aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Regina Kuri

Hijos de padres adictos



EDITORIALES ANTERIORES

08 de julio de 2010
Comenta la Nota , 319 lecturas

Quizá pensemos que la codependencia o coadicción sólo se da en las parejas de los adictos, sin embargo no es así, los hijos que crecen y se educan en una familia donde hay un enfermo también la desarrollan, generando la perpetuidad de la enfermedad si no se aplica algún método de recuperación.

Los hijos de padres alcohólicos o drogodependientes van adoptando sentimientos encontrados durante su desarrollo, ya que por un lado la situación puede provocarles enojo y resentimientos, pero por el otro, también experimentan mucha culpa. Los hijos de padres adictos piensan y sienten que son causa y razón de los comportamientos destructivos de los padres.

Si el individuo creció en una entorno donde alguno de los padres sufre o sufría una adicción, existen más probabilidades, tanto de que la genere él mismo, como de que se involucre emocionalmente con un adicto, y por lo general no encuentre alguna recuperación.

Las familias adictivas muchas veces producen hijos que acaban en los extremos de una misma línea, por ejemplo, podrían acabar abusando del alcohol o en el extremo opuesto, convertirse en abstemios totales.

La enfermedad desmantela a la familia hace que sus miembros terminen enfrentándose a la misma adicción desde distintas perspectivas.

Algunos se volverán adictos y otros desarrollarán maneras enfermas de lidiar con el asunto, desde luego basadas en lo que han visto y experimentado desde el inicio de su crecimiento.

De cualquier manera, tanto el adicto como el familiar viven dependiendo de una ilusión o fantasía; el primero cree que la droga aliviará su dolor y que controla su consumo, y el segundo en que su calvario se acabará una vez que haya logrado que el adicto deje sus conductas destructivas. Los dos piensan que la siguiente vez será diferente, pero la realidad es que se termina siempre en lo mismo.

Se generan códigos de comunicación, dinámicas que de alguna manera les funcionan para subsistir, aunque esto no signifique que sean felices o vivan en plenitud y mejore su situación.

Pasa el tiempo y la dependencia del uno al otro crece, y cuando los hijos de padres alcohólicos o adictos intentan relacionarse fuera del núcleo familiar de origen, tienden a hacerlo con personas que hablen su mismo idioma, buscando su contraparte.

Desde luego que esta búsqueda selectiva no es a un nivel consciente sino mucho más profundo, reside en un nivel emocional que va más allá de las palabras o de alguna atracción física. Probablemente estos individuos se pregunten por qué siguen relacionándose con el mismo tipo de personas que normalmente terminan provocándoles dolor; la razón es porque energéticamente se entienden, se hablan, se comunican de la misma manera equivocada, aprendida en la niñez o juventud desde el hogar.

Los padres adictos cambian constantemente de posición dentro de la familia, algunas veces actúan como niños irresponsables y otras como padres de familia responsables y preocupados por sus hijos. En consecuencia, estos, en el intento por adaptarse y no perder comunicación, juegan también con estos cambios, de manera que se contrapongan los comportamientos y se pueda dar un equilibrio.

El crecer en un sistema adictivo, presenciar grandes cambios en la estructura familiar, la inestabilidad y confusión en los mensajes mandados por los padres, le provoca al niño mucho dolor y desconcierto psíquico, además le enseña a adoptar la lógica adictiva en su propia vida y eventualmente la aplicará en sus relaciones personales.

Es importante buscar la recuperación, no sólo porque la adicción afecta personalmente, los padres creen que pueden esconder su consumo y que los hijos no se dan cuenta, sin embargo ellos captan todo tipo de mensajes y la desventaja es que no tienen la madurez suficiente para poner las cosas en contexto, causando grandes daños futuros en su vida personal.

Sígueme en Twitter @reginakuri



EDITORIAL ANTERIOR Hijos de padres adictos
Editorial EL UNIVERSAL La obesidad infantil sí deja


PUBLICIDAD




Columnas Recomendadas

Crea comunidad. Comenta, analiza, critica de manera seria. Mensajes con contenido vulgar, difamatorio o que no tenga que ver con el tema, serán eliminados.

Lee las normas | Políticas de uso | Políticas de privacidad