Neuman, entre novelas largas y poemas breves

Al narrador argentino le tomó siete años escribir su nueva novela que publicará en 2018
En la Feria Internacional del Libro Oaxaca, el narrador explicó que para escribir su poemario estudió cuatro años historia japonesa y sobre energía nuclear (CORTESÍA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO OAXACA)
08/11/2017
00:22
Yanet Aguilar Sosa
Oaxaca
-A +A

[email protected]

Andrés Neuman se reveló en la literatura como poeta, tiene más de 10 poemarios publicados; pero luego llegó el novelista y es ese el que le ha puesto punto final a su sexta novela que saldrá en 2018 y en la que ha estado metido siete años sin que deje de escribir poesía. “Ahora sólo me interesa hacer novelas largas y poemas breves, y en esos dos extremos siento que pasa todo el arco del lenguaje”.

El narrador y poeta que participa en la Feria Internacional del Libro Oaxaca 2017 para presentar su más reciente poemario, Vivir de oído (Almadía), acepta que en la novela se estructura y en la poesía se fragmenta. “Hago novelas para que suceda algo imprevisto, pero el vehículo que me lleva hacia eso imprevisto es un minucioso plan, y la poesía me desestructura exactamente, yo creo que esa es la sensación de recuperar la libertad y la elasticidad del lenguaje”.

Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) es narrador, poeta, traductor, bloguero y columnista; va de la poesía a la novela y de ahí al cuento; nació en Argentina pero vive en España. Le interesa la poesía por su brevedad y capacidad de improvisación, pero le fascina la novela porque requiere una planeación extrema.

“Siento que si no escribiera poesía no solamente sufriría en tanto que sería una laguna en mi vida, sino además me convertiría en mucho peor prosista, porque estaría demasiado seguro del lenguaje. La poesía te recuerda las posibilidades infinitas que tiene el lenguaje y que por muy seriamente que estés narrando tienes que recordar que la gramática es flexible, que la lengua es sonora, que el ritmo es el que marca. Así que te diría que la poesía no es solamente un placer en sí, sino que además es lo que sustenta a la narrativa que a mí me gusta”, afirma el autor de Bariloche, El viajero del siglo y Hablar solos.

Neuman tiene una necesidad: obtener el arco del placer de la escritura. Asume que la novela le da una misión diaria, le estructura la vida, le permite convivir con personajes que se vuelven parte de la convivencia diaria con personajes imaginarios. Mientras que la poesía tiene un desprejuicio, una capacidad de improvisación, de inventarse a sí misma siempre.

“Un poeta puede decir qué clase de poeta es cada que se sienta a escribir y esa libertad radical me parece que no te la da ninguna otra escritura, además es un mecanismo y un vehículo de emoción tan rica como la música, de ahí el título Vivir de oído“, señala el narrador que asegura que antes no escribía con estructuras en las novelas sino que lo ha aprendido con los años y que cada libro es un reinventarse a sí mismo.

“Tengo mucho miedo de convertirme en un especialista, de repetir fórmulas, eso me parece la muerte de un escritor, sé que hay quien piensa que eso se llama estilo, a mí no me interesa”, reconoce el narrador que asegura que su nueva novela, que se publicará en 2018, le tomó siete años, porque le gusta mucho el proceso largo de tomar notas, planearlo todo, cambiar de ideas, estructurar, hacer esquemas y luego romperlos y hacer otros. Le gusta entender muy bien el tiempo de la novela.

“Es una novela donde hay varios países, personajes de muy distinto carácter, hay cuatro monólogos femeninos de cuatro mujeres muy distintas... El punto de partida es Japón y estuve cuatro años estudiando historia japonesa y tuve que estudiar sobre energía nuclear que es un tema de la novela, un tema siniestro y de extrema importancia después de Trump porque es un tipo interesado en apretar el botón”, afirma el narrador.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS