La invasión de Julio César a Inglaterra empezó en bahía de Pegwell

Los dos primeros intentos de conquistar el país fueron abortados por la población celta
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
29/11/2017
11:06
EFE
Londres
-A +A

La invasión del ejército de Julio César a tierras británicas empezó por las playas arenosas de la bahía de Pegwell, en la punta más oriental del sur de Inglaterra, según evidencias halladas por arqueólogos de la Universidad de Leicester.

De acuerdo con expertos de ese centro académico, la flota de Julio César (100 a.C.-44 a.C.) desembarcó por primera vez a ese país en el año 54 a.C. por Pegwell, ubicada en lo que se conoce como Isla de Thanet, situada en el condado de Kent.

En ese lugar los investigadores han encontrado una zanja de grandes dimensiones -de aproximadamente unos cinco metros-, situada en la pequeña aldea de Ebbsfleet, cercana a la localidad costera de Ramsgate, según detalles del hallazgo divulgados hoy.

A juzgar por su tamaño, forma y fecha, los arqueólogos están convencidos de haber dado con lo que en su día fue un enclave romano durante el primer siglo a.C.

Los reveladores restos quedaron al descubierto durante las obras de excavación que se estaban llevando a cabo en esa zona para construir una nueva carretera.

Al llevar a cabo sus análisis, el equipo de arqueólogos estableció paralelismos entre el nuevo hallazgo y las construcciones defensivas romanas encontradas en el yacimiento de Alesia (Francia).

Durante sus estudios, los investigadores consideraron que la presencia de algunos objetos desenterrados como armas fabricadas con hierro -encontraron, por ejemplo, una jabalina romana- sugerirían que la zanja habría sido utilizada por el ejército invasor de Roma.

Entre otros artilugios aparecidos, se han detectado artículos de cerámica, cuyas características parecen ajustarse a las de la fecha de llegada de los romanos en el año 54 a.C.

Para los expertos, esa zanja formaba parte de un gran fuerte defensivo cuya misión era proteger los barcos de la flota del César en una playa cercana.

Además, el equipo arqueológico encontró que las descripciones que hizo César sobre la invasión coinciden con este nuevo descubrimiento.

Los historiadores mantienen que los dos primeros intentos de invadir el país por parte de los romanos, en los años 55 y 54 a.C. fueron abortados por la población local celta.

Otras teorías abogan porque el ejército invasor llegó a esta isla a unos 16 kilómetros al sur de la bahía de Pegwell, cerca del lugar en el que se ubica el Castillo de Walmer.

Según indicó a medios británicos el investigador asociado de la Escuela de Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Leicester Andrew Fitzpatrick, "Thanet nunca antes ha sido considerado como un posible lugar de llegada, pues estuvo separado de tierra firme hasta la Edad Media".

"No obstante, no se sabe lo grande que era el canal que lo separaba de tierra firme (el canal de Wantsum)", agregó.

De acuerdo con Fitzpatrick, ese canal "no era claramente una barrera significativa para las personas de Thanet durante la Edad de Hierro y, sin duda, no supuso un desafío relevante para las capacidades de ingeniería del ejército romano".

El equipo de la universidad también cuestionó la idea popular que defiende que la invasión de César había tenido un impacto menor sobre las personas de ese país, bajo el argumento de que el trabajo del militar romano ayudó al emperador Claudio a conquistar el sureste inglés casi 100 años después, en el 43 d.C.

Matthew Balfour, miembro del gabinete del Ayuntamiento de Kent, afirmó, por su parte, que su ayuntamiento estaba "encantado" de trabajar en ese proyecto arqueológico con la universidad.

"La arqueología de Thanet es muy especial y nos complace de forma particular que hallazgos tan importantes se hayan hecho con la implicación de voluntarios de la comunidad de Kent", dijo. 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS