Bernardo Esquinca viaja a la Conquista en su nuevo libro

"Inframundo" retomará historias como un libro del astrólogo Blas Botello y la historia de la esquina maldita de las calles de Argentina y República de Guatemala
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
19/12/2017
19:21
Notimex
México
-A +A

Un libro procedente de la época de la Conquista llega hasta la actualidad, causando desgracias en cada una de las eras de la historia del país, y resolver este misterio es parte de lo que toca al investigador "Casasola" en la nueva entrega del novelista Bernardo Esquinca.

En entrevista con Notimex, el escritor explicó que este libro, titulado "Inframundo", es la cuarta entrega de la saga de dicho personaje, un periodista e investigador que siempre tiene contacto con lo sobrenatural en la Ciudad de México y se ve envuelto en misterios.

Detalló que en esta cuarta entrega la saga contiene varias historias, de las cuales tiene que ver con un libro antiguo de Blas Botello, quien era el astrólogo del conquistador de México, Hernán Cortés.

“Blas Botello tenía un libro de adivinaciones que se perdió en la Noche Triste, pero juego con esta historia de que este texto sobrevivió a ese acontecimiento y vamos viendo en la novela cómo este libro maldito atraviesa las épocas y va cayendo en manos de distintos dueños, causando desgracia”, señaló.

Se trata de un libro que causa desgracia, continuó, pues la gente lo coloca debajo de su almohada y es como un avispero de voces de muertos, de los muertos de la Noche Triste, que hacen vaticinios terribles a la gente que lo posee y a quienes obsesiona hasta llevarlos a cometer crímenes.

Mencionó que la historia llega hasta el presente y "Casasola" se ve envuelto en parte de este misterio, pero también investiga la historia de la esquina maldita de las calles de Argentina y República de Guatemala.

“Esta es una historia verídica, porque es la esquina donde estaban las casas de los hermanos Ávila, que eran hijos de conquistadores y que en 1566 conspiraron contra la corona española, los descubrieron y los mataron en la Plaza Mayor, por lo que sus casas las derrumbaron", detalló.

Añadió que en ese lugar después se construyó la casa de Melchor Pérez y Soto, maestro de obras de Catedral, que tenía libros prohibidos; la inquisición lo metió a la cárcel y ahí es asesinado, por lo que en ese sitio después se abrió la librería Robledo, que era el templo de los libros raros y antiguos en México.

“Es una esquina donde han pasado cosas muy extrañas, por lo que voy mezclando esas historias de la ciudad con una trama que ocurre en el presente y ´Casasola´ está investigando la desaparición de una mujer que se llama ´Dafne´ y que es secuestrada por un acosador de mujeres”, precisó Esquinca.

El también autor de “Octava plaga”, “Toda la sangre” y “Carne de ataúd”, las primeras partes de esta saga, aseguró que le gusta esa mezcla en la que se aborda la Ciudad de México actual, pero también se van viendo las capas de historia que tiene.

Aclaró que no es un historiador sino un narrador, pero le gusta la Historia, con mayúscula, y hacer ficción histórica, es decir hay muchas cosas que investiga y toma como base para crear, inventar, ficcionar.

“El libro de Blas Botello existió, lo menciona Bernal Díaz del Castillo en su ´Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España", el libro se pierde en la Noche Triste, pero juego en la cuestión de que éste continua y que es una obra que causa calamidades”, apuntó el escritor.

El punto medular de la cuarta entrega de la saga de "Casasola" es un portal que une el pasado con el presente, oculto en una antigua construcción del Centro Histórico de la Ciudad de México.

“Inframundo” ofrece al lector una trama cautivamente, tejida a través de las épocas y los embrujos de una ciudad que esconde mil y un secretos, y representa, en el mapa de las ficciones de Esquinca, un epicentro de terror y oscuridad

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS