Eduardo Mendoza analiza pasajes bíblicos

El Premio Cervantes 2016 publica su libro Las barbas del profeta con el FCE; en él afirma que la fe es irracional
El autor español ha escrito obras de teatro, de historia sobre la Barcelona modernista y diversos artículos (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
29/09/2017
00:21
Alida Piñón
-A +A

[email protected]

El escritor Eduardo Mendoza estudió en la escuela, como todos los niños de su generación, una materia que se dedicaba a enseñar pasajes de la Biblia. Así, la clase que llamaba Historia Sagrada, se convirtió en la primera fuente literaria del Premio Cervantes 2016.

Basado en sus recuerdos y en la certeza de que una sociedad se explica mejor si no se desvincula de sus mitos fundacionales, Mendoza repasa algunos pasajes bíblicos en el libro Las barbas del profeta.

El libro recientemente publicado por el Fondo de Cultura Económica, es un viaje a la tierra de José y sus hermanos, de Salomón, de la Torre de Babel o de Jonás; retoma el pasaje de la serpiente que tienta a Eva, la expulsión de Adán y Eva del paraíso, la muerte de Caín, entre otros.

“Cuando escribí el librito que las motiva sólo me proponía recordar aquellas historias que pretendían formar parte de nuestra instrucción religiosa, pero que de hecho avivaron mi imaginación y me contagiaron un interés por los grandes relatos mitológicos que me ha acompañado toda la vida, explica en entrevista vía correo electrónico.

Sin embargo, el también abogado, traductor oficial de organismos internacionales y profesor universitario, advierte que a peser de su experiencia, no le parece útil la enseñanza de la Biblia.

“Hay muchas cosas por enseñar y quizá la Biblia no sea prioritaria. En todo caso, no debería enseñarse como una verdad revelada, sino como una colección de mitos, algunos muy salvajes. A los creyentes es mejor mantenerlos alejados de la enseñanza si se dedican a enseñar para hacer proselitismo”, sostiene.

Mendoza ha escrito obras de teatro, de historia sobre la Barcelona modernista y diversos artículos. Entre sus principales obras se encuentran: La verdad sobre el caso Savolta, novela que lo convirtió en un autor imprescindible de la narrativa española contemporánea. “No sé si dejé de ser creyente o si no lo fui nunca. De niño creí lo que me decían, pero eso no es ser creyente, sino crédulo. Cuando empecé a pensar por mi cuenta cambié creencias por certezas o por dudas o por una resignada ignorancia”, dice.

En el libro, el escritor de 74 años, refiere que para las personas descreídas, la doctrina y las prácticas religiosas de los creyentes son una fuente inagotable de sorpresa y un motivo constante de reflexión. Además, escribe que la fe es por definición irracional , y lo irracional tiende a derivar en violencia cuando se va contra las cuerdas.

“Si la fe es irracional y lo irracional lleva a la violencia, ¿cómo sería una sociedad interesada en la verdad como resultado del uso de la razón?”, se le pregunta: “No sé cómo sería una sociedad que fuera distinta de cómo es. Y tampoco creo que se pueda hablar de la sociedad en general. El ser humano es sociable, pero se asocia siguiendo modelos bastante diferentes. Repito que escribí Las barbas del profeta más como un ensayo literario que teológico. He leído la Biblia como un simple aficionado, no como un experto. También he leído bastante sobre la Biblia, desde muy distintos puntos de vista. En mi pequeña crónica seleccioné las partes que me parecen más sobresalientes. Y no sólo a mí, sino aquellas que han generado más interés en la literatura, la pintura, incluso en la música. Otras partes tienen un carácter más filosófico, o poético, o legislativo, y, por lo tanto, su interés no es universal. El sacrifico de Abraham apela a la imaginación y la conciencia de todos; la prohibición de comer cangrejo, sólo apela a la conducta de unos cuantos”.

Recibió el Cervantes en abril pasado, el jurado aseguró que él inauguró una “nueva etapa en la narrativa española”, devolviendo al lector “el goce por el relato” con una lengua literaria “llena de sutilezas e ironía”. Sobre este galardón considerado el Nobel de Literatura en lengua española, dice: “Quiero creer que el premio Cervantes no me ha cambiado la vida, salvo en algunos aspectos accesorios. Procuro rehuir las intervenciones públicas”.

Además ha sido considerado un cronista de la Barcelona contemporánea, ahora, radica en Inglaterra. “No creo ser un cronista de Barcelona. Empecé a escribir sobre Barcelona cuando Barcelona era una pequeña ciudad europea de segunda fila. Luego se convirtió en una ciudad de moda y a mí me asignaron un papel de escaparatista que nunca busqué. El (reciente) atentado de la Rambla fue un suceso traumático, pero por desgracia los ataques y las bombas son algo recurrente en la historia de Barcelona. Unas venían de dentro y otros de fuera. Supongo que los ciudadanos superaremos este episodio. Salvo las víctimas, claro. Eso es lo que más debería preocuparnos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS