El espacio, eterno dilema de la Feria del Libro de Minería

La feria continuará en el Palacio de Minería, aunque es un espacio rebasado desde hace más de dos décadas
Ayer fue el último día de actividades de la Feria del Libro de Minería (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
06/03/2018
00:22
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

Aun sin grandes novedades, con un número de visitantes muy semejante al de los últimos años, ayer cerró la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería con la certeza de que seguirán en su sede del Palacio de Minería, aunque es un espacio rebasado desde hace más de dos décadas. Los organizadores esperaban superar los 148 mil asistentes, pues hasta el corte del domingo la cifra era de 142 mil 270 y estimaban que ayer lunes llegarán unas 6 mil personas.

Durante la conferencia de prensa en la que se anunció que Nuevo León será el Invitado de Honor de la edición 40 de la Feria, en 2019, el director Fernando Macotela dijo que aunque en varios momentos se ha pensado en trasladar o ampliar la feria a sedes vecinas, los resultados han sido desastrosos.

Lo anterior en respuesta al presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Carlos Anaya Rosique, quien en la inauguración solicitó al comité organizador evaluar la propuesta de hacer una “feria de los palacios”, que además del Palacio de Minería tuviera como sedes espacios como el Palacio Postal o el de las Comunicaciones.

“Hagamos más ferias del libro aunque no sea la feria de los palacios”, declaró Macotela, quien hizo memoria de las ocasiones en que han querido llevar la Feria a otros espacios: en una ocasión la extendieron a dos sedes: el Munal, a donde cruzaron apenas unos 200 de los visitantes a Minería, y ese mismo año llevaron algunos libros al Antiguo Colegio de San Ildefonso, al que sólo acudieron dos personas, él y el subdirector de la Feria.

“A los dos días, los editores decidieron cerrar los stands porque eran muchos los gatos y los resultados pobres. Ya comprobamos que no la podríamos hacer porque los costos son muy altos. Esta es una feria pobre, se mantiene de sus ingresos y la hacemos con pocos recursos, nuestro presupuesto es de 12 millones de pesos; de los ingresos nosotros no tocamos ni un peso, todos los recursos los maneja el patronato de la UNAM”.

La edición 39 tuvo como Invitado de Honor a Campeche, que recibió 25 mil visitantes en su stand y vendió más de mil 600 ejemplares de los 6 mil que exhibió en los 12 días de la feria.

Ricardo Marcos González, secretario de Cultura de Nuevo León, aseguró que dedicarán su participación en 2019 al 60 aniversario luctuoso de Alfonso Reyes, que traerán ejemplos de coediciones y que invitarán a creadores y escritores como Eduardo Antonio Parra, David Toscana y Hugo Valdés.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS