El Universal Editoriales
 
 Buscar en: 
 
 
   
    Inversión y crecimiento
José Luis Calva
1 de diciembre de 2006

Después de observar que los coeficientes de inversión fija bruta (en maquinaria, equipo y construcciones) registrados en América Latina (19% del PIB durante el periodo 1997-2005) "resultan insuficientes para sostener una tasa de crecimiento como la que nuestra región necesita para generar un volumen de empleos formales capaz de contribuir a aliviar la delicada situación social", la Comisión Económica para América Latina -en su Estudio económico 2005-2006 , recientemente publicado- estima que la región requiere alcanzar un coeficiente de inversión física total (inversión fija bruta más acumulación de inventarios) situado entre 24% y 27% del PIB, a fin de lograr la tasa de crecimiento económico mínima requerida de 6% anual. (En el periodo 1997-2005, la tasa de inversión física total en América Latina apenas representó 20.9% del PIB; y la tasa promedio de crecimiento económico apenas ascendió a 2.7% anual).

México no es la excepción: los coeficientes de inversión fija bruta observados durante el gobierno de Vicente Fox (19.2% del PIB durante el periodo 2001-2005) y de inversión física total (21.2% del PIB), correlacionados con la reducida tasa de crecimiento económico observada (1.8% anual durante ese quinquenio), han resultado también insuficientes para generar los empleos formales demandados por las nuevas generaciones. De hecho, durante el primer quinquenio del "gobierno del cambio" no sólo no se generaron, sino se perdieron 17 mil 619 empleos formales permanentes (registrados en el IMSS).

El círculo virtuoso entre el crecimiento económico sostenido y la elevación consistente de los coeficientes de inversión, que nuestro país había experimentado bajo el modelo económico de la Revolución Mexicana (cuando el PIB creció a una tasa media de 6.1% anual entre 1934 y 1982; mientras que el coeficiente inversión fija bruta saltó de 7.4% del PIB en el sexenio 1941-1946, a 15.4% del PIB en el de 1959-1964, y a 22.7% del PIB en el de 1977-1982; y, además, el coeficiente de inversión total pasó de 7.5% del PIB en 1941-1946, a 20.5% del PIB en 1965-1970 y a 24.6% del PIB en 1977-1982), es un círculo virtuoso que no ha vuelto a ser reencontrado.

Durante los 23 años cumplidos de experimentación neoliberal (1983-2005), la tasa media de crecimiento del PIB ha sido de apenas 2.4% anual; y el coeficiente de inversión fija bruta, en vez de incrementarse, ha retrocedido a 19.1% del PIB en promedio, en tanto que la inversión total descendió a 21.9% del PIB en promedio.

Algo fundamental ha fallado en la estrategia neoliberal. De manera reiterada, los gobiernos neoliberales han ofrecido elevar las tasas de crecimiento, ahorro e inversión. Por ejemplo, el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 postuló que "la inversión total debía exceder anualmente 24% del PIB", financiada principalmente con ahorro interno "para que a finales de siglo éste equivalga por lo menos a 22% del PIB".

Este objetivo no era ambicioso: países como Corea del Sur, China, Malasia o Indonesia, cuyas tasas de inversión superaban 30% del PIB, con una expansión económica superior a 7% anual, habían alcanzado coeficientes de ahorro interno superiores a 30% del PIB (destacando China, con una tasa de inversión de 40% del PIB, un crecimiento económico del superior a 10% anual y una tasa de ahorro interno de 42% del PIB).

Tampoco era un objetivo exagerado a la luz de nuestra propia experiencia histórica. Por eso, durante la LX Convención Bancaria, realizada en marzo de 1997 (véase El Financiero, 9/III/97), el entonces secretario de Hacienda, Guillermo Ortiz amplió las metas, proponiendo "aumentar el ahorro interno y la inversión para que el primero represente 25% del PIB al término del sexenio y la segunda 27%". Sin embargo, los resultados fueron distintos de los proyectados: la inversión fija bruta representó apenas 19.5% del PIB; el ahorro interno bruto ascendió a 21.2% del PIB; y la tasa de crecimiento económico se redujo a 3.4% anual durante ese sexenio.

En general, durante casi un cuarto de siglo de experimentación neoliberal, no sólo han descendido los coeficientes de inversión, sino también los de ahorro interno: durante el periodo 2001-2005 el ahorro interno apenas representó 19.6% del PIB. Contrario sensu, bajo el modelo económico precedente al neoliberal, el coeficiente de ahorro interno había pasado de 7.8% del PIB en el sexenio 1941-1946, a 15.5% del PIB en el sexenio 1959-1964 y a 20.7% del PIB en el sexenio 1977-1982.

Una estrategia económica incapaz de generar un círculo virtuoso de crecimiento sostenido y elevación consistente del ahorro interno y la inversión debería ser sometida a profunda revisión y reemplazada por una estrategia más eficiente.

En realidad, lo que asombra no son los resultados del modelo neoliberal, sino la desmesurada soberbia con la que este modelo es mantenido por una élite tecnocrática que se arroga el ministerio de poseedora exclusiva de la verdad.

Investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM

 
BÚSQUEDA
Autor:  
 

PERFIL
 
Investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM. Especialista en economía agrícola y desarrollo rural, fue distinguido con el Premio Nacional de Periodismo en 1999, por artículo de fondo publicado en EL UNIVERSAL, donde colabora desde mayo de 1995. Ha impartido numerosos cursos en universidades de México y el extranjero y participado como ponente en más de 200 seminarios y congresos científicos. Entre sus logros se cuentan también el Premio en Investigación Económica "Maestro Jesús Silva Herzog" 1999, el Premio Universidad Nacional 2001 en ese mismo ramo y el Primer Premio Nacional de Periodismo en Análisis Económico 2001, otorgado por el Club de Periodistas de México, A.C.
 
Editoriales anteriores
 
Para salvar al campo 24-noviembre-2006
 
Asimetrías agrícolas 17-noviembre-2006
 
Potencialidades agrícolas 10-noviembre-2006
 
Los plazos se cumplen 3-noviembre-2006
 
Balance del sexenio 27-octubre-2006
 
 
- A   A   A +
El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Mapa de sitio
© 2006 Copyright El Universal Online México, S.A. de C.V.