Advierte negligencia y descuido en patrimonio cultural dañado el 19S

Fernando Báez, escritor especialista en bienes culturales destruidos, demanda transparencia y recuperación inmediata de bienes en el país; señala que la burocracia y la apatía pueden frenar la reconstrucción, y que el patrimonio afectado está expuesto al saqueo
Ex convento de San Guillermo Abad, en Totolapan, Morelos. A consecuencia del sismo del 19 de septiembre, el inmueble agustino perdió una de las torres de su campanario y partes del techo colapsaron. (TONY RIVERA. EL UNIVERSAL)
19/03/2018
00:20
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

El  escritor y periodista de origen venezolano Fernando Báez, quien ha documentado diversas catástrofes culturales en Medio Oriente y América Latina, llegó a México a principios de este año para establecerse de manera temporal y lo que encontró después de los  sismos del pasado 7 y 19 de septiembre  fue un panorama desolador.  La situación no puede compararse con las destrucciones causadas por las guerras en países como Irak y  Siria, experiencias que ha retratado en sus ensayos y crónicas pero, en opinión del escritor, estamos ante una catástrofe cultural que requiere ser atendida de manera inmediata, mediante procesos transparentes y  ágiles que permitan la protección y rescate  de esos bienes culturales que, en un estado de emergencia como el actual, están a merced del pillaje y la negligencia.

 “Me alarma inmensamente el estado de descuido y negligencia en el que he visto una gran cantidad de esos monumentos,  que son referencia para  los jóvenes, para la sociedad”,  dice en entrevista el  escritor que  en los últimos meses ha visitado  sitios  en Chiapas,  Oaxaca, Morelos y partes de la ciudad de México, como Xochimilco, donde el sismo dañó iglesias, templos, museos y bibliotecas comunitarias.

“Una de la cosas que me ha llamado la atención es la postergación de la recuperación de ese patrimonio cultural, en algunos casos para atender hasta 2020, un programa que hace pensar que las autoridades mexicanas  parece que solo están esperando el evento electoral para dejar en manos de otras personas algo que tendrían que atender inmediatamente. Esto requiere medidas inmediatas, radicales,  es para atenderse los próximos meses porque el daño se va incrementando; además, las réplicas o los otros sismos han ido aumentando  el daño”, añade. 


Artículo

Iglesia en la Guerrero presenta nuevas fisuras

A pesar del andamiaje, hay grietas que no se habían registrado tras el sismo; ahora las lluvias aumentan el peligro de colapso
Iglesia en la Guerrero presenta nuevas fisurasIglesia en la Guerrero presenta nuevas fisuras

En su travesía por los sitios antes mencionados el autor asegura que ha podido constatar que seis meses después de los sismos que sacudieron  11 estados del país y  dejaron más de mil 800 inmuebles históricos y artísticos dañados, el patrimonio cultural sigue sin ser atendido. Por lo que  alerta sobre los riesgos de saqueo si  no se atienden de manera oportuna, pues  recuerda  que México, con su vasta herencia arqueológica y colonial, es también uno de los países  de tránsito para el tráfico  de  bienes culturales.

El autor de libros como  El Saqueo Cultural de América Latina. De la Conquista a la Globalización (Óceano, 2008) y Las Maravillas Perdidas del Mundo. Breve Historia de las Grandes Catástrofes de la Civilización (Óceano, 2012) advierte que este tema no debería tomarse a la ligera y que desde los primeros  eventos catastróficos, las autoridades federales debieron activar “medidas radicales de protección al patrimonio cultural” con apoyo de UNESCO, Interpol, INAH  e instancias judiciales, además de implementar un  programa de capacitación para  que agentes aduanales estén alertas ante el  posible tráfico ilícito de bienes culturales.  “Es  el tercer delito más rentable del mundo.  México tiene una gran riqueza cultural y eso, lamentablemente, también está marcado por el hecho de que es uno de los países  de tránsito de tráfico ilícito de  bienes culturales”, alerta.
http://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/56391.html
Apatía y burocracia. El investigador, que en 2003 formó parte de una comisión  de investigación sobre los daños al patrimonio cultural durante la guerra en Irak y atestiguó la destrucción deliberada de bibliotecas, museos y monumentos, reconoce la labor que en el país están teniendo  las comunidades o  personas que por sus propios medios se han dado a la tarea de rescatar su patrimonio. Aún así considera que el riesgo de pillaje o abandono de bienes afectados es inconmensurable, sobre todo si se continúa con “la apatía oficial” y la burocracia en que parece haber caído el proceso de rescate, tanto el de la infraestructura en general como el de nuestro patrimonio cultural. “Creo que debería crearse comisiones que no se dilaten en burocracia o papeleos y que terminen como esa comisión para la  reconstrucción que terminó en la corrupción, en la mentira, en la manipulación”.

México, dice, se encuentra “ante una zozobra que amerita implementar de inmediato una serie de protocolos internacionales que ya están suscritos con organizaciones como la UNESCO” para agilizar las ayudas internacionales. Por otro lado, las autoridades culturales deberían  transparentar y actualizar constantemente  las cifras y datos sobre la destrucción y el desarrollo de la recuperación del patrimonio cultural para evidenciar la magnitud de los daños, pero también para tenerlo como registro, opina: “No veo  cifras o datos claros, información de referencia,  se han limitado a cumplir con entregar alguna que otra clase de información de una manera muy yuxtapuesta, que se pierde y se desvanece en medio de  todos  los  acontecimientos políticos y criminales que envuelven al país; este ambiente tan crispado que hay se presta para que todo se confunda”.


Artículo

INAH castigará demoliciones de monumentos por sismos

El instituto emprenderá acciones legales contra quienes resulten responsables por daños al patrimonio histórico en Morelos y Puebla
INAH castigará demoliciones de monumentos por sismosINAH castigará demoliciones de monumentos por sismos

Báez reconoce que México cuenta con una gran riqueza cultural y excelentes cuadros de investigación dedicados al patrimonio,  pero lamenta  que una institución como el INAH no tenga los recursos económicos suficientes para fortalecer a sus investigadores y académicos que, en un contexto de emergencia cultural como  el de ahora, se requiere de sus conocimientos.      “La falta de apoyo al INAH, los bajos salarios de su personal, no ayudan.   Al INAH deberían fortalecerlo con urgencia”, señala.

Desde su experiencia como investigador del patrimonio cultural destruido o en riesgo, el autor de “Nueva Historia Universal de la destrucción de los libros. De las tablillas sumerias a la era digital” (Océano, 2011) considera que la mejor manera que existe para prevenir  una catástrofe cultural, así sea por eventos naturales, es invertir en investigación y evitar la corrupción en las áreas culturales. “La situación del patrimonio cultural en México es grave  y creo que  lo ha sido desde hace mucho tiempo por distintas razones, pero principalmente  por el oportunismo político, la cultura es un área donde no se invierte porque  no les da votos, en tiempos electorales no les produce ningún resultado”, apunta.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS