Música gitana engalanará el Cervantino

La banda Romengo y Mónika Lakatos se presentará esta noche en la Alhóndiga de Granaditas
FOTO: Yadín Xolalpa/EL UNIVERSAL
21/10/2017
15:52
Alida Piñón
Guanajuato
-A +A

Romengo y Mónika Lakatos es una agrupación conformada por seis artistas húngaros, cinco de ellos nacidos en el seno de la comunidad rom, en donde destaca la voz de Lakatos, quien se encarga de personificar, a través de su canto, no sólo los lamentos de los romaníes sino también las tradicionales canciones étnicas, colmadas de alegría y de incitación al baile.

La banda se presentará esta noche en la Alhóndiga de Granaditas con el concierto “La fiesta gitana de Hungría”, en el marco del Festival Internacional Cervantino.

En conferencia de prensa, los músicos explicaron que la música que interpretarán se basa en el violín, el contrabajo, la guitarra y percusiones, así como jarras de agua y batea de madera.

“Lo que solemos presentar en los festivales a los que asistimos es el alma gitana, pero en nuestro debut en México hemos preparado algo muy especial que combina el flamenco con la música de baile, además tenemos el honor de contar, por primera vez en el grupo, con un toque mexicano. Hemos invitado al joven músico mexicano Alejandro Preisser de Triciclo Circus Band, quien tocará el banjo. Nos gusta mucho la idea del toque mexicano que nos va a regalar”, indicó Mazsi Mihály Rostás.

Romengo y Mónika Lakatos cuentan con quince años de vida artística y han participado en distintos festivales de música en veinte países de Europa, así como en otros más de Asia, incluyendo la India; en cada una de sus presentaciones, llevan los cantos y bailes tradicionales que alegran la vida de un pueblo gitano perseguido desde la Segunda Guerra Mundial.

“La música que presentaremos es de nuestra autoría, pero hay otras más que hemos aprendido en la casa, en nuestra comunidad y que forman parte de nuestra tradición gitana”, explicó que  Lakatos, quien se relacionó con la música gitana desde muy pequeña.

Lakatos agregó que los lamentos que han caracterizado a su música y a su canto forman parte de la tradición y no son necesariamente tristes, pues dependen de cómo se siente el artista al momento cantar. “Es posible que pueda expresar lo que le pasa en ese instante, que sea un lamento por la familia o por lo que está pasando en el mundo”, dijo.

La cantante, en días pasados, mandó a los organizadores del FIC un video con un lamento para expresar su preocupación por México tras el sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre. Y durante el encuentro con los medios, cantó el lamento con el manifestó su solidaridad con el país.

Rostás agregó que en muchas ocasiones los lamentos son improvisados. “Aunque tenemos más de 10 años de trabajar juntos, Mónika es capaz de sorprendernos porque en muchas ocasiones improvisa”.Tras el concierto de esta noche, los músicos viajarán a León para presentarse este domingo en el Teatro del Bicentenario.

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS