Tour de los cines porno en el Centro Histórico

En este recorrido guiado no te recomendamos sentarte en una butaca
En estos cines, alguna vez se anunció el filme de culto Garganta Profunda. (Foto: Archivo El Universal)
En estos cines, alguna vez se anunció el filme de culto Garganta Profunda. (Foto: Archivo El Universal)
03/09/2017
19:00
Viridiana Ramírez
-A +A

[email protected]

Pocos, pero todavía existen. Son los cines porno del Centro Histórico, los que todavía conservan su marquesina que alguna vez anunció Garganta Profunda, el hit de las películas XXX, en la década de los setenta.

Lo que sucede en su interior siempre ha sido motivo de morbo, bueno, al menos para los que todavía no se atreven a comprar un boleto para sentarse en sus butacas (donde pasa de todo) y ver una función. Para ahorrarte la pena, hay un recorrido guiado que te revela algunos secretos de estos sitios.

Primera función
“Antes de entrar deben saber que en los cines porno hay un lenguaje de códigos”, dice David García, el guía: quedarse en medio del corredor significa que buscas una compañía con la que deseas tener algo más después de la función. Y, si escuchas que alguien manipula varias veces una bolsa de plástico o papel, será mejor que no te sientes a su lado, pues podría estar teniendo “acción” con otra persona.

Con esas instrucciones se entra al Cine Venus, en República de Chile, casi esquina con Belisario Domínguez. La guarida erótica de hombres entre 40 y 70 años se estableció en uno de los edificios más elegantes de los años cincuenta.

El pasillo para llegar a las salas está repleto de de carteles con desnudos, igual que los folletos que reparten invitándote a la permanencia voluntaria. En silencio, para no interrumpir la función, puedes ver que todavía conserva sus butacas de hierro y sus dos lunetas.

He aquí el primer secreto: José Luis Cuevas estuvo aquí y se inspiró para crear su acuarela erótica de gran formato Cine Venus, misma que se puede apreciar en el museo del artista, ubicado en la calle Academia 13, Centro.

1intercalada_03recorrido_cines_porno_savoy_cdmx1.jpg (Foto: Istock)

Última función

El cine porno más antiguo del Centro Histórico es el Savoy, abierto desde 1943 sobre 16 de Septiembre y Eje Central. Sus instalaciones formaron parte del Convento de San Francisco, donde radicaba la sede de la orden franciscana.

La característica principal del Savoy son sus salas en penumbra divididas para hetero y homosexuales. Lo que sucede dentro ya se sabe. No te atrevas a cuestionar sobre el pudor.

El grupo se detiene en uno de los pasillos para escuchar a David decir, en voz baja, que la Sala Royal está designada para tener sexo abiertamente y que si quieren entrar es bajo su propio riesgo. Lo mismo sucede si quieren sentarse en alguna de las butacas; deben estar listos para manchar su ropa con residuos extraños.

Al salir del Savoy, la luz de la tarde los deslumbra. Ya no escuchan gemidos exagerados, solo las melodías de los organilleros.

Si quieren continuar la ruta por cuenta propia, deben dirigirse a la explanada del metro Pino Suárez, donde está la “casa de las recogidas”, la primera casa de prostitutas instalada por la Santa Inquisición.

DATOS ÚTILES
Quién te lleva: Rec, recorridos culturales. El tour de los cines porno estará vigente durante todo septiembre. Debes reservar con una semana de antelación.
Cuánto cuesta: 220 pesos por persona, incluye los boletos de entrada a los cines. Recuerda que es un recorrido solo para mayores de 18 años. Tel. 2458 4605. www.recorreydescubre.com

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios