El Universal Editoriales
 
 Buscar en: 
 
 
   
    México en APEC
Eugenio Anguiano
22 de noviembre de 2006

Los pasados días 18 y 19 del mes en curso tuvo lugar en Hanoi, capital de Vietnam, la 14 reunión de líderes económicos del Foro de Cooperación Económica en Asia-Pacífico, más conocido como APEC, por las siglas en inglés del nombre de este mecanismo de conferencias y consultas intergubernamentales en el que participan 19 países y dos territorios: Taiwán, que se considera país aunque la ONU no lo reconozca como tal, y que tuvo que adoptar el nombre de "Taipei chino" para poder participar en APEC, y Hong Kong, que goza de enorme autonomía pero jurídicamente es, desde julio de 1997, una región administrativa especial de China.

Nuestro país está entre los 21 miembros de este singular grupo, que sin ser formalmente una organización, como la destinada a la cooperación económica y el desarrollo (OCED), ni mucho menos un organismo regional o internacional formal, tiene una importancia toral en los esfuerzos iniciados en 1989 por los gobiernos de 12 países con litorales en el océano Pacífico -10 de ellos en su parte asiática o ribera occidental, y dos en la orilla oriental o americana (Canadá y Estados Unidos)- para crear en un futuro mediato no definido una comunidad de Asia-Pacífico que comprende a varias de las economías más importantes o más dinámicas del mundo.

Fue el presidente Carlos Salinas quien buscó el ingreso de nuestro país al foro citado, casi desde el momento en que comenzaron las negociaciones para la creación de una zona de libre comercio en América del Norte, dado que los dos inminentes socios de México eran también fundadores del APEC. Por su parte, este mecanismo se hallaba en expansión y en 1991 se había concretado la adhesión de las llamadas "economías chinas" -República Popular China, Hong Kong (entonces todavía colonia británica) y Taiwán-, en un golpe de gran visión política, a la luz del conflicto histórico de "las dos Chinas". Para acomodar a los adversarios se adoptaron nombres que no son un mero eufemismo, sino pragmatismo diplomático puro: en vez de países y territorios, desde 1992 a los miembros del APEC se les denomina "economías" y a sus jefes de Estado o de gobierno "líderes económicos".

El ingreso de México al APEC se logró con ciertas dificultades y con la oposición de Malasia y otros países que no veían vínculos comerciales, financieros o logísticos de importancia entre el Pacífico occidental y el ex virreinato de la Nueva España, que había participado activamente desde fines del siglo XVI y hasta principios del XIX en la primera ruta transpacífica comercial de la historia. Fue en noviembre de 1993, durante la primera cumbre del APEC, promovida y auspiciada por EU (los cuatro años anteriores la reunión anual de más alto nivel era la de ministros de relaciones exteriores y comercio), que se aprobó la entrada de México y, a partir de 1994, los presidentes mexicanos comenzaron a acudir ininterrumpidamente a los encuentros cimeros del foro e incluso el correspondiente a 2003 se efectuó en Los Cabos, Baja California Sur.

El APEC pasa por un momento crítico de transición, dado que el sistema de integración abierta y de consensos voluntarios está resultando insuficiente para lograr las metas de liberalización y facilitación de comercio e inversiones, y de cooperación científica y técnica que se fijó el foro. No obstante, los encuentros anuales de líderes son muy útiles para que cada uno impulse los intereses de su país o territorio, además de que aún queda margen de maniobra colectiva de relevancia; por ejemplo, los esfuerzos para sacar de su atolladero a las negociaciones de la ronda de negociaciones económicas multilaterales de Doha, en el marco de la OMC.

La ausencia de Vicente Fox en el encuentro de Hanoi, causada por la desautorización del Congreso de la Unión para que el Presidente viajara, se interpretó, sin duda, como una señal más de que el Estado mexicano tiene escaso interés en formar parte de proyectos visionarios como el de Asia Pacífico y no como una decisión interna motivada por problemas serios. Es cierto que en la fotografía de los líderes el lugar de nuestro país quedó ocupado por el secretario de Economía, y que Perú estuvo representado por el primer vicepresidente, amén de que "Taipei chino" siempre lo está por una personalidad no gubernamental porque Pekín no permite la presencia del presidente, el primer ministro o un ministro de Taiwán.

Si realmente quiere diversificarse el intercambio de México con el exterior y se busca insertar al país en una región caracterizada por el gran dinamismo de las economías que la forman y de sus flujos comerciales, de inversiones y de innovaciones tecnológicas, no debe volverse a descuidar el APEC, aun cuando sea en los aspectos protocolarios. Ese foro es uno de los espacios políticos más significativos del momento internacional actual, como lo prueba la lista de países en espera de acceder al mismo, cuando el APEC se decida a incrementar el número de sus miembros.

Profesor investigador de El Colegio de México

 
BÚSQUEDA
Autor:  
 

PERFIL
 
Estudió Economía en la UNAM y en universidades de Gran Bretaña. Fue embajador de México en América Latina, Europa y Asia donde representó a nuestro país dos veces en China. Ha sido profesor-investigador en la UNAM y otras instituciones de enseñanza superior tanto nacionales como extranjeras; desde julio de 1994 está asociado a El Colegio de México donde actualmente coordina el programa de estudios APEC. El Club de Periodistas de la Ciudad de México le otorgó en 1999 el primer premio de periodismo.
 
Editoriales anteriores
 
Diplomacia mermada 15-noviembre-2006
 
Crisis nacional 8-noviembre-2006
 
Muro fronterizo 1-noviembre-2006
 
Relevo en la ONU 25-octubre-2006
 
Saldo sexenal 18-octubre-2006
 
 
- A   A   A +
El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Mapa de sitio
© 2006 Copyright El Universal Online México, S.A. de C.V.