8 cosas que solo tiene San Blas, además de la canción de Maná

Conoce la leyenda de Rebeca y Manuel y el restaurante de la juez de Masterchef
Parque Nacional La Tovara. (Foto: Valente Rosas / El Universal)
Parque Nacional La Tovara. (Foto: Valente Rosas / El Universal)
18/12/2017
00:00
Rocío Alvarado Aznar
-A +A

[email protected]

Este pueblo de pescadores en Nayarit, de tranquilas playas, merece más que una canción de Maná: ¿recuerdan “En el muelle de San Blas”? Al destino se le conoce por la leyenda que inspiró dicha melodía: la historia de Rebeca Méndez, “la loca del muelle de San Blas”. Tres días antes de su boda con Manuel, un joven pescador, él se hizo a la mar y nunca más regreso. Eso fue un miércoles 13 de octubre de 1971.

Rebeca, de apenas 14 años, quedó trastornada, y al ver que Manuel no volvía, se colocó su vestido novia para ir a la Playa del Borrego a esperarlo. Así lo hizo por muchos años. Los lugareños dicen que Rebeca no tenía familia. Murió a los 63 años y sus cenizas fueron lanzadas al mar, con la esperanza de que pudieran unirse a los restos de Manuel.

LO IMPERDIBLE
Además de la triste leyenda de Rebeca y Manuel, descubrimos ocho atractivos que solo tiene San Blas y que debes buscar en tu próximo viaje a estas playas.

1. Parque Nacional La Tovara. Es una de las zonas de manglares más importantes de México. Tomamos una lancha en el embarcadero La Aguada (alrededor de 200 pesos por persona) para recorrer en silencio sus canales bajo la sombra de una profunda vegetación.

Se pueden apreciar tres tipos de manglares: rojo, blanco y negro. Durante el recorrido, de una hora y media, el capitán de la embarcación detiene la marcha para que podamos observar cocodrilos tomando el sol, aves haciendo una pausa en su camino, tortugas de río nadando en el agua cristalina (mezcla de salada y dulce que dio origen a esta reserva natural).

A 20 minutos del embarcadero se encuentra el criadero de cocodrilos Kiekari, que en huichol significa ‘comunidad’. Su misión es cuidar y preservar reptiles, en particular la especie Crocodylus acutus, que estuvo a punto de extinguirse debido a la caza desmedida.

via GIPHY

Franky, el biólogo del criadero, toma uno de los pequeños cocodrilos de “la guardería” para que podamos apreciar de cerca su fisonomía y tocar su piel (la de su panza es muy suave).

A nuestro regreso vemos orquídeas, búhos escondidos entre las ramas de los árboles, helechos, tules e higueras enormes.

2. El Antiguo Fuerte de San Blas o la Contaduría. En el Cerro de Basilio se encuentran las ruinas de un fuerte español del siglo XVIII, donde las riquezas eran acumuladas y contadas antes de ser enviadas a la Ciudad de México o a las Filipinas (de ahí el nombre de Contaduría). Todavía está custodiado por cañones que apuntan hacia el mar.

3. Iglesia de Nuestra Señora del Rosario “La Marinera”. Camino a la Contaduría se encuentran las hermosas ruinas de este asentamiento de 1769. Un lugar en el que se pueden celebrar bodas o hacer una sesión de fotos, debido a los interesantes juegos de luz.

Fue el primer templo de San Blas dedicado a nuestra Señora del Rosario “La Marinera”, La Galeona de Cádiz. Los marinos que venían de Cádiz, destinados a las expediciones del noroeste novohispano por el peligroso mar, eran acompañados por “La Marinera”.

4. Parque Nacional Isla Isabel. A esta isla de origen volcánico se puede llegar en una embarcación autorizada por el parque. En 1980 se decretó como Área Natural Protegida por su gran diversidad de aves, alrededor de 92 especies, de acuerdo con la Secretaria de Turismo de Nayarit. Es una fascinación observar los bobos —de patas azules, de patas rojas y al café—, los pelícanos café, fragatas, pericotas, golondrinas café, rabijuncos y gaviotas pardas; estas dos últimas en peligro de extinción.

5. Caballito de Mar. Es el mejor restaurante en enramada de la Playa El Borrego para disfrutar de un tradicional pescado o pulpo zarandeado, unos camarones a la diabla y aguachile de camarón, acompañados de una rica y fresca agua de coco o una michelada.

6. Juan Bananas. Juan, originario de la Ciudad de México, tiene más de 40 años en la localidad horneando su exquisito pan de plátano. Su pequeña panadería es el mejor lugar para saborear un panqué recién salido del horno.

17_destinos_san_blas_riviera_nayarit_51.jpg  (Foto: Valente Rosas / El Universal)

7. Restaurante El Delfín, en el Hotel Garza Canela. Lo dirige la famosa chef Betty Vázquez, la juez de Masterchef México. Su restaurante se especializa en platillos gourmet y magníficos postres. No dejes de pedir una jamaicada para refrescarte al mediodía.

8. Coco Loco Bar. Al caer la tarde este lugar ofrece los mejores cocteles, su especialidad son los cocos preparados con ginebra.   

 

COMENTARIOS