Dañados: 2 mil 800 objetos religiosos

En una mesa de análisis, especialistas aseguran que malas restauraciones en recintos también provocaron afectaciones
En algunos recintos, como el templo de Tepontla, en Cholula, Puebla, se perdieron esculturas y murales quedaron a la intemperie. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
14/11/2017
00:21
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

La relación de los bienes culturales afectados por los sismos sigue creciendo. Entre los escombros de los recintos religiosos afectados, restauradores y conservadores han logrado inventariar más de 2 mil 800 objetos religiosos dañados: esculturas, óleos retablos, pintura mural, campanas.

Esa cantidad de bienes muebles e inmuebles sufrieron daños en diversos niveles, desde murales y esculturas fragmentadas, hasta retablos y óleos que quedaron expuestos a la intemperie. Una afectación que pone a los restauradores y especialistas del INAH frente a un reto monumental, tanto por la labor de rescate que todo esto implica, como por la vinculación y diálogo que se debe tener con las comunidades, planteó Liliana Giorguli, coordinadora nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH, en su participación en la mesa de análisis “Los sismos: las enseñanzas que nos dejaron”, realizada ayer en la Dirección de Estudios Históricos.

La especialista admitió que esta contingencia puso a los restauradores ante una situación que los rebasó, ante la falta de personal y la magnitud del desastre. Actualmente, dijo, hay diversas brigadas de restauradores que continúan trabajando con las comunidades, principalmente para el registro e identificación de las objetos religiosos dañados. “La dispersión de las comunidades y la del patrimonio nos ganó, las comunidades sacaron mucho más rápido el patrimonio de lo que nosotros pudimos llegar. Por tanto, nuestras brigadas de resguardo siguen y seguirán trabajando por muchas semanas más en las comunidades para tratar de ubicar las piezas porque uno de los riesgos, como dice el dicho: ‘a río revuelto, ganancia de pescadores’, y eso puede darse en el sentido de tráfico ilícito”, advirtió.

Además de las reflexiones de la restauradora, este encuentro coordinado por el antropólogo Bolfy Cottom, reunió a ingenieros, especialistas del Servicio Sismólogico Nacional, así como a historiadores, arquitectos y especialistas que colaboran en las labores de rescate del patrimonio afectado. Ahí, Manuel Villarruel, de la Dirección de Monumentos Históricos del INAH, habló de la importancia del buen uso y cuidado de los monumentos históricos, pues señaló que en los dictámenes y análisis que han hecho recientemente identificaron que  uno de los principales problemas que propiciaron los daños en los edificios fueron la falta de mantenimiento, los malos usos y las erróneas intervenciones a las que fueron sometidas en años recientes. “Los que pudimos constatar es que los edificios que estaban en mejores condiciones, mejor impermeabilizados o que poco se les había intervenido de manera errónea, son los que mejor se conservaron”, señaló. Entre esos inmuebles mal intervenidos en años recientes, dijo, está el Palacio de Cortés, en Cuernavaca, que fue restaurado, pero no se respetaron sus valores originales, por lo tanto, durante el sismo, esos añadidos “fueron rechazados por el mismo monumento”.

Dijo que los sismos de septiembre dejaron a la vista la vulnerabilidad del patrimonio edificado, por lo que, como especialistas y custodios del patrimonio de la nación, el INAH y las autoridades deben poner más atención en las intervenciones y usos que se le da a los monumentos históricos. “Muchas veces lo que hacen es abrir un caminito para que entre el coche del sacerdote y hay que quitarle unos centímetros a la columna para que quepa el espejo, y esas adecuaciones de 10 centímetros van afectando poco a poco las características del inmueble”, advirtió. El arquitecto también señaló la importancia de ampliar la catalogación de los inmuebles históricos, pasar de un listado de monumentos a un registro arquitectónico detallado que en un futuro pueda ayudar en los procesos de restauración.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS