Que el INAH sí tiene el jarrón perdido en Reforma

Crimen y Castigo
Jarrón histórico en Reforma (CORTESÍA RICARDO WARD)
21/02/2018
00:23
Periodistas Cultura
-A +A

Que el INAH sí tiene el jarrón perdido en Reforma

El fin de semana, este diario dio cuenta de la desaparición de un jarrón histórico de bronce en Reforma que cayó con el sismo del 19 de septiembre. Tanto las instancias locales consultadas como el INAH informaron a EL UNIVERSAL que no tenían registro alguno de la pieza desaparecida. Días después, nos enteramos que siempre sí, que la pieza histórica está bajo resguardo del INAH en la Coordinación Nacional de Conservación. Nos llama la atención que la Coordinación de Monumentos Históricos, dependencia que siempre ha atendido las solicitudes de información sobre este corredor escultórico y que fue consultada por este periódico, no haya estado enterada de que sus colegas fueron quienes rescataron la pieza ni que ya está bajo protección. Entendemos que tras una catástrofe cultural como la que dejó el sismo de septiembre, en esa oficina tengan cientos de monumentos históricos que atender, pero inquieta pensar que haya falta de información o de coordinación y diálogo entre las distintas áreas para una pieza ubicada en pleno Paseo de la Reforma porque provocan preguntas como: ¿qué puede estar pasando con esculturas o bienes culturales en iglesias o sitios aislados de la capital?, ¿se están coordinando todas las áreas del INAH? Hace un par de semanas también informamos que mientras los encargados del Museo Arqueológico de Xochimilco señalaban que estaban a la espera del INAH para recoger las piezas arqueológicas que aún tenían en el piso, Registro Público del instituto aseguraba que no les habían notificado de daños en la colección arqueológica. ¿Por qué no está fluyendo la información entre las dependencias responsables?

Dicen que no difunden fake news, sólo debaten

Nuestra columna Crimen y Castigo ha recibido una carta del administrador del grupo en Facebook “El Caballito, Conservación” José Carlos Canseco Gómez, para manifestar su inconformidad por la mención que hicimos sobre ese foro la semana pasada en el texto titulado “En Pino Suárez no hay una falsa pirámide sino un fake news”. Sostiene que no dimos cuenta de todo el debate que se generó entre sus distinguidos y muy serios miembros sobre un supuesto mal trabajo realizado por el INAH en la pirámide del Metro Pino Suárez. En ese debate, la restauradora Verónica Chacón Roa explicó tras varios comentarios desinformados que la pieza fue intervenida por arqueólogos del INAH, que se siguieron las técnicas tradicionales y, por eso, adquirió el color blanco que cuestionaban algunos participantes.

Y sí, este diario informó desde junio pasado el procedimiento realizado bajo la responsabilidad del arqueólogo Raúl Arana. Lo que aquí se consignó fue la tendencia de los comentarios, las opiniones sin argumentos y las especulaciones acerca de que la pirámide, incluso, era una réplica.

El foro ha dado sus luchas y batallas. La primera dio pie a su nacimiento y fue el caso de la escultura de Manuel Tolsá, en 2013, fueron ellos los que advirtieron que había una mala intervención. Sus alertas, sin duda, han sido importantes. Sin embargo, entre tantas voces de especialistas y no especialistas también es posible, como en toda red social, que de las discusiones se desprendan rumores, como ocurrió con la Pirámide de Ehécatl.

Canseco Gómez nos escribe que el foro cuenta con cuatro mil integrantes, entre profesionistas, restauradores, arquitectos, abogados, funcionarios, periodistas, promotores culturales, amas de casa y jóvenes estudiantes, y tienen como dinámica el intercambio de opiniones, denuncias e inquietudes sobre el patrimonio cultural, y que “la seriedad con que se participa ha consolidado la credibilidad del grupo como un punto de referencia sobre casos en que está en riesgo el patrimonio cultural”. No lo dudamos.

También señala que lo que fue publicado aquí “presenta solamente una parte del intercambio de opiniones e inquietudes sobre el tono blanquecino que presenta ahora el adoratorio prehispánico”, ya que los comentarios fueron respondidos por la restauradora Verónica Chacón Roa, también integrante del grupo. Al momento de escribirse el texto, la aclaración de la restauradora aún no había sido publicada en el grupo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS