Trazan ruta de restauración de inmuebles tras 19-S

El grupo ciudadano de especialistas propone un sitio web que informará los avances de la restauración, y sugiere que además las obras garanticen la seguridad de la población
El Convento de San Juan Bautista de Tlayacapan, Morelos, es uno de los recintos históricos afectados por los sismos. Así luce actualmente tras los trabajos de apuntalamiento en su campanario. (TONY RIVERA. EL UNIVERSAL)
20/01/2018
03:50
Alida Piñón
-A +A

[email protected]

La Secretaría de Cultura federal habilitará en las próximas semanas una página de Internet en la que pondrá a disposición del público toda la información de los más de mil 800 inmuebles dañados por los sismos de septiembre, con el fin de ofrecer los avances en la restauración.

La página que se echará a andar en febrero brindará ubicación de los inmuebles, daños registrados, etapa de restauración y presupuesto ejercido o por ejercer, así como fotografías y videos. Además será interactivo y la ciudadanía podrá reportar otros inmuebles que no se encuentren registrados e incluso podrá aportar datos adicionales a los oficiales.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Jorge Gutiérrez, subsecretario de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura, encargado de los temas de reconstrucción del patrimonio tras los sismos, detalla que este proyecto fue una de las propuestas del Comité Ciudadano que la dependencia creó recientemente para garantizar la continuidad y transparencia de los trabajos de restauración y que está integrado por Federico Reyes Heroles, Roberto Meli, Francisco Serrano, Xavier Cortés Rocha y Bolfy Cottom, todos con participación voluntaria y sin honorarios.

“Es un proyecto que estamos construyendo para interactuar con la sociedad, para recibir los comentarios, las preguntas y las dudas, así como para informar acerca de lo que estamos haciendo en este proceso de restauración. Nos interesa recabar testimonios, la gente nos podrá dar aviso de lo que considera necesario, nos compartirá experiencias e incluso podría proporcionarnos fotos y videos del riesgo que detecten en el patrimonio. Esta es una de las propuestas que nos brindó uno de los miembros del Comité, Francisco Reyes Heroles”, indicó el subsecretario de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura.

Garantizar la seguridad. Otras las propuestas que hasta ahora se han ofrecido en el Comité creado el 6 de diciembre y que hasta ahora ha tenido una primera reunión, fue realizada por el doctor Roberto Meli, considerado una autoridad en edificaciones, y se refiere a la necesidad de garantizar que los inmuebles vuelvan a su estado anterior al daño y que sean seguros para la población.

Además, el investigador emérito por el Instituto de Ingeniería de la UNAM indicó que ante la cantidad del patrimonio dañado, el reto será muy grande en términos de equipo humano disponible, recursos y tiempo que llevarán los procesos. “Mi contribución será brindar mi experiencia en la seguridad de las construcciones, porque no sólo hace falta reparar sino garantizar que no sean frágiles ante los eventos sísmicos”.

Agrega: “El insumo básico son los recursos que se vayan a dedicar para todo este proceso y ya nos han dicho que los habrá. El otro factor fundamental es el personal, y en esto nos enfrentamos a un problema porque los especialistas en este tipo de patrimonio no son muchos”.

El doctor Meli propone la capacitación de personal. “Hay pocos especialistas, pero además los que tenemos seguirán dedicándose a sus compromisos, de modo que debemos capacitar a arquitectos, ingenieros, para que puedan dedicarse a esta tarea. No será fácil y nos va a llevar tiempo. Si no tenemos recursos y no tenemos gente capacitada, no podremos determinar cuándo acabarán los trabajos, pero soy optimista y quiero pensar que tendremos resultados favorables en unos tres o cuatro años”.

El doctor precisó que hasta ahora se ha detectado que en el caso de las iglesias lo que más presentó daños fueron las torres de campanarios y bóvedas, por lo que se debe capacitar a especialistas para la restauración de estas áreas. “Tenemos que pensar en la seguridad de las personas y en el funcionamiento a largo plazo de estos inmuebles, porque no basta con pensar en ver este patrimonio como estaba antes del daño, sino que logremos que sean resistentes a eventos extraordinarios como los sismos. La seguridad de las personas tiene que ser uno de los temas prioritarios”, advierte.

Por su parte, el subsecretario Jorge Gutiérrez indica que la caída de bóvedas y campanarios es un tema en el que ya se ocupan especialistas, uno de los más destacados es el doctor Meli. “El doctor Meli nos hizo ver que si hay construcciones intervenidas en el tiempo y ya estaban en riesgo, pues no podemos restaurarlas de la misma manera porque repetiremos el riesgo. Será un gran tema saber qué tanto se puede alterar una restauración para privilegiar la seguridad de las personas. El doctor Meli nos hará recomendaciones muy importantes en este sentido. Por ejemplo, nos ha dicho que no tiene caso reconstruir una cúpula que ya estaba en riesgo porque la podemos levantar, devolverle su hermosura, pero seguirá siendo frágil ante un probable evento sísmico”.

Capacitación de personal. De acuerdo con el subsecretario, en la primera reunión que han sostenido con el Comité, otra de las inquietudes en la que coincidieron sus miembros es en la cantidad de especialistas. “Ha sido una preocupación central para todos, por eso la Secretaría lanzó una convocatoria y se han sumado empresas y universidades. Una de las propuestas del Comité fue echar mano del servicio social de las universidades porque son gente formada y bajo la directriz de especialistas podrán colaborar con nosotros. México no estaba preparado para eventos de esta naturaleza y tenemos un gran reto, vamos a aprovechar a los especialistas que hay y a enfocarnos en la formación de más gente capacitada en el patrimonio. La idea es aprovechar la buena voluntad de todos los especialistas que se suman, además, la escuela de restauración del INAH, la de Guadalajara y la de Chihuahua, así como el Cencropam del INBA, encabezan los equipos. Tras la convocatoria hemos recibido 350 solicitudes de propuestas para colaborar”.

Gutiérrez asegura que el Comité garantizará que haya una continuidad ante el cambio de sexenio y fungirá como puente de comunicación con la siguiente administración.

“El Comité contará con toda la información que vamos a ir generando, de los recursos que vamos a recibir en un momento, como el de los apoyos internacionales, donaciones de particulares o de fundaciones. Aunque el propio Estado tiene sus mecanismos para garantizar la continuidad en los trabajos, lo que proponemos es la existencia de una visión externa, complementaria y ciudadana, con la calidad moral para hacer recomendaciones y que ayude a que la transición sea mucho más clara”, explica.

Para el doctor Cottom, la participación de este Comité en el proceso de restauración será fundamental para la interrelación con todas las instituciones involucradas. “Con la dinámica cotidiana y con lo abrumador que podrá resultar todo el trabajo por hacer, se podría caer en una falta de coordinación o en trabajos aislados, por eso nosotros podríamos servir como un puente entre cada institución, para que los esfuerzos sean sólidos y claros. También podríamos ayudar a tener puentes entre los distintos poderes, como el Legislativo, supimos que la Cámara de Diputados habló de la creación de un fondo, nosotros podríamos ser el enlace para conocer el destino de ese fondo. Y también tendremos que ser puente entre la institución y la sociedad”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS