2,536 lecturas

www.macario.com.mx; Twitter: @mschetti

Con eso, al cierre de 2010 debemos tener poco más de 14 millones 736 mil asegurados en el IMSS que son trabajadores, es decir, que no son estudiantes, jubilados, o asegurados por cuenta propia. Esta cifra es la máxima en la historia de la institución, de forma que se ha recuperado lo perdido durante la crisis. Es, sin duda, una buena noticia.

Estos empleos son formales, en tanto que todos están asegurados, característica indispensable de la formalidad bien definida. No todos son empleos permanentes, sin embargo. Poco más de 2 millones, de los más de 14 mencionados, son empleos eventuales, cosa del 15%. Más de lo tradicional, aunque no mucho más. En promedio, los eventuales suelen ser 12% del total. Digamos que se han generado 3% más empleos eventuales de lo normal, cosa de 30 mil plazas, que no es nada extraordinario.

En cuanto a la calidad de los puestos de trabajo, la forma de evaluar que tenemos a la mano es el ingreso promedio. Antes de la crisis, los asegurados en el IMSS promediaban un ingreso de 3.95 salarios mínimos. Durante los primeros 11 meses de 2010, el ingreso promedio fue de 3.90 salarios mínimos. Tampoco es una diferencia espectacular.

En suma, efectivamente el gobierno tiene algo para felicitarse: hay un poco más de empleos que antes de la crisis (es decir, octubre de 2008), y esos empleos son razonablemente similares en términos de permanencia e ingreso. Hasta ahí las felicitaciones.

El problema es que han pasado más de dos años de la quiebra de Lehmann Brothers, evento que desató la peor crisis financiera en ocho décadas, y aunque el desempeño económico de México no es nada malo, ni mucho menos la recuperación del empleo, los dos años implican muchos miles de personas que no han podido encontrar espacio en el mercado laboral.

De acuerdo con el mismo Javier Lozano, la cifra de empleos formales que se deberían crear es de 800 mil al año, de forma que hay poco más de un millón y medio de mexicanos que, en los dos últimos años, quedaron fuera. Se han sumado a muchos millones más que desde hace muchos años no encuentran empleo. En la década de los años 70, cuando el despilfarro creaba empleos sin sustento, apenas se generaban poco más de 300 mil al año; en los 80, el promedio es de 225 mil; en la década de los 90, de 250 mil, y en la década que acaba de terminar, 220 mil. En todos los casos, me refiero a trabajadores asegurados en el IMSS.

En esas mismas décadas, la población se multiplicaba. En los 70, 17 millones más de mexicanos; 14 en los 80 y un poco menos en los 90; casi 13 millones más en esta primera década del siglo (ya contando la sorpresa del censo). A grandes números, creamos un empleo por cada cinco o seis nuevos mexicanos.

Y así ha sido por ya 40 años, que incluyen a gobiernos del PRI revolucionario, del PRI neoliberal, y al PAN.

Nos salvaba de una crisis social mayúscula el campo en los 70, la informalidad y la migración en los siguientes 30 años. Hoy, según las primeras interpretaciones del censo, parece que la migración no es ya una válvula de escape, al menos no muy significativa. Y eso de seguir sumando medio millón de mexicanos al año a la informalidad tendrá que terminar en algún momento, ya no muy lejano.

Pero no se pueden generar empleos si la productividad no se incrementa. Ya hablamos de los empleos de los años setenta, que eran ficticios porque detrás de ellos no había incremento alguno de productividad. Nos ganamos una crisis de la que no hemos podido salir, bien a bien, treinta años después. Y por si hubiese duda, lo mismo les ocurre ahora a los estadounidenses, que crearon empleos igualmente ficticios en los primeros años del siglo XXI, y por eso hoy no pueden bajar su tasa de desempleo del 10%. Y en Europa, lo mismo, pero con tasas superiores.

Quienes generan los empleos son las empresas, de forma que necesitamos más empresarios si queremos más empleos. Y aunque suele decirse que la micro y pequeña empresa es importante porque da muchos empleos, son precisamente muy improductivos, y por eso la gran mortalidad en ellas. Lo que se necesita es tener empresas exitosas, sin importar su tamaño, y para lograrlo, cualquier medida que tomemos será provechosa. Es tradición mexicana despreciar a los empresarios, sin entender que sin ellos no se pueden crear empleos. Así que no tenemos más que dos opciones: o seguimos creando 250 mil empleos cada año, en promedio, como lo hemos hecho por 40 años, o nos decidimos a construir un entorno favorable a la creación de empresas.

Si, por algún milagro, el segundo camino es el elegido, lo que hay que hacer ya lo sabemos: reducir los trámites, incrementar la competencia, facilitar el crédito, obligar al cumplimiento de contratos, hacer flexible la contratación y despido de personal, nada muy difícil de hacer, una vez que uno se ha convencido del camino. Ahora que si seguimos pensando, como nos enseñaron los libros de texto gratuito, que los malos son los empresarios, pues habrá que ir pensando en dónde acomodar ese medio millón de mexicanos que, año tras año, no encontrarán cómo ganarse la vida en el mercado formal.



EDITORIAL ANTERIOR Empleos
Editorial EL UNIVERSAL Debatir ideas, no adjetivos


PUBLICIDAD




4 Comentarios Mostrar: Recientes | Polémicos | Votados

Sólo se permitirán participaciones con menos de 500 caracteres.

Comentarios: 1 - 4     

REPORTA  ABUSO
Este espacio es regulado por la propia comunidad. ¿Crees que el comentario, avatar o imagen que lo acompaña son inapropiados? REPÓRTALO
(Con cinco reportes el post será eliminado automáticamente)


México 05 de enero del 2011 23:25

Para obligar al cumplimiento de contratos y hacer flexible la contratación y despido de personal se requiere una reforma laboral; reducir los trámites es fácil; facilitar el crédito es difícil porque la mayoría de los bancos son extranjeros y porque el gobierno toma enormes cantidades de crédito que deberían tomarlo los empresarios, el gobierno sólo lo lograría si redujera drásticamente su gasto corriente; incrementar la competencia es lo más difícil, requiere acabar con monopolios.

Xalapa 05 de enero del 2011 13:56

Pues sólo los cerrados de mollera son incapaces de entender lo que dice don Macario: los empleos los crean quienes emprenden un negocio, sea un changarro, un lavado de coches, una fonda, una zapatería, un taller mecánico, una escuela privada, un cultivo de hortalizas, etc. o medianas y grandes empresas. Los empleos no aparecen por arte de magia, son producto de la necesidad y del arrojo de quienes para ganarse la vida fabrican algo o dan algún servicio o venden un producto. Son empresarios.

Distrito Federal 05 de enero del 2011 11:21

Como cree maestro, si el camino es continuar con las dádivas sociales, cobrarle a los mas ricos para darle a los mas pobres (Aun cuando no generen nada y no los saquemos de la pobreza), los cambios solo los quieren las transnacionales que nos quieren saquear, etc. Ojala entendamos que la revolución y su modelo fracasaron desde los 80.

Distrito federal 05 de enero del 2011 10:05

Ya encontre quien les hace sus discursos sobre el empleo al chaparrito inutil y a su escudero lozanito.


Crea comunidad. Comenta, analiza, critica de manera seria. Mensajes con contenido vulgar, difamatorio o que no tenga que ver con el tema, serán eliminados. Sólo se permitirán participaciones con menos de 500 caracteres.

Lee las normas | Políticas de uso | Políticas de privacidad




Mostrar: Recientes | Polémicos | Votados

Sólo se permitirán participaciones con menos de 500 caracteres.

Comentarios: 1 - 4     

REPORTA  ABUSO
Este espacio es regulado por la propia comunidad. ¿Crees que el comentario, avatar o imagen que lo acompaña son inapropiados? REPÓRTALO
(Con cinco reportes el post será eliminado automáticamente)