El Universal Editoriales
 
 Buscar en: 
 
 
   
    Oportunidad al diálogo
EDITORIAL DE EL UNIVERSAL
17 de agosto de 2006

El presidente Vicente Fox anunció ayer su total disposición para abrir un diálogo con las fuerzas políticas que sea necesario y resolver el conflicto electoral. De hecho, el vocero Rubén Aguilar dijo que el gobierno se mantiene en contacto permanente con dirigentes de la coalición Por el Bien de Todos, orientado a establecer pláticas de solución.

Si esto es así, la revelación constituye una sorpresa, pues hasta ahora parecía que el presidente Fox se mostraba alejado de la seria controversia planteada por quienes se sienten defraudados por el proceso electoral y sus resultados y tienen una estrategia para escalar la protesta, de los plantones, tomas de autopistas y campamentos en las principales vialidades de la capital de la República a la desobediencia civil.

El jefe del Ejecutivo propone la búsqueda conjunta de la unidad y el diálogo para defender la democracia y las instituciones, como responsable principal de la normalidad de la vida política y social de México. Bien.

Es la tercera vez que esta semana el presidente Fox hace un llamado a respetar las instituciones, la paz y la armonía social, después de que el lunes se suscitaron los enfrentamientos entre partidarios del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador que intentaban acampar frente al Palacio Legislativo de San Lázaro y los miembros de la Policía Federal Preventiva que lo impidieron. Esto significa que asume su función como Ejecutivo del país y responsable, asimismo, de la gobernabilidad de la nación.

El mismo presidente Fox dice estar dispuesto a participar personalmente en el diálogo. Bien. Con todo, la atención cuidadosa del Presidente deberá conducir a un resultado justo, benéfico para las partes y, sobre todo, congruente con la voluntad ciudadana expresada hace mes y medio exactamente. Esa es la tarea de un mandatario.

México va a cumplir siete semanas de desazón por el conflicto postelectoral, que altera la vida social, repercute en la actividad económica y tensa la vida política.

Eso es de suyo grave. Lo peor es que este enfrentamiento pudiera desbordarse con consecuencias muy serias para la estabilidad nacional, si no se convienen formas para encauzarlo hacia soluciones razonables y sensatas para el futuro del país, más allá de las ambiciones personales inevitables.

La función de todo mandatario es, precisamente, dialogar, negociar y convenir con inteligencia y buena voluntad con todos los actores políticos y sociales, es decir, que actúe como político en momentos de alta densidad política.

La convocatoria del presidente Vicente Fox Quesada es una oportunidad que permite la participación libre de todos, sin que nadie sienta que ha claudicado, y desdeñarla sería impropio de todo buen demócrata, habida cuenta de que ello no significa traicionar principios, sino actuar con la altura de miras que promete a sus seguidores.

Las pretensiones de cualquiera de las partes deben ser sensibles a los requerimientos del total de los mexicanos.

Los estadistas piensan, precisamente, en el Estado y no sólo en una parte de éste; no lo echemos en saco roto.

 
BÚSQUEDA
Autor:  
 

PERFIL
 
Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humanos, son los principios que rigen la editorial que día a día publica EL UNIVERSAL en torno a los acontecimientos principales en México y el resto del mundo.
 
Editoriales anteriores
 
Atenco a la Corte 16-agosto -2006
 
Ayer en San Lázaro 15-agosto -2006
 
El peso de la ley electoral 14-agosto -2006
 
Los jóvenes, aquí y ahora 12-agosto -2006
 
En el DF, nueva drogadicción 11-agosto -2006
 
 
- A   A   A +
El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Mapa de sitio
© 2006 Copyright El Universal Online México, S.A. de C.V.