aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Ernesto López Portillo

Bienvenida la “colombianización” de México

Ernesto López Portillo Vargas nació en la Ciudad de México el 30 de septiembre de 1968. Es fundador y Director Ejecutivo del In...

Más de Ernesto López Portillo

25 de mayo de 2010
4 comentarios | 6,499 lecturas

Muchos comparan a México y Colombia, pero casi nadie lo hace con información y análisis. Como suele suceder, los medios de comunicación y los políticos han encontrado la manera de simplificar el asunto para llevarlo a los grandes auditorios sin mayor argumentación. En este caso, se han encargado de popularizar la comparación por medio del término “colombianización”, según el cual, a mayor violencia en México, mayor es su parecido a Colombia. En realidad, el intento de comparación superficial no ayuda en nada y cae por tierra cuando se mira con cuidado lo que sucede aquí y allá. De hecho, las elecciones presidenciales del próximo domingo en Colombia muestran un fenómeno respecto del cual México y muchos otros países deberían aprender.

Compite por la presidencia de ese país sudamericano Antanas Mockus, quien en su primer periodo como alcalde de Bogotá redujo los homicidios en 28% (1995-1997), mientras que en su segundo mandato en el mismo cargo lo hizo en 34% (2001-2004). Lo acompaña para la vicepresidencia Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín, quien entregó el cargo luego de reducir a la mitad los homicidios (2004-2007). Por si fuera poco, acompañan a esa fórmula política Enrique Peñaloza y Luis Eduardo Garzón, ambos también ex alcaldes de la ciudad capital con resultados contundentes reportados en el mismo sentido: 24% entre 1998-2000 el primero y 25% el segundo entre 2004 y 2007. Dicho de otra manera, a partir de agosto próximo podría gobernar Colombia un equipo político experto en la reducción de la violencia. Y desde este ángulo, bien podríamos darle la bienvenida a la colombianización de México porque, de punta a punta, en nuestro país no es posible encontrar fórmula de gobierno alguna con esas capacidades y resultados en la construcción de ciudades seguras.

Conocí al doctor Hugo Acero en Santiago de Chile en 1997, durante el primer curso de evaluación de proyectos de seguridad ciudadana. Como miembro del equipo de gobierno de Mockus, él presentó en los talleres de capacitación los primeros esfuerzos de transformación de Bogotá, bajo el paradigma de cultura ciudadana. Quedé absolutamente impresionado y desde ese momento hasta la fecha no he quitado la mirada de lo que sucede en Colombia. Luego de aquel curso, tan pronto pude organicé mi primera visita a la capital y, gracias al apoyo de Acero, pude llevar a cabo decenas de entrevistas con autoridades, organizaciones de la sociedad civil, académicos y periodistas. El primer gran impacto fue luego de escuchar la explicación que múltiples funcionarios hacían del proyecto de cultura ciudadana. Por primera vez en mi vida, testifiqué un gobierno cabalmente alineado en un solo proyecto. La cereza del pastel fue cuando encontré que la policía se definía a sí misma como parte de un proyecto político de reconstrucción de la convivencia.

Los cuatro políticos antes citados aportaron a experiencias de convivencia que están siendo estudiadas en el circuito internacional. Se cuentan por centenas los materiales y eventos mediante los cuales se viene diseminando lo ahí aprendido. El punto medular de los resultados exitosos a manos de esos gobiernos fue haber puesto al ciudadano en el centro de sus fórmulas. Mockus viene de una larga trayectoria académica y, desde su vastísimo marco teórico, construyó un gobierno pedagógico encaminado a empoderar al ciudadano en el ejercicio de sus derechos y en el cumplimiento de sus responsabilidades. La columna vertebral de su concepción política está en la activación de un cambio en la convivencia. La seguridad, en consecuencia, se construye desde la convivencia, perspectiva que nutre la concepción integral y democrática de procesos participativos masivos que cerraron el paso a la violencia. Su éxito fue tal que decenas de miles de familias acudieron al llamado para pagar un impuesto extra voluntario, en beneficio de la ciudad. Así las cosas, si acaso fuera posible comparar, desde este ángulo habría que decir: ¡bienvenida la colombianización de México!

Director ejecutivo del Institutopara la Seguridad y la Democracia, AC



Editorial EL UNIVERSAL Crisis de Estado


4 Comentarios Mostrar: Recientes | Polémicos | Votados
Comentarios: 1 - 4     

México 25 de mayo del 2010 14:17

Me parece que los que descalifican al primer vistazo la nota o a su autor son los mismos que utilizan términos a la ligera(como colombianización)por no tomarse la molestia de informarse antes de lo que dicen y de lo que leen.

Veracruz 25 de mayo del 2010 14:10

NOMAS CON VER TU APELLIDO COMPUESTO, GUACALA !!!!!!!!!! AL PRESIDENTE QUE CHAMAQUEARON LOS GRINGOS !!!!!!!!!!! DEBERIA DARTE VERGUENZA

Toluca 25 de mayo del 2010 11:37

DE FLOJERA LA NOTA

DF 25 de mayo del 2010 08:38

Asi es y desgraciadamente estamos a años luz todavia de la colombización. Pero uno nunca sabe, tal vez por ahi sugirá alguien que entienda y tenga lo que se necesita. Una cosa es clara, un tal asi no anda en los pasillos del PAN, ni del PRI, ni del PRD.


Crea comunidad. Comenta, analiza, critica de manera seria. Mensajes con contenido vulgar, difamatorio o que no tenga que ver con el tema, serán eliminados.

Lee las normas | Políticas de uso | Políticas de privacidad


PUBLICIDAD




Columnas Recomendadas