Se encuentra usted aquí

8 secretos del Puente de Brooklyn

Dicen que la mejor pizza de Nueva York la encuentras debajo de su construcción
El puente se construyó en 14 años. (Foto: Istock)
El puente se construyó en 14 años. (Foto: Istock)
09/10/2017
19:20
Viridiana Ramírez
-A +A

Fue planeado por el arquitecto John Augustus Roebling para que las personas, que debían cruzar a diario de Brooklyn a Manhattan, no padecieran el viaje en barco sobre el río congelado durante el invierno. Fue el primer puente colgante con cables de acero, y por 20 años lo consideraron el más largo del mundo.

1. En números

14 años duró la construcción del puente.

1.8 kilómetros de longitud.

30 minutos, aproximadamente, es el tiempo que tarda una persona en cruzar el puente.

486 metros es la distancia entre cada pilar.

1883, año de inauguración.

2. Diseño

Está construido con piedra caliza, granito y cemento. Su estilo arquitectónico es neogótico y se puede identificar por los arcos apuntados que unen sus dos torres laterales.

3. A prueba de elefantes

En 1883, el grito de una mujer provocó que las personas pensaran que el puente estaba a punto de desplomarse. Esto generó una estampida que cobró 12 vidas. Para convencer a la gente de que el puente era resistente, el Gobierno estadounidense hizo desfilar 22 elefantes por toda la pasarela colgante.

4. Sus tesoros ocultos

Los planos originales incluían en los cimientos un espacio para tiendas. En 2006, fue descubierto un refugio de la Guerra Fría en uno de los sótanos del lado de Manhattan. Se encontraron suministros médicos, frazadas y más de 300 mil paquetes caducos de galletas saladas.

5. La mejor pizza de Nueva York

Grimaldi’s Pizza es una parada obligada. El local se ubica bajo el puente, en el barrio Dumbo. Por lo general hay que hacer fila para entrar, pues no solo ofrece las mejores pizzas a la leña de toda Nueva York, también tiene una rocola de acetatos de Frank Sinatra, quien ordenaba aquí estos antojos para llevar a Las Vegas.

6. Atractivos

Bajo el puente también hay pequeño parque donde se permite hacer picnics, andar en bicicleta e, incluso, subirse a un carrusel antiguo instalado dentro de un cubo gigante de cristal. Para fotografiar los rascacielos de Manhattan, la mejor zona es la explanada Brooklyn Heights Promenade.

7. Inquilinos voladores

El puente de Brooklyn hospeda en sus dos torres una colonia de halcones peregrinos que construyó sus nidos sobre los pilares. El ir y venir de las aves puede observarse a cualquier hora del día, sin embargo, los mejores momentos son al amanecer y atardecer.

8. Movilidad

Actualmente, tiene seis carriles para vehículos (tres en cada sentido) y uno elevado para el cruce de personas y bicicletas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS