Maravillas naturales destruidas por turistas

La ignorancia de los turistas es la principal causa de la destrucción de estos atractivos naturales
maravillas_naturales_destruidas_turistas
Death Valley ha sido dañado por turistas en incontables ocasiones. (Foto: Istock)
09/06/2018
01:00
Staff
-A +A

Montañas,  cascadas, mares, selvas y desiertos: escenarios únicos donde queremos estar. Desafortunadamente, muchas de estas maravillas naturales han sido destruidas por otros turistas. El sitio Grunge.com realizó una pequeña lista de los lugares que han sufrido daños, como consecuencia de la invasión humana. 

1. La formación de Pico de Pato de Oregon
El Pico de Pato fue una de las atracciones turísticas más queridas en el noroeste del Pacífico. Se encontraba bajo la protección de los parques estatales de Oregon. Incluso, se levantaron barreras para que nadie pudiera derrumbar por accidente la antigua formación. A finales de agosto de 2016, un grupo de seis adolescentes saltó la cerca: tres empujaron el Pico de Pato, mientras los otros vitoreaban la acción. Nunca fueron atrapados y aunque ello hubiera pasado, la ley del estado solo los multaría con 435 dólares.

2. Un conductor ebrio destruye el árbol más solitario de la Tierra
El Árbol de Ténéré era una maravilla natural reconocible al instante. El único árbol en más de 400 kilómetros a la redonda bajo el abrasador calor del desierto del Sahara en Níger.
 

Fue un punto de referencia para los nómadas durante siglos. Tan vacío era el páramo circundante que los ejércitos europeos marcaban el árbol en los mapas oficiales de campaña. Su mera existencia en un ambiente tan hostil fue un milagro.

En 1973 un libio conducía su camión siguiendo la ruta de caravanas centenarias que pasaba cerca del árbol. Presumiblemente con la esperanza de romper la monotonía del paisaje, el tipo comenzó a beber y cuando llegó al árbol decidió pasar sobre él y terminó por tumbarlo. 

3. Boy scouts derriban rocas antiguas de Utah
Los Goblins (duendes) de Utah  son una de las vistas más surrealistas de toda América: enormes rocas en forma de hongo posadas sobre estrechos tallos de piedra arenisca, formadas durante millones de años por un golpe de erosión. Estas rocas no se pueden encontrar en ningún otro lugar de la Tierra. Para el 99.99% de los visitantes, son una maravilla natural. Pero Glenn Taylor no forma parte de ese porcentaje. Donde otros veían la mera belleza, él veía un peligro potencial de seguridad que tenía que ser destruido.

En 2013, Glenn lideraba una tropa de boy scouts a través del valle cuando vio por primera vez los goblins. En un momento de la paranoia, se dio cuenta de que si una de estas rocas se movía podría matar a todos los que pasaban por debajo. Glenn decidió empujar las rocas y, después, millones de años de historia se desmoronaron.

Cuando las autoridades estudiaban el caso, se dieron cuenta de que era el mismo Glenn Taylor que había presentado una demanda por lesiones personales cuatro años antes, alegando que un accidente de coche le había dejado una discapacidad permanente, justo ese tipo de discapacidad que todavía te permite empujar rocas pesadas.
 

Artículo

Las 25 playas más populares del mundo

De acuerdo con 2018 Traveler's Choice de TripAdvisor, estas son las playas más buscadas por los turistas alrededor del mundo
Las 25 playas más populares del mundoLas 25 playas más populares del mundo

4. Los acantilados mágicos de Moher en Irlanda
Desde la base de los Acantilados Moher de Irlanda, se pueden apreciar 300 millones de años de historia que una mañana del 2013 horrorizaron a geólogos, ornitólogos y muchos otros estudiosos de la Tierra: los acantilados habían sido grafiteados.
 

Los responsables, de origen francés, respondían a los apodos de "Mama" y "Dirty Eidor" y llevaban un par de semanas “dejando huella” en todo el país. Cuando aparecieron videos de ellos destruyendo los acantilados de Moher en Vimeo,  se vieron obligados a desactivar sus cuentas debido a la gran cantidad de mensajes de odio. El grafiti fue quitado de los acantilados sin provocar daño, pero "Mama" y "Dirty Eidor" nunca fueron castigados. 

5. Adolescentes descuidados queman toda una isla española
Era verano de 2015, Robbie Nimmo y su mejor amigo, Calum, alquilaron un hidropedal para visitar la inmaculada y deshabitada Isla de Sa Porrassa. Se sentaron en la hierba seca para fumarse un cigarrillo. Probablemente puedas adivinar qué pasó después... Comenzó un fuego descontrolado hasta que consumió toda la isla. Dos hectáreas fueron devastadas, destruyendo el hábitat del lagarto negro de la isla. La policía española se negó a presentar cargos, diciendo que el incendio fue accidental.
 

 

Una publicación compartida de Fee (@fineartfee) el

6. "Racetrack Playa", en Death Valley, California
El lago seco Racetrack Playa es el hogar de uno de los eventos más extraños de la naturaleza. Gigantescas rocas se mueven aparentemente por sí mismas, dejando estelas detrás de ellas. Tomó años para descubrir la causa de este extraño fenómeno y aún así siguió siendo un atractivo hasta que en 2016 algunos turistas decidieron tomar el lago como “pista de carreras”.
 

La superficie del sitio es increíblemente frágil, incluso el más leve toque puede dejar un daño devastador que no desaparecerá por décadas. Así que las consecuencias de la diversión de estos turistas serán visibles para los visitantes durante muchos años.

7. Parques Nacionales de Estados Unidos
En 2016, Casey Nocket de Nueva York realizó un recorrido por los Parques Nacionales de su país, dejando enormes murales de su rostro y datos de sus redes sociales en todos ellos. Su intervención causó daños en Crater Lake, en Montana; Zion, en Utah; y Joshua Tree y Death Valley (Valle de la Muerte), en California. Buscaba promover su cuenta de Instagram y hacer un poco de dinero.
 

Su historia fue rastreada y terminó con una orden judicial que le prohibía entrar a todos los Parques Nacionales, las tierras propiedad del Servicio Forestal de los Estados Unidos y de la Oficina de Administración de Tierras o el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos. No podrá pisar el 20% de todo el territorio de su país.

8. Las islas Paracel, China
Situado en el mar del Sur de China, las Islas Paracel  se cerraron al público durante años. Se convirtieron en un edén de vida silvestre. Pero en 2016, China abrió oficialmente el disputado archipiélago de Paracel al turismo (chino). Desde el momento en que desembarcó el primer bote, los vacacionistas publicaron fotos en sus redes sociales de todas las especies en peligro de extinción que habían matado y cocinado.
 

 

Una publicación compartida de Jack Yuk (@jack_yukmw) el

Las almejas gigantes raras, las langostas locales, los erizos de mar únicos y otras especies, se convirtieron en un banquete. Para colmo, los turistas arrancaron especies enteras de coloridos corales, solo para llevárselode recuerdo a casa.

La noticia que fue dada a conocer por los medios de comunicación chinos alentó a los visitantes futuros a seguir comiendo, en lugar de desalentarlos. Las islas Paracel están siendo tratadas como un picnic gigante.
 

Artículo

Las cascadas petrificadas de Pamukkale

Esta maravilla natural es parecida a Hierve el Agua, en Oaxaca
Las cascadas petrificadas de PamukkaleLas cascadas petrificadas de Pamukkale

9. El arrecife más valioso de Indonesia
En marzo de 2017, el capitán del Caledonian Sky condujo su barco sobre la parte superior del arrecife "Raja Ampat" , como parte de un viaje de observación de aves para los casi 100 turistas a bordo. Con indiferencia, decidió no esperar la marea alta y el Caledonian Sky  chocó contra el arrecife, dañando gravemente unos mil 600 metros cuadrados de coral.
 

10. El Parque Nacional Torres Del Paine, en Chile
En 2005, el turista checo Jiri Smitak inició un incendio accidental tan grande (a pesar de ser un lugar de hielo, neblina y nieve), que acabó con el 5% de todo el parque. Casi cinco hectáreas vegetación y dos mil 250 hectáreas de bosque prístino se convirtieron en carbón, después de un incendio que los bomberos tardaron 10 días en controlar. La República Checa estaba tan avergonzada por Smitak que donó un millón de dólares para la restauración.
 

En 2011, un turista israelí, accidentalmente, comenzó otro incendio que consumió casi otro 5% del parque y causó otra cantidad astronómica de daños. Cuatro años después, en 2015, otros dos turistas fueron expulsados ​​del parque por tratar de iniciar una fogata ilegal en una zona seca de bosques que fácilmente puede extinguirse con fuego.

11.  Uluru, en Australia
Uluru (también conocido como Ayer's Rock) es un gigantesco monolito de piedra arenisca que se alza sobre el llano interior de Australia. Los turistas no se detienen a pensar que se trata de un sitio sagrado para los aborígenes.
 

Branchinella latzi era un camarón tan raro que solo se encontraba en charcos de agua en Uluru y desapareció en 1970. Años después, en 2009, el profesor de ciencias de la fauna retirado Brian Timms hizo una investigación y llegó a la conclusión de que las heces del turismo fueron la causantes del daño irreversible.

12. Parque Nacional Death Valley, en California
El Cyprinodon diabolis, mejor conocido como devil's hole pupfish, es una de las especies de peces más raras del mundo. Viven únicamente en las aguas del Hoyo del Diablo (Devil´s Hole) en Death Valley, California. Son tan raros que los expertos creen que puede haber solo 115 de ellos en existencia.

En 2016, tres personas ebrias se sumergieron en una poza, arrojaron latas de cerveza, vomitaron y mataron uno de estos ejemplares. 
 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS