López Luján y la historia de la arqueología mexicana

El investigador del INAH publica un libro con 27 ensayos que ha escrito durante los últimos 15 años
Leonardo López Luján se incorporó al proyecto Templo Mayor a los 16 años. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
26/05/2018
00:26
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

A pesar de ser uno de los arqueólogos mexicanos más reconocidos de su generación, de protagonizar constantemente conferencias y ponencias magistrales en instituciones y academias del extranjero, Leonardo López Luján (Ciudad de México, 1964) se considera como un arqueólogo de campo.

Durante casi 40 años ha dedicado su vida a las excavaciones en el corazón de la ciudad, en el Templo Mayor, proyecto al que se incorporó desde que tenía 16 años. Ahí ha pasado gran parte de sus días y en los últimos 15 años confiesa que sus tardes las ha dedicado a un singular hobby: hacer arqueología de la arqueología, es decir, a hurgar en la historia de sus “antepasados”, en la de aquellos exploradores e iniciadores de su disciplina.

Ese ejercicio le ha permitido explorar la historia de la arqueología mexicana que ahora se ha visto materializado en la publicación del libro Arqueología de la arqueología: ensayos sobre los orígenes de la disciplina en México (INAH/Raíces).

El volumen incluye 27 ensayos que el investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha escrito en los últimos 15 años, la mayoría de ellos publicados en la revista Arqueología Mexicana, así como en Artes de México y en la publicación enfocada en temas mesoamericanos Estudios de Cultura Náhuatl.

De acuerdo con el arqueólogo, en esa publicación están “sus exploraciones hacia el pasado de la arqueología, las historias de los aficionados al tema que vivieron en los siglos XVIII y XIX, como Carlos de Sigüenza y Góngora, que sentaron las bases de esa disciplina que ahora se ha convertido en una ciencia”.

Cada uno de los artículos es producto de sus investigaciones en documentos consultados en diversos archivos y bibliotecas, como el Archivo General de la Nación, incluso el acervo histórico del Museo de Historia Natural de Nueva York o en la Biblioteca Nacional de Francia.

Para algunos de esos ensayos, el especialista colaboró con otros investigadores e historiadores, como su mentor, el arqueólogo emérito del INAH Eduardo Matos Moctezuma; su padre, el especialista en estudios mesoamericanos, Alfredo López Austin; así como con otros colegas suyos, como Saburo Sugiyama, Xavier Noguez, Amaranta Argüelles, Marie-France Fauvet-Berthelot, Gabriela Sánchez Reyes y Laura Filloy.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS