¿Imágenes futuristas en la Secretaría de Cultura federal?

Crimen y castigo
Manuel Bolom, Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
11/04/2018
00:24
Periodistas Cultura
-A +A

¿Imágenes futuristas en la Secretaría de Cultura federal?

En una tarde tranquila de fin de semana llegó a los correos de todas las redacciones culturales un boletín de la Secretaría de Cultura federal con una entrevista a Manuel Bolom, Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas. El poeta hablaba sobre su literatura, sobre su acercamiento a las letras. Hasta aquí, todo bien, se trataba de un documento usual. Sin embargo, lo raro fue la selección de imágenes que acompañaban la información: fotografías de archivo del día que Bolom recibió el reconocimiento en 2016, en donde se le ve muy acompañado de Alejandra Frausto, entonces directora general de Culturas Populares Indígenas y Urbanas, hoy responsable del proyecto cultural del candidato por Morena a la Presidencia del país, Andrés Manuel López Obrador, quien de ganar las elecciones podría nombrarla formalmente como secretaria de Cultura. ¿Ese fue un boletín con imágenes futuristas? ¿Es un adelanto de lo que veremos pronto? Al tiempo.

Ahora le dicen a Padilla “Papa laico” de la literatura

Raúl Padilla ni parpadeó ni se sonrojó cuando Juan Jesús de Armas Marcelo, el director de la Cátedra Mario Vargas Llosa, lo llamó ayer “Papa laico” de las literaturas de lengua españolas. Aunque Juancho, como lo llaman los amigos, dijo también que Vargas Llosa es el gran “totem intelectual y literario”, en realidad lo que se les grabó a los asistentes al anuncio del Premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa es que Padilla, quien desde hace unos días fue anunciado como el enlace del candidato Ricardo Anaya con la comunidad cultural mexicana, es un “Papa laico”. La respuesta del fundador de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y del Festival Internacional de Cine de Guadalajara es que se trató de una broma y hasta contó una anécdota familiar. Al final dijo que el ánimo con el que Juancho hizo el comentario es por “la fuerza que han adquirido algunos proyectos culturales en Guadalajara, a los que yo he estado asociado”. De paso también dijo que no se refleja en otro calificativo que le han impuesto, el de “cacique cultural” de las tierras tapatías.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal