aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La historia de Beduino


Lunes 10 de septiembre de 2001 Jorge Bermejo | El Universal

El, próximo domingo en el Hipódromo de las Américas, tendremos la celebración del clásico Big Racket, que tiene la característica del duelo de dos razas de caballos, la pura sangre y la de cuartos de milla, es la única ocasión en el año en que se mezclan las dos en una misma carrera. Este año ya tuvimos una, dado que hubo tantas nominaciones para el clásico que se tuvieron que hacer dos carreras eliminatorias.

Dicen los expertos en este negocio, que nunca un pura sangre le podrá ganar a un cuarto de milla mientras corran en línea recta, salvo que se trate de un pura sangre excepcional y hablando de un caso excepcional, tenemos que recordar al formidable Beduino, un hijo de Romany Royal en Joe Ann Cat, criado por los señores Fernández. Que no figuró mayormente entre los pura sangre, ya que tenía un problema grande en los menudillos y al tomar las curvas se lastimaba mucho, por lo que no fueron pocas las carreras que perdió debido a que los últimos metros le pesaban mucho, pero su velocidad era manifiesta.

Justo Fernández Avila que había vendido al potro como añal, lo recompró mas tarde con la idea de correrlo sólo en línea recta y empezó a competir en los carriles con un éxito extraordinario. El tordillo venía de una línea de velocistas ingleses muy famosos, ya que su abuela paterna, Romany Belle era hija de Vilmorín y este a su vez hijo de Gold Bridge, ambos famosos por la velocidad que transmitían a sus hijos.

Nadie podía pensar que esas primeras carreras de Beduino en los carriles lo hicieron el azote de los cuartos de milla, al grado de convertirse en una leyenda y a la larga, en jefe de raza de estos ejemplares. Beduino ganó mucho mas dinero como semental que como corredor y son muchísimos sus hijos o nietos que aún corren en México y en la Unión Americana.

La reputación que fue ganando Beduino en los carriles después que venció a Iracundo, en 550 yardas y después a Gabalungo en 440, ambos cuartos de milla de mucha reputación, llegó hasta los Estados Unidos, donde están los mejores cuartos de milla del mundo, y en 1972, el ex jinete Ronnie Banks arregló un duelo entre Beduino y Chariwari, un cuarto de milla muy bien cotizado, que fue montado por Miguel Yañez, en tanto sobre Beduino iba su jinete oficial, Manuel Zavala Se hizo la carrera y Chariwari, tropezó, o se resbaló al partir y Beduino ganó sin problemas, pero como había un pretexto, se hizo otra carrera contra él, con los mismos jinetes y de nueva cuenta el tordillo salió victorioso, por lo que se armó una tercera entrevista, pero ahora trajeron al jinete oficial que montaba a Chariwari en los Estados Unidos, Charlie Smith Como se esperaba, el norteamericano saltó adelante, y Charlie Smith, asombrado, vió como en los últimos metros un fantasma tordillo, montado por Manuel Zavala, lo rebasó con increíble facilidad y todavía le sacó dos largos al cruzar la meta. La ruta fue de 440 yardas, distancia mucho mas apropiada para el cuarto de milla que para el pura sangre.

Banks se convenció de la calidad de Beduino, pero se quedó con la espina clavada y decidió buscar la revancha, por lo que interesó a los propietarios del que estaba considerado, en ese tiempo, como el cuarto de milla más rápido de los Estados Unidos, Come Six y el 24 de febrero de 1974 se enfrentaron en el Hipódromo de las Américas. La condición era "todo para el ganador" y también fue pactada en 440 yardas.

No fueron pocos los caballistas de Estados Unidos que vinieron a ver el duelo, y fue enorme la proporción de la apuesta, convencidos de que ganaría Como Six, basados en la creencia de que en línea recta, nunca un pura sangre podía vencer a un cuarto de milla.

La sorpresa para los visitantes fue enorme, Beduino, montado, como siempre, por Manuel Zavala, Venía un largo atrás del norteamericano a la altura del pizarrón y de ahí a la meta no sólo lo alcanzó, sino que le sacó un largo de ventaja. Su fama se extendió en toda la Unión Americana.

Los dueños de Come Six buscaron la revancha y se pactó para el 17 de julio de 1974 en el hipódromo Los Alamitos. Para ese entonces, Beduino había sostenido 53 carreras parejeras, de las que había perdido sólo tres.

La revancha no se llegó a dar, ya que , en los días previos a la confrontación, Beduino rompió el récord mundial de las 400 yardas e intempestivamente, Come Six "se lastimó" y no se dio la revancha, pero Beduino ya estaba en un rancho cercano a Los Alamitos, propiedad de Frank Vessels, quien finalmente se asoció con Justo Fernández Avila y ahí se inició la historia de Beduino, como semental y la lista de sus hijos ganadores de stakes fue creciendo año con año, de la misma formas como crecía el precio que alcanzaron sus productos.. Es el único caballo nacido en México que se ha convertido en jefe de raza.

El domingo dos ejemplares de la familia Fernández, Blasson, ganador del clásico Velocidad y Fedayina, que trae sangre de Beduino, ganadora del Premio Día del Charro, tratarán de repetir la hazaña de Beduino, ¡que haya suerte! Que bastante la van a necesitar.



PUBLICIDAD