El Paricutín es un majestuoso viaje entre lava

Es el volcán más joven del mundo y está en México ¿Lo conoces?
Destinos_Paricutín_Volcán_Michoacán
La erupción del Paricutín duró nueve años; la lava tardó 14 más en enfriarse. (Foto: Turismo de Michoacán)
06/09/2017
18:25
Viridiana Ramírez
CDMX
-A +A

[email protected]

Dicen que la tierra se sangoloteaba con furia. Una inmensa nube grisácea lanzaba piedras, rugía y emanaba vapor. Los habitantes de San Juan Parangaricutiro, Michoacán, creyeron que el fin del mundo había llegado. El 20 de febrero de 1943, lenguas de fuego abrazaban la oscuridad y México veía el nacimiento del volcán más joven del mundo, el Paricutín.

Setenta y cuatro años después, las olas de lava parecen estar completamente petrificadas. Sin embargo, la tierra aun libera calor a través de sus grietas, en forma de vapor y con ese olor tan característico del azufre.

destinos_paricutin_michoacan-maravilla_natural-volcan3.jpg

El viajero puede ascender el lado este del Paricutín, hasta llegar a la cima del “zapicho”, el más pequeño de los cinco subcráteres. Desde éste se ven los pueblos de Angahuan (la lava llegó hasta allá en año y tres meses), el Nuevo San Juan y San Salvador Combutzio (mejor conocido como Caltzontzin), fundados por los habitantes que se apartaron del camino de la lava.
 
La iglesia enterrada en un mar de lava

A 30 minutos del volcán, en auto o a caballo, se encuentra lo único que la erupción no pudo lapidar, la iglesia de San Juan Parangaricutiro.
 

destinos_paricutin_michoacan-maravilla_natural-volcan2.jpg

 
Aquí hay niños y adultos mayores que te llevan a caminar entre el cementerio de rocas, te muestran las fotografías del antes y después de San Juan y te cuentan algunas creencias purépechas sobre el nacimiento del Paricutín, como aquella que considera el suceso como una maldición divina, ya que en esos años los pueblos de San Juan y Paricutín se disputaban la cruz que un sacerdote colocó en medio de ambos pueblos. El castigo fue que ambos sitios fueran sepultados.
También puedes leer: Vacaciones por menos de 2 mil pesos en Zirahuén

Entre el mar de lava petrificado se descubre lo que alguna vez fuera una calle o quizás el techo de una casa, es difícil adivinarlo. También se ve la torre izquierda y el campanario de la iglesia. La mitad del atrio sobrevivió y se puede caminar caminar sobre él, atravesar su arco y por un caminito estrecho, hallar la entrada al campanario. Está prohibido subir por seguridad.

Al otro extremo del atrio está el punto donde la lava detuvo su camino: frente al altar de la iglesia con la imagen de Cristo, ahora rebautizado como el Cristo de los Milagros. Listones, velas y flores decoran el nicho vacío. Las piedras volcánicas son las bancas donde la gente reza.

Artículo

Paricutín: A majestic journey amid lava

Paricutín is the youngest volcano in the world
Paricutín: A majestic journey amid lavaParicutín: A majestic journey amid lava

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS