Cuentistas llevan alegría a la colonia Escandón

La actividad estuvo dirigida a la gente que está en los albergues, sobre todo niñas y niños
FOTO: El Gráfico.
26/09/2017
11:36
Notimex
-A +A

Con cuentos de Jorge Ibargüengoitia (1928-1983), música y chistes, narradores independientes, en colaboración con el Fondo de Cultura Económica (FCE), llevaron a cabo la sesión "Para brindar sonrisas a los niños”, en el Jardín Morelos de la Colonia Escandón, en esta ciudad.

La actividad que estaba programada en el Club Junior, en la Condesa, donde se encontraban refugiados por el sismo del pasado martes 19 de septiembre, cambió su sede a última hora, toda vez que los refugiados en este sitio, fueron reubicados. Así lo dio a conocer Consuelo Sánchez, trabajadora de la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello, quien agregó que la gente que se encontraba en el citado centro deportivo fue trasladada a otros albergues por las autoridades a cargo.

Una vez en el Jardín Morelos, situado en las calles de Progreso y Agricultura, el grupo de cuentistas integrado por Raúl Pérez Buendía, Gerardo Méndez, Lidia Zaragoza Buendía y Nacho Casas llevaron la magia de la palabra a decenas de niños vecinos de esa colonia, que minutos antes disfrutaban de la compañía de sus familiares.

“Vengan, vengan todos, acérquense a la sesión de cuentos que les venimos a ofrecer. A ver, todos los niños vengan porque les daremos muchos cuentos”, fueron las palabras que pregonó el cuentista y actor Pérez Buendía.

“La idea es traer un poco de alegría a todos los niños; teníamos pensados ir a más albergues, pero el más cercano lo reubicaron, o bien a los pequeños que estaban ahí, se fueron con sus familias o a otros albergues. “Con esta sesión, el objetivo es traer un poco de alegría, felicidad y nuestros cuentos narrados”, dijo el cuentero.

En ese lugar, decenas de pequeños se sentaron en círculo desde donde disfrutaron del poder de la narración, chistes y la guitarra de Lida Zaragoza, quien hizo sonar su instrumento, varios niños quedaron cautivados.

Por espacio de 40 minutos, el juego, el canto y la palabra fueron clave en este lugar, donde los narradores buscan ayudar a los pequeños a digerir el trago amargo del pasado 19 de septiembre, que al momento tiene como saldo más de 300 muertos entre la Ciudad de México y diversas localidades de los estados de México, Puebla y Morelos.

Estos afectados se suman a los damnificados del pasado movimiento, de 8.1, ocurrido el 7 de septiembre con epicentro en las costas de Chiapas, que afectaron sobre todo a comunidades de Oaxaca y Chiapas.

Al término de la sesión, el Fondo de Cultura Económica entregó a los pequeños una dotación de cuentos en bolsas rojas de esa casa editora. 

sc

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS