Festeja las fiestas en la Feria del rebozo

Grupos indígenas de 16 estados reúnen piezas de arte mexicano en el Museo Nacional de Culturas Populares
Hasta el 17 de septiembre estará abierta la feria en la que podrás encontrar rebozos creados con diversas técnicas (YADÍN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
14/09/2017
00:20
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

El Museo Nacional de Culturas Populares en Coyoacán se vestirá de fiesta esta semana para celebrar el arte popular mexicano.

Hasta el 17 de septiembre, en el marco de las fiestas patrias, unos 52 grupos indígenas de 16 estados llenarán las instalaciones del museo con sus productos y creaciones en la octava feria artesanal “Tápame con tu rebozo. Arte popular mexicano”, que este año integra por primera vez objetos de arte popular.

En los últimos siete años, la feria que ya se ha convertido en un evento tradicional en estas fechas se había dedicado sólo a la exposición y venta de rebozos, pero ahora se extiende a todo el arte popular. La idea, explica Irene Gómez Saldaña, responsable del área de capacitación del programa de arte popular de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, es “mostrar la diversidad en el arte popular en el país”. Por ello, “este año se incorporan otros objetos como el barro, madera, joyería y fibras vegetales”.

También hay dulces tradicionales y se pueden degustar platillos y sabores de varias partes del país.

Entre esa variedad de productos, tendrán lugar especial los rebozos, esa prenda tradicional que identifica al mexicano y que, según explica Amparo Rincón, encargada del programa de Arte Popular de dicha dirección, está vinculado a diferentes momentos en la vida de los mexicanos, principalmente en las comunidades indígenas. “El rebozo es una prenda que identifica al mexicano. Hay un dicho que dice que el rebozo es cuna, matrimonio y mortaja porque ha sido un acompañante desde tiempos atrás, sirve para cargar a los niños, para cubrirse e incluso para que te entierren; y es una prenda que está asociada a la indumentaria indígena necesariamente”, dice.

Destaca dos tradiciones reboceras indiscutibles, la de Tenancingo, con piezas de algodón, y la de Santa María del Río, con piezas de seda.

En el resto del país, añade Gómez Saldaña, se hacen rebozos de todo tipo, desde los más sencillos hasta los más elaborados, “es una pieza tradicional que ha tenido un gran auge en los últimos años; se usa para cargar, arrullar, taparte y hasta para ser una prenda de lujo, de fiesta”.

Algunos hechos en Michoacán tiene empuntado de plumas que les dan un detalle de lujo; o los tzotziles, de los Altos de Chiapas, cuyos colores los distinguen de otros.

En la feria hay rebozos de algodón, seda, lana; de bolita, de patakua, emplumados, deshilados; teñidos o tejidos en telar de cintura o de pedal. Entrada es libre. En el Museo Nacional de Culturas Populares (Av. Hidalgo 289, col. Del Carmen”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios