Cuando escribo no pienso en literatura: Alberto Ruy Sánchez

El autor celebró los 30 años de la primera edición de "Los nombres del aire"
Foto: Twitter / Palacio de Bellas Artes
30/08/2017
11:59
Notimex
Ciudad de México
-A +A

Cuando escribo no pienso en la literatura, trato de investigar realidades del deseo, eso es lo primero, antes que nada, mis libros son casi obras de investigación casi antropológica, aseguró el escritor Alberto Ruy Sánchez.

Entrevistado previo a la presentación de los 30 años de la primera edición de Los nombres del aire en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el autor agradeció a sus lectores las tres décadas de esta novela en la que como si fueran notas musicales, explora a las mujeres y sus misterios, así como los esfuerzos del hombre por entender los deseos femeninos.

“Se cumplen 30 años de la primera edición y 33 ediciones en español y una docena en otras lenguas y varias colecciones de bolsillo y eso lo han hecho los lectores y muy en especial las lectoras que, de alguna manera, me dan la impresión que compensaron los ocho años que me pase escuchando historias de deseos de mujeres para poder hacer esto.

“No es un libro en el que está sólo mi invención, sino que es un libro testimonial, sobre el deseo femenino al que presenté con una forma literaria mía, pero que la realidad lo sustenta, es una realidad de haber escuchado a varias mujeres por mucho tiempo y que seguía haciéndolo para realizar cinco libros del conjunto que se llama El Quinteto de Mogador y que incluye: En los labios del agua, Los jardines secretos, La mano el fuego y Nueve veces el asombro”, dijo a Notimex.

En esta novela escrita como una partitura musical, Ruy Sánchez lleva al lector a viajar a un espacio que envuelve, seduce, lleno de placeres minuciosos, al tiempo que invita a descubrir el deseo.

“El éxito se lo atribuyo a los lectores y lectoras, lo han recomendado de boca en boca y de boca a oído, y eso lo ha mantenido vivo, más la actividad de los editores mexicanos que lo han mantenido accesible a esos lectores que de pronto lo buscan y lo encuentran. Es un libro que de pronto tuvo una gran mayoría de lectoras mujeres y en las nuevas, lectores hombres”, indicó.

Contó que el texto es producto de un viaje que realizó a Marruecos, en especial, la ciudad portuaria de Essaouira, antigua Mogador, situada al norte de África en la Costa Atlántica y de la cual quedó impresionado por su cultura y cercanía con México.
alberto_ruy_sanchez_bellas_artes.jpg
“Para realizar el libro se retomaron técnicas que vienen de otras artes, no solo de la literatura, sino de la música porque el libro pretende ser sobre todo una composición, pero también de las artesanías, pues todos mis libros utilizan técnicas que provienen de las artesanías y este, sobre todo, de los textiles. Todos mis libros se inspiran de artesanías”, refirió.

Explicó que escribir esta novela no fue una decisión, sino que se trata de una vocación como escritor, como autor.

“No es una decisión de que voy a escribir, sino que la vida te empuja a querer hacer algo y querer hacerlo lo mejor posible. Lo que decidí es dedicarme a la escritura más que otras cosas, sabiendo que de eso no iba a poder vivir, pero de todas maneras iba a tratar de hacerlo lo más profesional posible. Entonces la decisión de escribir es estar pendiente de los libros que escribes”, expuso.

Así como su novela hermana, En los labios del agua, que interroga el deseo de los hombres; y una tercera, Los jardines secretos de Mogador, cuyo texto es una búsqueda de sus encuentros en fugaces paraísos.

Todas se sitúan en la ciudad imaginaria de Mogador, donde se tejen los deseos, donde los cuerpos voraces se transforman imaginariamente, donde todo nos recuerda la profunda vena arábigo-andaluza de nuestra cultura, como una cicatriz olvidada detrás de nuestro sexo.

La prosa de Los nombres del aire es un espacio envolvente, lleno de placeres minuciosos. Está muy cerca de la poesía y su estructura minuciosa es como un poema extenso: es seductora prosa de intensidades.

De acuerdo con el autor, quien esta noche estuvo acompañado de Ricardo Cayuela, director editorial de Penguin Random House, y de la cantante Sasha Sokol, quien leyó un par de fragmentos de la obra, en octubre saldrá a la luz su nuevo libro Los sueños de la serpiente, el cual, dijo, detallará más adelante.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS