“Discacidadesdiversidad”, encuentro de lectores en la Biblioteca Vasconcelos

“Discacidadesdiversidad”, encuentro de lectores en la Biblioteca Vasconcelos
En 19 pequeños círculos de lectura participaron personas con discapacidades. Foto: GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL
05/03/2018
00:23
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

yanet.aguilareluniversal.com.mx

La Biblioteca Vasconcelos volvió a proponer lo imposible. Volvió a confrontar la realidad y a empeñarse en comunicar un mensaje fundamental y claro: que México es diversidad. Ayer, durante cuatro horas, a lo largo y ancho de la nave central del recinto cultural, debajo de la emblemática Mátrix, 19 “libros humanos” fueron leídos por centenares de que participaron en la Biblioteca Humana, iniciativa que propone diálogos, conversaciones y encuentros entre individuos que parecen muy distintos pero que al final de las charlas se reconocen en iguales.

En 19 pequeños círculos de lectura, personas ciegas o sordas o enfermos de esclerosis múltiple, artistas, escritores, estudiantes, chicos con Síndrome Dwon, con enfermedades degenerativas y distrofias musculares, mexicanos todos, se reunieron bajo el tema “Discacidadesdiversidad”, en un en proyecto que convierte durante un día a seres extraordinarios en libros humanos que son leídos y escuchados por lectores.

vasconcelos_57214653.jpg

Víctor H. quien desde los 14 años padece una enfermedad degenerativa de la familia de las distrofias musculares, asegura que la literatura se ha convertido en su fortaleza y que en ella encuentra la fuerza que sus músculos van perdiendo. “La literatura se convirtió en un modo de vivir, me di cuenta que poco a poco los músculos me negaban su fuerza y la literatura me la daba”.

Él, es el único de sus tres hermanos de esa enfermedad que le ha heredado su madre y que a ella, junto con dos de sus hermanos, le fue heredada por la abuela y a la abuela se la heredó la bisabuela de Víctor. “Me voy a morir con esta enfermedad y sé que conforme pase el tiempo voy a ir dejando de moverme hasta que ya no mueva nada y empiecen los problemas con los pulmones”, le respondió Víctor a uno de sus últimos lectores; le contó que la enfermedad le ha dejado un aprendizaje de su cuerpo, de la realidad y de muchas otras cosas.

Él fue uno de los libros humanos, el título que eligió fue Radiografías y ese libro de única edición, que le fue entregado como regalo, sienta las bases de ese largo ensayo que él escribe sobre su enfermedad, sobre su historia familiar, de la memoria histórica. “Ya estoy en la etapa en que estoy asimilando de una manera positiva esta enfermedad; quiero decirles a quienes me lean que hay que dejar de ver la discapacidad como algo que te limita, sino que sepan que es una condición, una manera de vivir en el mundo”, señaló el universitario.

La propuesta de la Biblioteca Humana nació en Dinamarca. Daniel Goldin, director de la Biblioteca Vasconcelos, la ha emprendido desde hace algunos años en México con diferentes temáticas, y es coordinada por Ramón Salaverría, quien comanda un equipo de 20 voluntarios. Ellos convirtieron a la Vasconcelos en un encuentro donde privó la diversidad de historias sobre discapacidad.

vasconcelos_57214645.jpg

En el encuentro que cerró con la interpretación de varios cuadros dancísticos interpretados por Giovanni, un chico con Síndrome Dwon que es campeón nacional y mundial de natación paralímpica, y por una pieza musical interpretada por la chelista ciega Maricarmen Graue, hubo conversaciones donde los discapacitados o “libros humanos” compartían con los lectores y visitantes cómo es su vida con esa condición.

“Muchos de ellos viven una situación muy difícil porque la sociedad está montada de manera muy complicada para ellos, entonces tienen que montar un tipo de habilidades que nos muestras su diversidad. Nosotros podemos aprender muchísimo de esas habilidades que tienen que desarrollar ellos. Por eso enmarcamos esta biblioteca en ‘discapacidad es diversidad’, señaló Ramón Salaverría.

Desde vivir con Síndrome de Morquio, pintar mundos cuando se es sordo, tocar el piano sin la mano izquierda, vivir con esclerosis múltiple, tocar el chelo siendo ciega, sobresalir con talla baja y con enfermedades generativas y distrofias musculares, fueron parte de las historias que ayer en la Biblioteca Vasconcelos compartieron 19 “libros humanos” en el proyecto Biblioteca Humana que apuesta por la conciencia de la diversidad.  

vasconcelos_57214665.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS