Juan Villoro: Los hombres dominan El Colegio Nacional, se tiene que revertir

Miembros reconocen poca presencia de mujeres, sólo cuatro en 75 años. Abren la puerta la discusión del tema en febrero
A lo largo de su historia, El Colegio Nacional ha tenido a 103 miembros hombres y sólo cuatro mujeres, es decir, 3.7% en casi un siglo (FOTOS: ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
10/01/2018
04:00
Alida Piñón
-A +A

[email protected]

El Colegio Nacional no ha estado exento de la discriminación y de la sociedad machista y patriarcal, reconocen miembros varones de esta institución que en 75 años de historia ha tenido a 103 miembros hombres y sólo cuatro mujeres, es decir, 3.7% en casi un siglo. Además aseguran no ser indiferentes a este fenómeno y por eso algunos consideran que se pondrá el tema sobre la mesa el próximo 12 de febrero.

Este diario envió peticiones de entrevista a 19 de los 35 miembros varones para conversar en torno a la falta de paridad en El Colegio Nacional. Una discusión que no es nueva pero que ha resurgido tras la petición en la plataforma Change.org, de crear un Colegio Nacional de Mujeres ante la inequidad que ha existido en la institución. La solicitud ha recabado más de 6 mil firmas, entre las que destacan las de Sabina Berman, Elena Poniatowska, Olga Sánchez Cordero, Lucía Melgar y Margarita Zavala.

Actualmente hay 38 miembros, sólo tres son mujeres e ingresaron en la última década.

Tres miembros respondieron a la petición de entrevista: Juan Villoro, Eusebio Juaristi y Vicente Quirarte. Dos enviaron su respuesta por correo electrónico: Javier Garciadiego y Alejandro Frank. Tres declinaron: el historiador Enrique Krauze, por encontrarse de viaje, al igual que el doctor Antonio Lazcano. Mientras que el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma indicó que prepara un artículo sobre el tema y solicitó conversar después de su publicación. El presidente en turno de El Colegio Nacional, el doctor Ruy Pérez Tamayo, informó al área de Comunicación Social que aceptaba la entrevista pero no fue posible localizarlo. De 10 miembros no se obtuvo ninguna respuesta.

“No se es indiferente a esta situación, se ha estado discutiendo mucho sobre de qué manera puede cambiar la estructura misma de El Colegio Nacional. Ojalá se llegara a una conclusión posible muy rápido, pero el factor humano es complejo y no es posible adelantar vísperas”, dice Villoro.

En un correo electrónico, el historiador Javier Garciadiego señala que existe una “abrumadora mayoría de los miembros de El Colegio Nacional que está profundamente ocupada en el asunto” y en unas semanas, quizá, definirán una posición colectiva.

También por correo electrónico, el físico Alejandro Frank indica que el tema se hablará en febrero.

Ante la adversidad. En un reportaje publicado en días pasados en EL UNIVERSAL, destacadas mujeres como Silvia Molina, Elena Poniatowska y Mercedes de la Garza plantearon que los mecanismos y reglas de ingreso debían ser revisados con el objetivo de buscar la paridad. Citaron, por ejemplo, ampliar el rango de edad, que es de máximo 62 años.

Artículo

Contra el machismo académico

La falta de paridad en instituciones como El Colegio Nacional ha provocado disgusto. Mujeres destacadas expresan su opinión
Contra el machismo académicoContra el machismo académico

 

Pero cambiar las reglas que aporten a la equidad, advierte Villoro, no será tarea fácil porque en El Colegio Nacional existe el peso de grandes instituciones a las que pertenecen sus miembros, como la UNAM o la Academia Mexicana de la Lengua, en donde se ha replicado este fenómeno adverso para las mujeres.

“Tenemos una sociedad absolutamente machista y patriarcal. Prácticamente todas las instituciones están dominadas por hombres y El Colegio Nacional no es la excepción. Pensemos en la UNAM, según cálculos de Concepción Company, a lo largo de toda su historia ha habido 11% de mujeres académicas; nunca ha tenido una rectora; en la facultad donde han estado, quizá, más activas las mujeres que es la de Filosofía y Letras, sólo ha habido dos directoras. Pensemos en otros lugares: nunca ha habido una mujer directora en ninguna de las Academias de la Lengua de ningún país. Esto es oprobioso. Esto se tiene que revertir, es una cosa intolerable”, advierte Villoro.

El químico Eusebio Juaristi y el escritor Vicente Quirarte, si bien aceptan una “discriminación” histórica, aseguran que en los últimos 10 años la situación ha comenzado a revertirse porque han ingresado tres mujeres, una gran cantidad si se compara con décadas anteriores, según ellos.

Quirarte sostiene que es necesario considerar que en los últimos años han ingresado una “mayor cantidad de mujeres” que antes y afirma que la institución no es, de ninguna manera, “discriminadora”. “Habrá que ver las estadísticas, pero han ingresado más mujeres que antes. Tres, pero no tiene que ver con una cuota. En la Academia Mexicana de la Lengua también tenemos una cantidad de mujeres que no habíamos tenido y no se ha visto el género, sino los méritos”.

Institución a revisión. Villoro, miembro de El Colegio desde 2014, indica que al interior de la institución hay una postura crítica hacia este fenómeno. “No es una institución monolítica, somos distintos miembros, hay muy distintas ideas y esto se ha discutido en El Colegio Nacional y también públicamente. Desde antes de esta petición en Change.org, nosotros lo hemos estado discutiendo”.

Sin embargo insiste en que hacer una revisión de las reglas de ingreso y cambiar lo que se considere necesario será complejo por las inercias de las instituciones que aportan los miembros de El Colegio Nacional. “Soy el único miembro que no pertenece a ninguna más que a El Colegio, todos los demás tienen relaciones con otras como la UNAM, la Academia de la Lengua. Entonces está muy determinado el acceso por la pertenencia a estas instituciones y sus criterios”.

Quirarte y Juaristi coinciden en que no es necesario revisar la estructura que ha sostenido a una de las más importantes instituciones mexicanas.

“Lo que tenemos que revisar es el planeta y el país. Pensemos en la UNAM, en las facultades de Contaduría o en la de Cuautitlán, hay una mayor cantidad de población femenina que masculina, esto me parece muy saludable y muy necesario. Yo siempre estoy con las mujeres, las mujeres siempre son mayores que nosotros en todos los sentidos. Me considero un feminista”, dice Quirarte.

Aunque reconoce que reglas como el límite de la edad que, en su momento, no le permitió el ingreso a Mercedes de la Garza —según contó en días pasados a este diario—, sí podría cambiar. “La edad es un reglamento establecido, sí, estaría de acuerdo en revisarlo porque finalmente la edad productiva continúa”. Pero Quirarte niega que haya otros lineamientos que puedan alterarse, como la cantidad de miembros y la ocupación de un lugar al fallecer un integrante.

Eusebio Juaristi asegura que los miembros se han elegido con base en los méritos y los logros de sus carreras y, “hasta este momento se ha dado que la mayoría de los elegidos han sido hombres”.

“Ingresé hace 10 años y desde entonces han comenzado a ingresar mujeres; antes, sólo la doctora Beatriz de la Fuente era miembro; se han sumado tres, es un número bajo pero me parece que se irá incrementando y tendrá que ser por sus méritos, no por su género. Confío que en los siguientes años se incrementará el número”.

Villoro adelanta que hay un proyecto de reforma que se discutirá este año que “ojalá pueda prosperar”. “Es un debate interno muy rico, no todo el mundo piensa lo mismo y está conforme con la situación actual, hay una consideración de que esto tiene que cambiar y yo creo que debe cambiar. ¿Hay posibilidades de cambiar? Pues es como preguntarse qué tan fácil se puede cambiar la realidad. Lo importante es dar la lucha y tratar de hacerlo. No puedo adelantar nada porque no hay nada concreto. Lo que quiero decir es que no se es indiferente a esta situación”.

¿Un Colegio Nacional de Mujeres? Respecto a crear un Colegio Nacional de Mujeres, Villoro indica que se trata de una propuesta “muy conservadora”. “Eso propone volver a la Nueva España, donde había un colegio de niñas y de hombres; era una propuesta, digamos, de la Iglesia católica en sus momentos más conservadores. Creo que lo que debemos hacer es luchar porque se transforme la sociedad y porque la mujer tenga espacios de equidad en todas partes, no porque la mujer esté segregada en un espacio de privilegio sólo para ellas; la solución no es segmentar, es transformar”.

Mientras que Quirarte apunta: “Me parece que, en todo caso, podemos hacer un Colegio Nacional de Hombres; si hay un museo de la mujer, hagamos un museo del hombre. Eso me parece discriminador contra los hombres. Nosotros amamos a las mujeres, las queremos siempre junto a nosotros. Creo más en la equidad de género”.

Finalmente, Juaristi señala que El Colegio Nacional de Mujeres sí podría ser una opción a reflexionar.

“Pensemos en el futbol soccer femenil, ya hay torneos de mujeres, y no han pegado mucho, y no se compara con la afición que hay por los equipos de hombres, pero poco a poco podrían ser más atractivas y llegue el momento en que la competitividad sea comparable. Yo sería más de la idea de que el Colegio Nacional sea representado por hombres y por mujeres sobresalientes”.

Así, la discusión se prevé para el próximo 12 de febrero.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS