La guía para viajar por España a bajo costo

Madrid, Sevilla, Zaragoza, son ciudades que podrás visitar con un presupuesto cuidadosamente planeado
El tiempo máximo en el que puedes permanecer como turista en España es de 90 días. (Foto: Istock)
El tiempo máximo en el que puedes permanecer como turista en España es de 90 días. (Foto: Istock)
25/09/2017
20:00
Aldo H. Saldaña
-A +A

[email protected]

Muchas cosas de España hacen que este país se gane el corazón de los viajeros: Ernest Hemingway, Ava Gardner, Gwyneth Paltrow, Orson Welles y George Orwell son algunos personajes célebres que han declarado a su amor por las ciudades y tradiciones de este destino. Como ellos, y tantos otros visitantes, me rendí ante sus encantos luego de una semana en Madrid. Y como tantas otras personas, que no tienen el presupuesto de un actor de Hollywood o un premio Nobel, evité durante años planear un recorrido más largo por la península ibérica, pues pensaba que requería de una fortuna para sobrevivir durante, digamos, un mes en un país lejano y con una moneda en la que cada unidad equivale a más de 20 pesos.

Las ganas de conocer mejor el país vencieron mis miedos y decidí quedarme casi un mes para visitar los mayores sitios posibles dentro de un presupuesto cuidadosamente planeado. Armado con mis ahorros, un par de Birkenstocks —y otros zapatos que me podían garantizar largas y cómodas caminatas por las calles españolas— y un equipaje lo más reducido posible, me di a la tarea de demostrar que lo que me proponía no era imposible. Y lo logré.

Quédate en Madrid
Me encantaría decir que encontrar hospedaje fue muy sencillo, pero al final no resultó la pesadilla que imaginé luego de enterarme que los hostales, habitaciones en Couchsurfing y AirBNB estaban a tope por la semana de la World Pride Madrid 2017.

A mi rescate llegó Elianne Aguilar, editora que vive desde hace varios años en Madrid. Ella me recomendó buscar opciones en Idealista, un sitio que los jóvenes españoles utilizan para encontrar compañeros de habitación a bajo costo. “Venir en temporada alta tiene sus ventajas: muchos estudiantes salen de la ciudad y puedes conseguir habitaciones a precios mucho más baratos que en otras épocas del año”, dijo.

Mi travesía por Idealista me llevó eventualmente a Inmorooms, una agencia que renta habitaciones a estudiantes o personas de hasta 30 años. Luego de revisar con ellos algunas opciones, consultar sus promociones por temporada —gastos reducidos y un descuento en la renta total de las habitaciones— y leer su contrato de cabo a rabo, elegí una habitación con vista a la calle de Leganitos, una zona paralela a la Gran Vía y cercana a la Plaza del Callao por 355 euros, más una fianza de 150 que se devuelve si has hecho un buen uso del espacio. ¡Nada mal para una temporada inusualmente alta!

241destinos-espana-barata-hospedaje-sevilla.jpg (Foto: Cortesía)

Fuera de Madrid y Barcelona, la búsqueda se vuelve más simple: las rentas son más baratas y las distancias son más cortas. Francisco Fontano, periodista que vivió durante un año en Cataluña, recomienda elegir habitaciones con gastos incluidos y alejarse del centro: “Las áreas conurbadas en España son seguras, y la renta puede bajar hasta la mitad. Las distancias son muy cortas en comparación a las que estamos acostumbrados a viajar en México y la compra de abonos en transporte público también resulta un ahorro notable”.

Cuando la visita a una ciudad pequeña, como Mérida, es corta y frenética, una habitación doble en un hostal, como La Flor de Al-Andalus, es un lujo que vale la pena. El precio promedio es de 44 euros, pero la tranquilidad de dormir en un espacio silencioso —y, muy importante, con un baño propio— es invaluable.

Muévete sin problemas
En comparación con México, España tiene una distancia mucho menor entre sus ciudades principales y una importante red de autobuses y trenes —regulares y de alta velocidad— operada por Renfe. Esto permite que, en cuestión de horas, puedas estar en regiones como Andalucía o A Coruña sin desfalcarte.

“Renfe ofrece boletos de tren a 25 euros los días 25 de cada mes. Cuenta también con una amplia red de autobuses que cubren toda la geografía española, como ALSA, Hife y Autobuses Jiménez, entre otros”, señala Susana Andrés Omella, directora de Ibernordik, consultoría internacional en cultura, moda y gastronomía. 

En ocasiones, las diferencias de precios entre un tren y un bus son abismales, por lo que siempre es importante compararlas antes de comprar. En otras ocasiones, hay una distancia de menos de cinco euros entre una y otra y depende mucho del día de la semana en que se tomen: por ejemplo, un tren de alta velocidad (o AVE) de Sevilla a Madrid cuesta aproximadamente 48 euros si se toma un martes en la noche.

Para tomar en cuenta: en domingo, el precio se puede duplicar. “Es importante prestar atención a los calendarios de las festividades locales, ya que pueden encarecer drásticamente el costo de tu viaje”, agrega Elianne.

Renfe devuelve una parte del costo del boleto por retrasos en viaje, de acuerdo con Francisco. “No depende de uno, sino de la suerte, pero conocer esta política permite reclamar hasta el 100% del costo del viaje.”

¿Tienes un presupuesto muy ajustado y quieres ir a un destino cercano a la ciudad en la que te estás quedando? Consulta BlaBlaCar. Esta app, que también opera en México, es cada vez más usada en España, pues las personas que buscan compartir auto, pagan una fracción de lo que cuesta un autobús y pasan un trayecto agradable. Por recomendación de Susana tomé uno al regresar de Zaragoza a Madrid. El viaje duró tres horas y fue uno de los más divertidos en mi estancia, y todo por 15 euros.

Algo más que tapas y pinchos
La oferta culinaria de España está en todas partes. Literalmente. Los bares están casi en cada esquina de sus barrios y ofrecen mucho más que alcohol: en las mañanas puedes tomarte un café acompañado de un croissant —el desayuno por excelencia en el país— por menos de tres euros. “Lo mejor es optar por lo local y pasar de largo las cadenas y la comida rápida. La oferta es variada y por el mismo precio puedes obtener mucha mejor calidad”, agrega Elianne.

Debo admitir que nunca me acostumbré al desayuno tradicional de España y elegí prepararme un bocadillo de queso y jamón ibérico en casa todas las mañanas, con ingredientes comprados en una de las tantas cadenas de supermercados —Día, Mercadona y Lidl son algunos de los que ofrecen los mejores precios— por menos de 10 euros a la semana.

Volvamos a los bares: en las tardes, muchos de ellos ofrecen platos del día y una bebida por una cantidad razonable. En Madrid, la cafetería Teide tiene ese esquema por siete euros, si consumes en barra, y al menos cuatro opciones a elegir. En otras ciudades las condiciones son distintas: “En cada bar de León te dan de comer raciones gratuitas por cada bebida que pides, y uno puede ir de bar en bar, tomando un refresco o cerveza de 1.50 euros, y salir bien comido con todo lo que se regala”, afirma Francisco.

241destinos-espana-barata-europa3.jpg (Foto: Istock)

Un lugar que vale mucho la pena mencionar es La Cocina de Seve. No es un bar, sino un restaurante dentro del Mercado Municipal Barceló que cuenta con uno de los menús con el mejor balance precio-calidad en Madrid. Por siete euros se puede consumir una comida de tres tiempos e incluso cuenta con opciones veganas y de dieta. En este lugar, guiado por la impecable atención de Mariángeles, probé algunos platos tradicionales, como el pisto manchego (guiso de verduras y jitomate), el marmitako (plato del norte de España a base de bonito, jitomate y aceitunas) y los calamares con arroz.

Antes de pasar a otro tema, un consejo: por más romántico que suene comer o beber en una terraza española durante el verano, debes evitarlas si vas en plan de ahorro. “En algunos negocios te cobran el doble por servirte ahí. Es muy importante preguntar cuánto varían los precios y, si hay espacio, comer o beber directamente en la barra”, advierte Elianne.

Cultura a tu alcance
Viajar a cualquier ciudad española sin visitar sus museos, catedrales y ruinas romanas es imposible. Incluso si no son una prioridad, caerás en la tentación de entrar por lo menos en uno. Pero no hay necesidad de apretarse el cinturón, pues muchas de las atracciones dentro y fuera de este país son gratuitas o muy baratas.

En lugares con una afluencia turística como el Museo del Prado y el Palacio Real de Madrid, la entrada es gratuita en sus dos últimas horas de apertura. En el caso del Palacio Real, solo se extiende esa cortesía a ciudadanos de la Unión Europea y países iberoamericanos. Esto también se extiende al Alcázar de Sevilla, los Museos Picasso de Málaga y Barcelona durante los domingos y otras instituciones. Puede que no te libres de pagar la entrada si vas al Museo Thyssen de Madrid, la Catedral de Sevilla o la Sagrada Familia de Barcelona, pero con el ahorro en las otras visitas podrás compensarlo.

Los lunes por la tarde son ideales para visitar espacios poco menos turísticos, como el Museo de la Torre del Oro de Sevilla y la Fundación Mapfre Recoletos de Madrid, así como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. entre las 19 y 21 horas. Durante los primeros domingos del mes, casi todos son gratuitos a nivel nacional, por lo que la recomendación principal sería armarte de paciencia y de zapatos cómodos para que las filas se te pasen más rápido.

24destinos-espana-barata-plaza.jpg (Foto: Istock)

Otros sitios son menos concurridos por su lejanía: a siete kilómetros de Sevilla, por ejemplo, se encuentra el Conjunto Arqueológico de Itálica, una de las ciudades romanas más importantes de la península. Para ir, solo necesitas tomar un camión a Santiponce en la Estación de Autobuses Plaza de Armas y un boleto por 1.50 euros en la taquilla del museo. En total gastarás 4.50 euros, pero, al igual que toda España, habrás conocido un sitio fascinante.

TÓMALO EN CUENTA
Al igual que en los otros 25 países europeos que conforman el espacio Schengen, el tiempo máximo en el que puedes permanecer como turista en España es de 90 días. Algunas aerolíneas, como Lufthansa, te solicitarán reservaciones de alojamiento o una carta de invitación antes de abordar como medida preventiva. Asegúrate de tener alguno esos documentos a la mano.

A tu llegada a España, es posible que te soliciten demostrar los recursos necesarios para solventar tu estancia. El portal de la Secretaría de Relaciones Exteriores señala que, durante los primeros nueve días, deberás comprobar como mínimo 636. 93 euros, más 70.77 por cada día adicional. Para 30 días, esta cifra ronda los dos mil 150 euros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS