10 Pueblos Mágicos para el 15 de septiembre

Conoce un jardín surrealista, rutas cafetaleras, la triste leyenda de un río y cómo se elabora una cerveza
El Jardin Surrealista de Edward James, en Xilitla. (Foto: Turismo San Luis Potosí)
El Jardin Surrealista de Edward James, en Xilitla. (Foto: Turismo San Luis Potosí)
02/09/2017
19:00
Viridiana Ramírez
-A +A

 [email protected]
 
Real De Catorce, San Luis Potosí

La aventura por este Pueblo Mágico comienza al cruzar el túnel Ogarrio. Los viajeros se internan en la montaña Barriga de Plata, la guardiana de Real de Catorce, el de los cielos despejados y encanto fantasmagórico.
Sigue el camino hacia la Plaza Principal, inmediatamente sentirás el poder de la cultura huichola, con locales y puestecitos tendidos en el piso para que adquieras artesanías de chaquira, hacerte una limpia con un chamán y beber jugo de maguey curado con hierbas. A las aventuras que ofrece el altiplano potosino agrega las delicias elaboradas con cactáceas, raíces y los famosos cabuches, botones aciditos de la biznaga.
Por la noche, únete a la caminata “Murmullos en la oscuridad”. En dos horas el guía narra leyendas e historias de aparecidos. Se vuelve más tétrico cuando el recorrido concluye en el panteón municipal. No te olvides de los recorridos al Wirikuta, territorio sagrado, que ofrecen los Caballerangos de Real de Catorce. Tu visita estará completa con un tour en willy. Los vehículos 4x4 suben y bajan la sierra escarpada en un safari fotográfico.
Para dormir: Mesón de la Abundancia, habitaciones desde 600 pesos por noche. www.mesonabundancia.com

Pinal de Amoles, Querétaro
A 160 kilómetros de la capital queretana te econtrarás con la Sierra Gorda, uno de los paisajes serranos más asombrosos de México. La primera parada en este corredor natural y cultural debe ser Pinal de Amoles. El pueblo te recibe con su cascada El Chuveje y algunas pozas para darte un chapuzón. Te será fácil moverte al parque Bucareli Extremo, ubicado en la zona, para volar por el cielo a través de 11 tirolesas. Visita el Exconvento de Bucareli: el recorrido penetra los bosques de la sierra hasta encontrar la construcción de cal y cantera amarilla; al estar casi en ruinas le da una belleza única. El resto del viaje dedícalo a pasear por las cinco misiones franciscanas que son Patrimonio de la Humanidad. La primera está en el Pueblo Mágico de Jalpa.
Para dormir: cabañas tipo safari de El Jabali. Reservaciones: (045) 441 107 2239.

03destinos_pinaldeamoles_rio_jalpan_sierragorda_misiones_queretaro1.jpg(Foto: Turismo Querétaro)

Cuetzalan, Puebla
La magia de este pueblo, en la sierra poblana, está en sus calles habitadas por la cultura otomí. Sus habitantes se encargan de pasearte por Las Hamacas, una cascada que deja correr su agua sobre agujeros que simulan los cráteres de la luna. También te muestran el esplendor de la zona arqueológica de Yohualichan, un centro ceremonial construido por los totonacas antes de migrar al Tajín. Al mediodía, en el atrio de la parroquia de San Francisco de Asís, comienza la danza de los voladores. El domingo se coloca el tianguis tradicional: los indígenas aún practican el trueque como forma de pago. Hay más: Tosepan Kali te lleva por la Ruta del Piloncillo; visitas los cañaverales para extraer sus jugos hasta obtener los conos macizos de dulce.
Para dormir: Hotel Taselotzin, cabañas y dormitorios desde 483 pesos. taselotzin.mex.tl

Valle de Bravo, Estado de México
Un viaje típico en este Pueblo Mágico sería así: desayunar unas quesadillas de chorizo y emprender la marcha hacia la presa, ya sea para remar un kayak, hacer un picnic o dar un paseo en bote. Después, visitar al Cristo Negro del templo de Santa María Ahuacatlán, comprar cestería en el Mercado de Artesanías y rentar una cuatrimoto para ir hacia la cascada Velo de Novia, en Avándaro, pueblo vecino. Reserva otro día para volar en parapente o ala delta. Los vientos tranquilos son ideales para contemplar “Valle” desde las alturas. Por la tarde, prueba los esquites con camarón que venden en la Plaza Principal y, por la noche, échate unos tragos coquetos en La Mezcalería. Otro atractivo imperdible es La Gran Stupa Bön, creada por monjes tibetanos.
Para dormir: Las Luciérnagas, con solo cinco habitaciones. lasluciernagas.com.mx

03destinos_valle_de_bravo_estado_mexico_puente_pueblomagico1.jpg (Foto: CPTM)

Xilita, San Luis Potosí
Su imán turístico es el Jardín Surrealista de Edward James, con sus famosas esculturas de concreto escondidas entre la vegetación frondosa. El pueblo también es un excelente productor de café. Hostal del Café organiza recorridos guiados por los cafetales y una escapada al Sótano de las Huahuas —al igual que Xilitla, se encuentra en la Huasteca Potosina— para ver el vuelo de vencejos, entrando y saliendo de la enorme cavidad. Los domingos, frente al Templo de San Agustín, hay presentaciones de huapango y se coloca el tianguis, donde se reúnen comunidades de origen náhuatl y tének. Si te preguntas cuál será el platillo típico, la respuesta es el zacahuil, un tamal de casi dos metros de largo, relleno de tres carnes con salsa roja.
Para dormir: las cabañas Tapasoli. cuesta unos 500 pesos. www.xilitla-tapasoli.com

03destinos_xilitla_san_luis_potosi_pueblo_magico_puente_septiembre1.jpg (Foto: Turismo San Luis Potosí)

Tepoztlán, Morelos
El calorcito, los cerros verdes, el adoratorio prehispánico en la cima del Tepozteco, sus “itacates” rellenos de guisados y sitios para relajarse con un masajito y equilibrar los chacras, hacen único a “Tepoz”. Empieza con la caminata hacia el cerro del Tepozteco. Vas a invertir bastante energía para lograrlo, pero al final conocerás los vestigios de un santuario mexica. De regreso al pueblo puedes ir por un litro de mojito (los venden en varios locales) para refrescarte y continuar tu camino al Exconvento de Nuestra Señora de la Natividad. El arco de su fachada está hecho de semillas y cada año cambia su decoración, aunque siempre plasmará las costumbres del pueblo. Para purificar el alma, únete a las limpias prehispánicas del Hotel Teocalli. Si buscas un poco de fiesta, El Telón te recibirá con música en vivo; sus salones mezclan decoraciones, desde los rostros de Frida Kahlo, hasta un altar budista. En el tianguis sabatino tienes que pedir una cecina o unas garnachas rellenas. Aquí mismo vas a encontrar accesorios hippies y las casitas talladas en espinas de pochote.
Para dormir: Amomoxtli, con cabañas rústicas y recorridos guiados en bicicleta por la Cordillera de los Ríos. www.amomoxtli.com

Mineral de Pozos, Guanajuato
Minas y calles desoladas le dan fama de pueblo fantasma. Pero Pozos está más vivo que nunca, así que anímate a explorarlo en bicicleta, de día o de noche. Mision Bike te lleva a conocer sus antiguas minas y a escuchar leyendas de terror. En el Rancho La Lavanda hay talleres para hacer jabones y en la Fábrica Vopper te muestran el proceso de elaboración de su cerveza artesanal. La marca tiene su propio bar y spa de cerveza en el hotel Casa Diamante. En la Casa del Venado Azul crean de modo artesanal instrumentos prehispánicos, incluso, ofrecen hospedaje a muy bajo costo. Pero si lo tuyo son las antigüedades, entonces visita Galería 6, todos los objetos que venden fueron recuperados de casonas abandonadas en el pueblo. En el Museo de Historia de Mineral de Pozos hay una pared para escalar y recrear la entrada y salida de los trabajadores de las minas.
Para dormir: El Secreto de Pozos tiene solo tres habitaciones y la tarifa promedio es de mil 300 pesos por noche. elsecretomexico.com

03destinos_mineral_de_pozos_guanajuato_pueblo_magico_fantasma_puente_septiembre1.jpg (Foto: CPTM)

Xico y Catepec, Veracruz
Estos dos pueblitos, a los pies del Cofre de Perote, se antojan para amanecer con el aroma del café recién tostado. Solo 20 minutos de camino separan a Xico y Coatepec. El primero presume sus cascadas de Texolo, donde se escuchan los lamentos de “La Llorona”. Sus calles están repletas de panaderías artesanales para comer una concha recién horneada y tiendas de licores y moles. En Coatepec visita el Museo Café-Tal Apan. Por 35 pesos te enseñan a recolectar las cerezas del café, a tostar y a degustarlo. La cafetería Finca Andrade es un clásico para un café con leche. En la plaza central hay puestos de toritos (licor de la región) y textiles elaborados por mujeres de la sierra de Zongolica.
Para dormir: Hotel Boutique Casabella, habitaciones desde 980 pesos. www.hotelcasabellacoatepec.com.mx

Zirahuén, Michoacán
Zirahuén Forest & Resort es un parque de aventura a orillas del lago Zirahuén, una región boscosa con cabañitas tipo chalet y chimenea. Organizan actividades de aventura, como tirolesas, paseos en bici de montaña, cabalgatas, kayak y cuatrimotos.
Uno de sus máximos atractivos es un circuito de tirolesas escénicas. La “Franki” tiene 330 metros de longitud y atraviesa todo el lago llamado el “espejo de los dioses”, formado, según la leyenda, por las lágrimas de Eréndira, hija del rey purépecha Tangaxoan. Para hacer más emocionante el recorrido, los guías sugieren lanzarte de cabeza para disfrutar del paisaje. La travesía continúa sobre puentes colgantes de diferentes formas que ponen a prueba tu equilibrio. Los hay con y sin barandal, en forma de tubo o como escaleras locas; la experiencia es de 45 minutos. Hay paquetes que incluyen cuatro actividades por 390 pesos. El parque cuenta con tres restaurantes y zona de asadores.
Cabañas desde dos mil 700 pesos por noche. zirahuen.com

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios