aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Dos regalos para la afición mexicana

El árbitro marca dos penaltis inexistentes (uno por bando) y sólo así se hacen daño mexicanos y daneses en Phoenix; el tricolor, sin “europeos”, queda a deber
Dos regalos para la afición mexicana

APROVECHA. Aquino “vendió” un penalti y Fabián (10) hizo su primer gol con el Tri mayor. (Foto: OSVALDO AGUILARMEXSPORT )

Jueves 31 de enero de 2013 José Ángel Parra / Enviado | El Universal
Comenta la Nota

jose.parra@eluniversal.com.mx 

PHOENIX.— Un par de regalitos para la afición mexicana en Arizona resume la tibia presentación de México en 2013. En vez de un opaco par de roscas, el árbitro estadounidense, Chris Penso, adorna el pastel con dos penaltis, uno por bando, apenas para dividir 1-1 con Dinamarca, en un estadio de la Universidad de Phoenix que da cabida a 43 mil 345 fanáticos con playeras verdes y rostros de insatisfacción.

El abucheo final determina el malestar que despierta el encuentro amistoso previo al arranque del hexagonal final de Concacaf rumbo a Brasil 2014, en el que hay muchas dudas y lamentos, aunque aún faltará por completar el barco con el ejército “europeo” frente a Jamaica.

La apuesta de espectáculo se diluye frente a la incómoda muralla danesa. Centros, disparos, poca efectividad y apenas algunos sustos en el área orquestada por el guardameta Jesper Hansen en 45 minutos del inicio del proceso tricolor en 2013.

La apuesta del Chepo José Manuel de la Torre luce atractiva, más no eficaz. Con José de Jesús Corona en la portería, México no pasa apuros en zona defensiva. Ahí, la línea de cuatro que arma el estratega nacional mantiene un orden, con Paul Aguilar, Hugo Ayala, Francisco Javier El Maza Rodríguez y Jorge Torres Nilo; en la recuperación, Carlos Salcido y Héctor Herrera se ordenan y le dan salida a Javier Aquino y Ángel Reyna, quienes con piernas y centros tratan de encontrar los remates de Oribe Peralta y Aldo de Nigris.

La tarea comienza a rendir frutos. Acorralado por México, el cuadro danés batalla apenas por mantener el orden atrás. Así, Aquino y Reyna se multiplican una y otra vez en procura de centros y goles que no llegan. Pocas veces se animan al tiro de media distancia y cuando esto ocurre, Oribe y Aldo apenas entregan sus ensayos a los guantes del arquero.

La más clara, en el primer lapso, la genera un defensa danés. Al 30’, Reyna saca centro por el callejón izquierdo y el desvío de Stadsgaard roza el poste derecho de Hansen.

En el complemento, las cosas no parecen componerse. Chepo hace algunos ajustes. En la portería incorpora a Cirilo Saucedo, quien tampoco tiene muchas intervenciones. Y Marco Fabián ingresa por Oribe Peralta. El jugador de Chivas ensaya pronto un tiro de media distancia...

Pero la respuesta danesa comienza a fructificar y dos minutos después, al 52’, Kusk intenta un zurdazo que por poco encuentra las redes de Cirilo.

Más adelante (58’), en el cobro de un córner, Fernando Arce, quien suple a Reyna, cede en corto para Aquino, quien ejecuta un vistoso túnel, mas su centro no logra ser conectado por nadie.

Y al 65’, un oportuno cruce del Maza evita que Silberbauer retrate las redes de Saucedo.

En ese riesgo, se le abren las puertas al Tri, al 66’. Mikkel Kirkeskov intenta el hombro con hombro y termina por tirar a Aquino dentro del área. Penalti muy rigorista que el silbante no duda en marcar, influenciado por la multitud que viste de verde y el tinte de amistoso que requiere ganador.

Marco Fabián convierte con potente cañonazo, pese a que adivina el arquero. Y enseguida llega el respirito que evita el par de roscas en el escenario estadounidense.

El gol de Fabián, primero con la mayor, se suma a la incorporación de Raúl Jiménez por De Nigris, para estrenar a este campeón olímpico. Y el quinto ajuste es el ingreso de Jesús Molina por Herrera.

La ley de las compensaciones se produce al 82’. Andreas Cornelius avanza al área y al momento de tirar le cae por atrás Torres Nilo. El silbante no duda y el penalti lo convierte el propio Cornelius.

La historia concluye entre bostezos, lamentos, protestas, porque México, quizá, no debía iniciar su proceso en Arizona.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD