Sergio Pitol, el más cosmopolita de los autores mexicanos

A los 85 años, murió en Xalapa el creador de una obra que reúne narrativa, ensayo y autobiografía. Aún sin fecha el homenaje póstumo que organizará Bellas Artes
Sergio Pitol murió por un paro cardiaco derivado de los daños causados por la enfermedad que padecía desde 2009. En la imagen, el escritor en la Casa Refugio, en la Ciudad de México en 2007.
13/04/2018
00:20
Yanet Aguilar y Sonia Sierra
-A +A

[email protected]

Sergio Pitol Demeneghi, el nómada que recorrió el mundo apurado por su afán de descubrir universos y literaturas, el que revolucionó la literatura mexicana al ejercer una escritura que combinaba narrativa con ensayo y autobiografía, el que dedicó años de vida a traducir casi un centenar de obras desde siete lenguas distintas porque consideraba que no hay mejor escuela para un escritor que la traducción porque es la única oportunidad de meterse auténticamente en las tripas de otro autor, murió ayer de paro cardiaco por los daños de la afasia progresiva no fluente que padecía desde 2009.

El escritor, traductor y diplomático mexicano que el 18 de marzo había cumplido 85 años, murió en su casa de Xalapa, ciudad que habitaba desde 1993. Aproximadamente a las 9:30 de la mañana, el Premio Cervantes de Literatura 2005 emprendió su último viaje. “Murió aquí en su casa, ya no hubo oportunidad de trasladarlo al hospital”, dijo a EL UNIVERSAL Luis Demeneghi, primo del autor de El mago de Viena, quien desde septiembre de 2017 era su tutor.

1_0.jpg
 

Anoche, a las 20 horas, arribaron los restos del escritor a la funeraria Parque Memorial Bosques del Recuerdo en Xalapa; hasta allí llegaron Lidia Camacho, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, y Geney Beltrán, coordinador nacional de Literatura del INBA, en representación de María Cristina García Cepeda.

La directora del INBA dijo que acordaron con la familia realizar en próximas fechas un homenaje en Bellas Artes, con todos los amigos e instituciones que lo admiraban.

Los restos del escritor serán cremados hoy a las 11 horas en una ceremonia privada.

“No vamos a hacer misa, sólo lo vamos a velar porque mi tío no era una persona cercana a la religión”, dijo Laura Demeneghi, sobrina del narrador, quien relató que a últimas fechas su tío sólo tuvo una infección de garganta y un problema en vías urinarias, pero nada que requiriera hospitalización. “Hace dos semanas que fue el doctor Humberto Silva, su médico, me dijo que próximamente a mi tío lo íbamos a tener que alimentar ya vía sonda gástrica, por lo avanzado de la enfermedad y que ya era muy difícil que su cuerpo asimilara todos los nutrientes de los alimentos, para mí fue un golpazo; hasta ahora lo seguíamos alimentando con suplementos de tercera generación”, dijo Laura Demeneghi.

Pitol nunca dijo donde quería que fueran depositados sus restos, su primo Luis Demeneghi, quien desde septiembre obtuvo la tutela del escritor, ha decidido que las cenizas del autor de Domar a la divina garza reposen en la urna familiar en la iglesia de San José, en Córdoba, Veracruz, donde también se encuentran los restos de su abuela.

Hombre de mundo. Sergio Pitol dijo muchas veces: “La enfermedad me condujo a la lectura”, a modo de preámbulo al relato de los escritores y las novelas que determinarían su obra. Era un énfasis sobre su convicción de que todo autor está hecho de sus lecturas.

Otras veces recordaba que había sido un fallido comienzo de su vida social el que acabó por fortalecer ese refugio entre los libros y las tiras cómicas dominicales que dieron pie a los primeras personajes e historias creados por él mismo, y que representaban a sus padres muertos y a sí mismo.

2_1.jpg
 

Desde 2014, cuando se agravó su salud, la enfermedad retiró a Sergio Pitol de la vida pública, también lo alejó de su pasión por la lectura y de las reuniones dominicales en su casa de Pino Suárez, a donde convidaba a sus amigos a comer, escuchar música y ópera, leer, ver cine y conversar.

Políglota, fumador, gran lector, conversador, amante de la música clásica y la pintura, hombre de izquierda y con grandes amigos, así era Pitol, el narrador y traductor cuya obra abarca los géneros de novela, ensayo y cuento.

Fue el tercer mexicano en recibir el Premio Cervantes (2005), el máximo galardón de las letras en español; recibió también los premios Xavier Villaurrutia (1981) por Nocturno de Bujara; Herralde de Novela (1985) por El desfile del amor; Nacional de las Artes y Letras de México (1994); Juan Rulfo de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (1999); y Alfonso Reyes 2016, cuya entrega en mayo de ese año constituyó una de las últimas ocasiones en que se le vio.

Autor cosmopolita. Sergio Pitol fue uno de los autores mexicanos más cosmopolitas: tras estudiar Derecho y algunos cursos en Filosofía y Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1960, y antes de cumplir los 30 años, emprendió un viaje que se prolongó casi tres décadas por Londres, Varsovia, Pekín, Barcelona, Roma y Moscú.

Ese largo periplo le permitió conocer y traducir ciudades y culturas, y adentrarse todavía más en las literaturas de autores tan distantes y lejanos en el tiempo como Henry James, Lu Hsun, Joseph Conrad, Elio Vitorini y Witold Gombrowicz. Pitol habló, escribió y tradujo siete idiomas.

Volver a la infancia es algo que siempre hizo a través de la escritura y de las referencias a sí mismo. Por ejemplo, al recibir el Cervantes, en Alcalá de Henares, en 2006, contó que fue un niño huérfano a los cuatro años, que vivía en una casa grande en un pueblo llamado Potrero, de menos de 3 mil habitantes, en el cual creció enfermo de paludismo y donde se le grabó la imagen de su abuela (sus cuatro abuelos: Pitol, Demeneghi, Buganza y Sampieri fueron italianos), que vivía para leer todo el día novelas, y que tenía en Tolstoi a su autor favorito; eso explica que a los 12 años, el niño que habría de concebir libros como El arte de la fuga ya hubiera leído las más de mil páginas de Guerra y Paz.

3.jpg

“La enfermedad me condujo a la lectura; comencé con Verne, Stevenson, Dickens”, detalló en su discurso del Cervantes; a los 16 o 17 años, Pitol ya conocía lo que habían escrito Marcel Proust, William Faulkner, Thomas Mann, Virginia Wolf, Franz Kafka, Pablo Neruda y Jorge Luis Borges, así como los autores del grupo de Los Contemporáneos y la generación del 27 de España. 

Amigos y reconocimientos. Pitol, activo defensor de las ideas de izquierda y quien en entrevista a DW World en 2005 dijo que “las políticas neoliberales en América Latina habían hecho a los ricos más ricos y a los pobres más pobres”, tenía otra gran pasión: la amistad.

Quiso mucho a Carlos Monsiváis y a Luis Prieto, su compañero en la Universidad, y José Emilio Pacheco; pero también tuvo entre sus amigos a Elena Poniatowska, Juan Villoro, Margo Glantz, Enrique Vila-Matas, Mario Bellatín y Luz Fernández de Alba.

Fue reconocido por su trayectoria. El propio Instituto Cervantes, cuya biblioteca en Sofía, Bulgaria, lleva su nombre, recoge sus palabras para resaltar la importancia de su biografía en su obra: “Casi toda mi narrativa guarda una estrecha relación con mi vida, hay una especie de juego biológico entre mis relatos y las distintas etapas estéticas, entre la evolución de mi propia vida y los muchos cambios que han existido en ella”.

4.jpg

Julio Ortega, uno de los jurados del entonces llamado Premio Juan Rulfo de Literatura, dijo que Pitol pertenecía a una gran tradición mexicana: la de los artistas que imaginaron un México más allá de sus fronteras, y que por eso se fue de México para no formar parte de un “chisme literario”, una “mafia”, de un “grupo de poder” o un “grupo disidente”.

Dijo que “su aproximación a la literatura es la de un lector hecho a largas lecturas favoritas” y “ha hecho del placer de narrar no una complacencia del mercado sino una indagación, tan sensorial como analítica, vivencial pero también festiva, del milagro episódico y de la comedia fecunda de vivir. Es un escritor narrado por sus propios personajes, feliz de vivir plenamente entre ellos, entre las tapas de la novela que ellos demoran para él.”

Ayer, el escritor cosmopolita, el gran curioso que quería descubrir el mundo y atrapar las historias, que fue crítico de la realidad, gran amigo y lector voraz, emprendió su último viaje, pero éste sin retorno.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS